RESCATANDO A VIDAL

Carrió aterriza en el conflicto docente a cambio de la candidatura a senadora

Este miércoles (15/3) la gobernadora María Eugenia Vidal brindó una conferencia de prensa con relación al conflicto docente. Dijo que no le preocupaba el desgaste del paro en su imagen pública, justo en un año electoral decisivo para Cambiemos y cuando su figura es la pieza central de la estrategia de la Casa Rosada para apuntalar a los candidatos bonaerenses. Elisa Carrió ha detectado una oportunidad en medio de esa crisis: Vidal está golpeada por el conflicto pero también su principal rival el sindicalista Roberto Baradel, que está perdiendo el apoyo de sus bases. ‘Lilita’ aterrizando en el tema docente sería una nueva cara en la crisis y apuntaría a dos frentes: reforzar la figura de Vidal y agudizar la ofensiva contra los gremios afines al kirchnerismo. Luego reclamaría la candidatura a senadora nacional que le niega el PRO.

Yo soy de Cambiemos y no soy candidata a nada. No me importa mi futuro político. Yo quiero que digan de qué partido son, a qué elecciones políticas o gremiales quieren presentarse y a qué intereses responden", dijo este miércoles (15/3) la gobernadora María Eugenia Vidal en conferencia de prensa donde anunció un adelanto de hasta $3.750 para los docentes a fin de desactivar el paro. Por último, los convocó a una nueva reunión: "Mi equipo los espera mañana a la 17 para lograr un acuerdo que nos permita que los chicos estén en el aula y los docentes ganen el mejor salario posible que les podamos pagar".

El primer párrafo tiene relación con una realidad que la Casa Rosada pudo comprobar: la caída en la imagen de Macri y Vidal en las últimas encuestas de imagen pública.

En noviembre pasado, la mandataria bonaerense registraba un 66% de imagen positiva que en febrero se convirtió en un 55% según un sondeo de #OpinaArgentina. La causa: el paro docente.

La estrategia electoral inspirada por Durán Barba se asienta en Vidal haciendo campaña con candidatos PRO sin peso electoral, como Jorge Macri, Facundo Manes o Esteban Bullrich. Pero el conflicto docente complica esos planes.

Esa situación entró en el radar de Elisa Carrió, como otro dato: Roberto Baradel, que le venía ganando algunos rounds a gobernadora, ahora tiene problemas en su frente interno porque no tiene asegurada la elección interna en Suteba a la que decidió presentarse.

Mariú se siente encorsetada por la pauta inflacionaria del 18% que el propio gabinete nacional impone pero a la vez deja anacrónica con aumentos en los combustibles y servicios públicos.

Ese contexto es el que tiene el aterrizaje de Lilita Carrió al ahora degradado escenario beligerante en la provincia de Buenos Aires. Allí arremetió contra los rebeldes del gremio y contra la interna bonaerense de Cambiemos. Nada sería gratis.

En tanto, la opinión pública ya no tiene en claro si empuña los índices de precios del INdEC en pos de una gesta que reivindique el salario docente o un pico y pala para demoler la imagen de la gobernadora y allanarle el camino electoral al kirchnerismo en el decisivo distrito bonaerense, condición sine qua non para que Cristina Fernández de Kirchner imponga en la interna peronista, primero, y en el blindaje judicial que espera obtener en las urnas, de octubre en adelante, con proa a 2019.

Lilita ve la oportunidad de reforzar a la golpeada Vidal y seguir esmerilando a Baradel, al que la prolongación indefinida que le trasunta al conflicto gremial le raleó casi la mitad de la base, dicen.

Entonces, la diputada rescata el coraje y la honestidad de María Eugenia Vidal, y vira hacia el interior de Cambiemos para enfrentar la jugada del ideólogo ecuatoriano Durán Barba de armar una lista bonaerense PRO para los comicios, con Jorge Macri (por portación de apellido y ascendiente económico) a la cabeza, que la propia gobernadora disciplinadamente impulsa en el distrito, y de paso vuelve a la carga contra los ministros Cristian Ritondo y Gustavo Ferrari, a quienes asocia a una alianza espuria con tentáculos que llegan hasta la policía bonaerense según Morales Solá en La Nación.  

Toda esta ofensiva Carrió la lleva a cabo sin definir si hará el cambio de domicilio hacia la Ciudad o la Provincia para presentarse a la elección, aún tiene pendiente una reunión con Macri donde se definiría su futuro electoral.

La vicepresidenta Gabriela Michetti confirmó ayer (14/3) que la gobernadora bonaerense "estaría planteando" que la lista de candidatos del oficialismo en la provincia para las elecciones legislativas la encabece "una persona que tenga más que ver" con "la historia en equipo del PRO". Opción de la mandataria provincial que, por un lado, afirma que le parece bien, y lo mismo sería si la diputada nacional Elisa Carrió sintiera que puede dar lo mejor de sí al frente de la lista bonaerense de Cambiemos.

Lo más difícil, en todo caso, será conciliar que Lilita acepte que Jorge Macri, a quien vinculó con actos de corrupción, sea el candidato estrella en la provincia, aunque ella se defina como porteña para los comicios en ciernes.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario