"UNA ABERRACIÓN"

Covid-19: Polémica por el fallo que obliga al Otamendi a usar dióxido de cloro

Pese a que el uso de dióxido de cloro no está autorizado por ninguna autoridad sanitaria, un juez obligó al Sanatorio Otamendi a tratar con esa sustancia a un hombre en grave estado por Covid-19, a pedido de la familia. Repudio de la comunidad médica.
lunes, 11 de enero de 2021 · 13:29

El magistrado Javier Pico Terrero, del Juzgado Civil y Comercial Federal N° 7, hizo lugar al pedido de la familia de un paciente y ordenó al Sanatorio Otamendi suministrar dióxido de cloro a un hombre internado con coronavirus. El magistrado consideró que “la cobertura de los tratamientos indicados no ocasionaría un grave perjuicio para la demandada, pero evita, en cambio, el agravamiento de las condiciones de vida de la actora”. Así, el juez ordenó al sanatorio porteño a dar dióxido de cloro a Jorge García Rúa, internado con un cuadro grave de coronavirus. Fue el hijo de su esposa –fallecida por la misma enfermedad-, José María Lorenzo, quien realizó la presentación ante la Justicia Federal.

Lorenzo actuó de acuerdo a las indicaciones del médico del paciente, quien recetó dióxido de cloro pese a no ser una sustancia autorizada. De hecho, tanto la Sociedad Argentina de Infectología (SAI) como la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) alertaron más de una vez sobre su peligrosidad.

El fallo obliga al Sanatorio Otamendi a suministrarle dióxido de cloro intravenoso e ibuprofenato de sodio en nebulizaciones. Según consignó el portal Infobae, el tratamiento para García Rúa fue prescripto el 7 de enero por su médico, Dante Converti, un neurocirujano que no integra la planta del sanatorio y que ya le suministró al paciente las dosis en cuestión.

El Otamendi apeló el fallo del juez y diversas voces de la comunidad médica alertaron sobre los riesgos que implica la medida. El presidente de la Sociedad Argentina de Infectología, Omar Sued, advirtió: Hemos visto muchos casos de muertes por intoxicación de dióxido de cloro y estamos muy preocupados por esta situación. Antes de tomar estas decisiones, los jueces tienen que asesorarse con Sociedades Científicas”. En declaraciones a la prensa, agregó: "Que un juez decida que un médico tiene que aplicar una sustancia para la cual no hay ninguna evidencia científica es realmente preocupante, sobre todo cuando es en forma endovenosa. No es decisión de un magistrado administrar una medicación que no conoce en un paciente, no es su rol".

En tanto, Ignacio Maglio, abogado de la Fundación Huésped y del Hospital Muñiz, y miembro del Comité de expertos en Bioética convocados por el Ministerio de Salud de la Argentina, definió el caso como “una aberración jurídica y un escándalo”. Y alertó: “Es una desmesura, una extralimitación de las facultades jurisdiccionales donde, con un certificado médico, se indicó esa medida cautelar con todo el riesgo y el daño que significa. No solamente para el caso en particular, sino el efecto simbólico que esta situación alimenta”.

El dióxido de cloro es un veneno. Además de no estar autorizado por el Ministerio de Salud de la Nación, está desaconsejado tanto por la ANMAT como por la SAI”, agregó Maglio en declaraciones a Infobae.

Cabe recordar que en agosto pasado, un nene de cinco años falleció por la ingestión de dióxido de cloro. El menor murió el pasado 15 de agosto en la localidad neuquina de Plottier debido a una falla multiorgánica, según reveló en primer término la autopsia. Los familiares le indicaron aquel día a los profesionales de turno que le habían dado dióxido de cloro como una forma de protegerlo del coronavirus.

Desde el Gobierno se habían manifestado respecto al uso de dióxido de cloro para curar o prevenir el coronavirus, rechazando totalmente su consumo. Fue luego de que Viviana Canosa lo consumiera en su programa. En esa ocasión, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, afirmó que la ingestión de dióxido de cloro, "no tiene ningún beneficio" contra el coronavirus y dijo que por el contrario "puede ser tóxico".

En tal sentido Vizzotti, expresó su preocupación por el hecho de que algunos "comunicadores generen situaciones que pueden ser peligrosas".

"El ANMAT sacó un aviso o comunicado en relación a que no es un producto aprobado y que no solamente no existe evidencia de beneficio sino que puede ser tóxico", precisó entonces.

La funcionaria advirtió que acciones como las de Canosa "pueden impactar en la conducta de algunas personas, que por temor o por confianza, puede adoptar una actitud que le genere perjuicios".

"No está demostrado que el dióxido de cloro tenga ningún beneficio y generar más dudas e incertidumbre sobre curas mágicas no es bueno", apuntó Vizzotti.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia