CIVILIZACIÓN MATA REPRODUCTORES

La polución devalúa tanto el esperma como el sobrepeso

En agosto, un estudio publicado en la revista «Human Reproduction» alertó de un declive lento pero constante en la calidad del semen de los varones del mundo Occidental. ¿Cuál es el motivo del descenso en la calidad de los espermatozoides? Según las evidencias acumuladas, al aumento en las tasas de sobrepeso y obesidad y a la mayor exposición ambiental a diversos productos químicos que acaban resultando tóxicos para el esperma. Y según un nuevo estudio de investigadores de la Universidad China de Hong Kong (Hong Kong), la contaminación ambiental también tiene mucho que ver: la polución atmosférica provoca que los espermatozoides sean más pequeños y ‘deformes’.

Xiang Qian Lao, director de la investigación publicada en la revista «Occupational & Environmental Medicine», afirma que "si bien el efecto de la contaminación puede ser relativamente pequeño en términos clínicos, la amplia expansión de la polución atmosférica puede provocar infertilidad en un número muy significativo de parejas".

El objetivo del nuevo estudio fue evaluar si, más allá de la exposición a distintos compuestos químicos tóxicos, el respirar el aire ‘viciado’ de las ciudades tiene algún efecto sobre la calidad del esperma. Los autores se enfocaron en las consecuencias de la inhalación de partículas en suspensión cuyo diámetro no excede de 2,5 micras -las ‘PM2,5’, el indicador de la contaminación urbana-.

Los autores analizaron los historiales médicos de cerca de 6.500 varones taiwaneses con edades comprendidas entre los 15 y los 49 años y a los que se había evaluado la calidad de su esperma –número de espermatozoides por mililitro de semen, así como tamaño, forma y motilidad de estos gametos masculinos– entre 2001 y 2014.

También estimaron los niveles de PM2,5 cada 3 meses –el periodo requerido para la producción de esperma– y durante un promedio de 2 años en las áreas de residencia de cada uno de los participantes –para lo cual se tomaron en cuenta los datos registrados por los satélites de la NASA–. De acuerdo con los resultados, la exposición a estas partículas en suspensión coincidió con un descenso de un 1,29% en el tamaño y forma de los espermatozoides.

Desde el punto de vista de un individuo en particular, la variación es reducida. Pero tomando en cuenta el conjunto de la población, es significativa. Además, aumentó en 26% el riesgo de que los espermatozoides se encontraran en el 10% más bajo de tamaño y forma dentro del rango considerado como ‘normal’. El perjuicio resultó independiente de otros factores como el exceso de peso, la edad, el consumo de alcohol o el hábito tabáquico.

Xiang Qian Lao agregó que "la exposición a las PM2,5 se asoció a un incremento en la cantidad de espermatozoides, posiblemente como mecanismo de compensación ante los efectos deletéreos sobre la forma y el tamaño".

Según los autores, "muchos de los componentes de estas pequeñas partículas en suspensión, como los metales pesados y los hidrocarburos aromáticos policíclicos, se han asociado a un daño del esperma en distintos trabajos experimentales. Y a ellos se aúna que el daño por los radicales libres consecuente con la exposición a la polución también pueden dañar el ADN y alterar los procesos celulares del organismo".

Concluye Xiang Qian Lao que "dado que el efecto, aún pequeño, de las PM2,5 sobre la morfología normal del esperma puede resultar en un número significativo de parejas con infertilidad, es necesario adoptar estrategias globales para minimizar el impacto de la contaminación sobre la salud reproductiva".

El tamaño

Sin embargo, otro dato muy interesante consiste en que la longitud de los telómeros -extremos de los cromosomas- del esperma no condiciona la fertilidad masculina, ni indica la calidad de los espermatozoides, según otra investigación, en este caso de la clínica de reproducción asistida Eugin (Barcelona, España).

Los telómeros, que son estructuras situadas en los extremos de los cromosomas, son objeto de múltiples estudios que evalúan su importancia en procesos celulares como el envejecimiento, el cáncer o la fertilidad.

En el caso de la fertilidad, la longitud de los telómeros de las células espermáticas ha sido propuesto como un posible biomarcador de la calidad del semen, ya que sus variaciones se asocian a parámetros alterados del esperma, a un incremento de la fragmentación del ADN, a una pobre calidad del embrión y, a la postre, a unas tasas de embarazo más bajas.

Sin embargo, el estudio ha servido para poner en duda esta hipótesis.

Los investigadores de Eugin han llevado a cabo el estudio más amplio realizado hasta ahora, que ha analizado alrededor de 700 tratamientos, para concluir que la longitud de los telómeros del esperma en la formación del embrión no tiene un efecto estadísticamente significativo sobre la calidad del embrión o sobre las tasas de embarazo clínico, evolutivo y de niño nacido.

Según ha explicado el investigador Marc Torra-Massana, la relevancia del estudio es que, a diferencia de otros anteriores, han separado "el factor de la longitud de los telómeros de otras variables que condicionan los resultados de la técnica de reproducción asistida en una pareja, relacionadas con las características de la mujer".

Nueces

¿Qué hacer para mantener la salud del esperma? El consumo de nueces mejoraría la movilidad y la morfología del esperma y ayudaría a desarrollar y a mantener las células reproductoras masculinas, según ha puesto de manifiesto un estudio liderado por la investigadora de la Universidad de Delaware (USA), Patricia A. Martin-DeLeon, publicado en la revista 'Heliyon'.

Estos resultados, obtenidos en ratones, confirman que este fruto seco podría contribuir a la mejora de la salud reproductiva de los varones, sumándose así a la concientización iniciada por el movimiento 'Movember', con motivo del Día Internacional del Hombre, que se recordó el 19/11.

El trabajo ha demostrado que seguir una dieta suplementada con 75 gramos de nueces al día reduce la peroxidación lipídica que daña los espermatozoides, un daño celular que perjudica la membrana plasmática de los espermatozoides, que está compuesta principalmente de ácidos grasos poliinsaturados (PUFA's).

En este sentido, los expertos han asegurado que el consumo de nueces, y los PUFA's, que contienen proporcionan nutrientes que son clave para ayudar a desarrollar y mantener las células del cuerpo, incluyendo las células reproductoras del esperma.

"Lo que es fascinante es que hemos descubierto que comer nueces realmente puede ayudar a mejorar la calidad del esperma, probablemente por la reducción del daño peroxidativo en los espermatozoides", ha comentado Martin-DeLeon.

Esta investigación ha puesto de manifiesto que los ratones fértiles que comieron nueces experimentaron una mejora significativa en la movilidad y morfología de los espermatozoides, y los infértiles tuvieron una mejora significativa en la morfología del esperma.

El estudio complementa una investigación previa hecha con humanos publicada en el 2012, que determinó el rol beneficioso de las nueces en la calidad del esperma, al demostrar que los hombres que añadieron nueces a su dieta diaria mejoraron la vitalidad, la motilidad y la morfología del esperma, en comparación a los que no comieron nueces.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario