MISIÓN A CALIFORNIA

El 'soft' argento se regenera: de joya K a cheque al portador M

El macrismo manda a la industria nacional del software a giras por Estados Unidos y Europa, como solían hacer los aristócratas cuando una hija se enamoraba de algún plebeyo, como a la sazón podría ser el kirchnerismo, y la enviaban a un largo viaje para que lo olvidara. La Cámara Argentina de Empresas de Software & Servicios Informáticos (CESSI), con una nueva conducción despolitizada, sale en misiones oficiales a cosechar contratos que justifiquen la creciente incorporación de profesionales que precisamente no sobran en la cantera.

De haber sido la niña mimada y uno de los estandartes de la década ganada kirchnerista, junto con los bancos, hasta la devaluación de Axel Kicillof en 2014 que le desmoronó las ventas al mercado interno y las exportaciones del sector medidas en dólares (11% y 10,5%, respectivamente), con la gestión de Mauricio Macri se lanzó a profundizar el posicionamiento y la internacionalización de la oferta de software argentino en el mundo,

Los nortes para este año son Estados Unidos, Latinoamérica y Europa, de donde ya habían logrado ingresar en 2015 más de US$ 1.000 millones de software producido en la Argentina.

Como la necesidad tiene cara de hereje, la Cámara Argentina de Empresas de Software & Servicios Informáticos (CESSI), muy identificada con el gobierno de Cristina Kirchner, tuvo que cambiar figuritas en la última parte del mandato constitucional expirado en diciembre, y apareció al frente de la entidad Aníbal Carmona, ingeniero en Sistemas por la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires y fundador, hace más de 20 años, de Unitech, empresa dedicada a la construcción e integración de soluciones de software.

Los cuatro ejes claves que planteó al asumir para retomar el crecimiento y desarrollo  lo dicen todo: institucionalidad, mercados, talento y sociedad, y al mismo tiempo un nuevo enfoque académico para el sector, por entender a la Informática como una nueva disciplina, y no solo como una rama de la Ingeniería.

De acuerdo con CESSI, hay anualmente un caudal de 5.000 puestos del sector que no se llegan a cubrir y es necesario estimular la formación de nuevos profesionales capacitados.

La zanahoria del software es que se trata de una de las actividades que mejor remunera a su mano (o cerebro) de obra.

Lo pone en números el Observatorio Permanente de la Industria de Software y Servicios Informáticos de la Argentina (OPSSI) de CESSI, que en conjunto con la Comisión de Asuntos Laborales de la institución tomaron como referencia los salarios brutos mensuales, y se incluyeron a 150 empresas de todo el país, que respondieron sobre lo pagado a más de 12.000 desarrolladores de software.

Cuantificaron en $13.100 promedio la categoría de programadores sin experiencia previa (junior), un salario bruto mensual $17.598 con alguna experiencia (semi-senior) y $23.500 para los programadores con experiencia (senior).

En ese marco, el presidente de la Cámara, Aníbal Carmona, expresó: “El objetivo de este estudio ha sido brindar información de calidad para un mercado donde existe una verdadera guerra por el talento”. 

Claro que los vientos renovadores soplaron después que con los K la cantidad de empresas de software aumentara 132% desde el inicio de la presidencia de Néstor Kirchner. Hoy, en el mercado operan 4.288 compañías, 75% de las cuales son consideradas “microempresas”, porque tienen un máximo de 10 empleados. En total suman 76.000 empleos directos y hay otros 14.000 que trabajan en forma independiente.

Un relevamiento realizado elaborado por la consultora Prince and Cooke para la CICOMRA (la cámara de empresas informáticas y telecomunicaciones) da cuenta de que el mercado TIC (tecnologías de las información y comunicaciones) en 2014 alcanzó una facturación total de US$18.551 millones, con una caída de 19,5% con respecto al año anterior, si bien entre 2003 y 2014 las TIC aumentaron sus ventas un 14,6% anual promedio. Y aclara que, de todo ese período, sólo en 2009, producto de la crisis global, la facturación retrocedió un 4,2%.

Analizado por separado, el mercado TI (informática y software) facturó en 2014 US$7.748 millones, de los que US$2.711 millones fueron por ventas de computadoras e insumos, y los restantes US$3.667 millones, por software y servicios informáticos. El hardware, indica el reporte, experimentó desde 2012 un freno considerable a su crecimiento, lo cual explica que el software haya incrementado su participación dentro de ese mercado.

Pero los tiempos cambiaron, y ya sin cepos cambiarios y financieros, los exportadores del sector, que se habían enfocado en los últimos años en productos y servicios de software para los sectores del Comercio, las Finanzas, las Comunicaciones, la Salud, la Biotecnología y las Energías Renovables entre otros, salen a buscar más oportunidades comerciales a través del uso de herramientas y recursos que pone a disposición la Red ArgenTIna IT que funciona anexa a esta institución, según datos brindados por la Comisión de Desarrollo de Mercados Externos de Cessi.

E informó, asimismo, que, como consecuencia de la permanente acción en el exterior convocada por CESSI y la Red, y en conjunto con la Cancillería Argentina y Fundación Exportar entre otras entidades y organismos, han aumentado en un porcentaje considerable los negocios en los destinos de exportación elegidos y se han conseguido más y mejores clientes de diversos tamaños y sectores.

Así se aprestan para participar de la Misión de Innovación de alto nivel a California, en la semana del 8 al 13 de mayo, que estará encabezada por el embajador estadounidense Noah Mamet, quien se propone fortalecer los lazos de negocios entre Argentina y grupos californianos específicos de la innovación.

La delegación, en la que estará embajador Martín Lousteau, permanecerá dos días en Los Ángeles y tres en San Francisco y Silicon Valley. El programa incluye reuniones con asociaciones de gobierno, cámaras de comercio y empresas de diversos sectores; visitas para observar el negocio de las tecnologías de vanguardia y mucho más.

Con un PBI del software mayor a US$ 2,3 billones y una gran concentración de industrias innovadoras, California ofrece oportunidades a las empresas argentinas para que construyan vínculos con Estados Unidos.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario