PLAN CLEAN SKY 2

Vuelve el motor propfan, que ahorra 30% de combustible en los aviones

El Centro Tecnológico de Cataluña (Eurecat) ha desarrollado más de 100 componentes para un nuevo concepto de motor llamado "Open Rotor" que permite ahorrar un 30% del combustible de los aviones y que podría llegar al mercado en diez años de la mano de Airbus y Safran Aircraft Engines.

El centro tecnológico Eurecat (miembro de Tecnio) ha presentado en Aeromart Toulouse 2016 un nuevo concepto de motor “Open Rotor” (propfan) que permitirá reducir el consumo de combustible de los aviones en un 30% y podría empezar a comercializarse en 10 años, de la mano del fabricante europeo Safran Aircraft Engines.

Un motor de aviación propfan es una modificación del turbofan, que posee 1 hélice colocada fuera de la carcasa del motor, en el mismo eje que los álabes del compresor y la turbina, y por tanto un índice de derivación muy elevado. Es por ello que también son conocidos como 'unducted fan', UDF o UHB (del inglés Ultra-High-Bypass Turbofan). El nuevo diseño está concebido para ofrecer las prestaciones y velocidad de un turbofan, con la economía de funcionamiento de un turbohélice.

La tecnología propfan fue planteada durante la crisis del petróleo de 1979 como una alternativa económica a los motores de la época: General Electric -en alianza con la NASA- desarrollaron el GE-36 en base al turbofan militar GE-404. Este nuevo motor llamado propfan consistía en un turbofan con 2 hélices contrarrotativas impulsadas por turbinas de baja presión montadas en la parte trasera.

A diferencia de un turbohélice convencional, el propfan no dedicaba toda la potencia del reactor a impulsar las hélices, ya que la mayor parte de esta se usaba para generar empuje.

Se equipó a un MD-80 y a un Boeing 727 con un propfan de prueba. Pero no terminó de convencer a los fabricantes el ruido de esta tecnología, las fuertes vibraciones que producían fatiga del fuselaje y el peligro que conlleva el uso de hélices al descubierto, especialmente en caso de desprendimiento.

Por este motivo, sólo el Antonov An-70 con motores propfan Progress D-27, para uso militar, monta estos propulsores. Las otras experiencias -General Electric con el Cessna Citation; hay pruebas con Boeing 787 y Airbus A350- son de manera experimental, dada la imposibilidad de cumplir las cada día más estrictas normativas aeronáuticas sobre sonoridad.

Pero en 2014, con el barril de crudo a US$ 100, regresó la tecnología del motor propfan, con un diseño de turbohélice para aviones realizado por el fabricante francés Snecma.

En un comunicado, Pierre Guillaume, director de investigación y tecnología de Snecma, afirmó: "Con el rotor abierto, seremos capaces de incrementar el flujo de aire absorbido porque no tendremos una carcasa alrededor de los ventiladores. Eso mejorará el consumo de combustible y reducirá la emisión de CO2".

Además, el prototipo (a escala 1:5 del que sería su tamaño normal) produjo un nivel de ruido 10 decibelios inferior al de un motor convencional.

La compañía esperaba tener un prototipo de motor a escala completa para pruebas en 2015, y probarlo en un Airbus A380 en 2019.

La novedad es que el director de Mercado Aeronáutico de Eurecat, Ángel Lagraña, ha explicado que el Centro Tecnológico se ha encargado de diseñar y fabricar más de 100 componentes plásticos y metálicos de alta tecnología y menor grosor que permitirán empezar las pruebas de vuelo del nuevo motor en un plazo de 5 años.

Lagraña ha destacado que los últimos avances en mecanizado de forjas con la técnica de producción industrial "near net shape" de piezas de menor grosor y la impresión 3D en termoplásticos son tecnologías desarrolladas en Catalunya que se aplicarán en la construcción de este nuevo motor.

En una primera fase, se ha desarrollado un prototipo para pruebas en un banco de tierra del motor que permitirá evaluar la "idoneidad de su arquitectura" y las "tecnologías usadas en su diseño y fabricación", ha detallado Lagraña.

Según el directivo de Eurecat, la fabricación del nuevo motor con materiales termoestables y termoplásticos generará un "ahorro de peso" y, por tanto, "reducirá las emisiones de CO2".

Esta innovación se podría empezar a comercializar en un plazo de entre 10 y 15 años en aviones de Airbus de la mano del fabricante de motores francés Safran, que ha liderado el consorcio que ha desarrollado los nuevos motores.

El proyecto de este nuevo motor "Propfan" se enmarca en la 1ra. fase del plan Clean Sky 2, una iniciativa de la Comisión Europea dotada con 1.600 millones de euros que tiene la finalidad de impulsar nueva tecnología para reducir las emisiones acústicas y contaminantes de la aviación.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario