SECUENCIAN EL GENOMA DE UNA MOMIA

Capacocha: descubren sacrificio humano Inca en niño de 7 años en Mendoza

Curioso descubrimiento. Forenses, expertos y genetistas en pediatría de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), en España, lideraron una investigación con el fin de secuenciar el genoma mitocondrial de una momia de un niño inca de tan solo 7 años que fue encontrada semienterrada y congelada en 1985 en el borde del sur del cerro Aconcagua, a 5.300 metros de altura sobre el nivel del mar en la base de la montaña de Pirámide (Mendoza, Argentina). En colaboración con investigadores de la Universidad de Córdoba (Argentina), el equipo de la USC, dirigido por el genetista Antonio Salas, ha conseguido extraer y secuenciar la totalidad del genoma mitocondrial de ADN procedente de una biopsia de pulmón de la momia. Esto abre nuevamente la puerta para continuar con las investigaciones sobre los rituales de nuestros pueblos originarios, ya que se cree que este niño fue sacrificado en pleno ritual llamado Capacocha.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Durante el Imperio Inca, que llegó a extenderse desde Ecuador hasta el valle central de Chile y parte de Argentina, eran frecuentes los sacrificios humanos, en que se ofrecían niños y diversos donativos, para adorar al dios sol y pedir sus favores.
 
En ese contexto, las momias enterradas bajo tierra forman parte de un horizonte y paisaje oculto en lugares como Mendoza, Argentina. Fue allí precisamente donde fue encontrada una momia de orígenes desconocidos. Semienterrada y congelada, hallaron en 1985 el cuerpo de una persona que luego resultó ser de un niño de 7 años, gracias a la investigación llevada adelante por un equipo de genetistas, forenses y expertos en pediatría de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), en España, en colaboración con un grupo de colaboradores argentinos de la Universidad de Córdoba.
 
Según estudios arqueológicos y antropológicos previos, el niño pudo ser víctima de un ritual de sacrificio inca conocido como capacocha.
 
Puntualmente, este integrante de los pueblos originarios fue encontrado semienterrado y congelado en 1985 en el borde occidental del sur del cerro Aconcagua, a 5.300 metros sobre el nivel del mar en la base de la motaña de Pirámide (Mendoza, Argentina). 
 
En colaboración con investigadores de la Universidad de Córdoba (Argentina), el equipo de la USC, dirigido por el genetista Antonio Salas, ha conseguido extraer y secuenciar la totalidad del genoma mitocondrial de ADN procedente de una biopsia de pulmón de la momia, asegura la revista Scientific Reports del grupo Nature.
 
A este trabajo se suma un importante esfuerzo bioinformático y matemático que permitió comparar los resultados de este análisis de laboratorio con una base de datos mundial de aproximadamente 28.000 mitogenomas.
 
Según explica Salas, la comparación posibilitó señalar en el perfil genético de la momia un nuevo linaje genético (haplogrupo) denominado C1bi que “no había sido identificado previamente en poblaciones contemporáneas”. Además, y tomando como referencia otra base de datos, los científicos localizaron posibles descendientes de este linaje viviendo en Perú y Bolivia en la actualidad, así como un individuo que habitó en el antiguo imperio Wari (contemporáneo a los incas y de procedencia andina).
 
Los autores indican que la momia pertenece a un subgrupo genético raro de antepasados maternos humanos que surgieron hace aproximadamente 14.300 años en Perú, lo que es consistente a su vez con hallazgos arqueológicos previos.
 
El estudio del material mitocondrial se completará en el futuro con nuevos análisis de ADN nuclear que ampliarán el conocimiento sobre una de las más grandes y complejas civilizaciones de la América precolombina, al tiempo que evidencia cómo distintas áreas de conocimiento –genética, antropología e historia– pueden confluir entorno a un mismo tema.
 
Salas ha comentado a Sinc que el equipo planea seguir estudiando la muestra de pulmón de la momia: "Nos planteamos no solo hacer más análisis genómicos, sino también estudios del microbioma del pulmón, lo que podría arrojar información interesantísima en relación a los patógenos del momento y los procesos de evolución de dichos patógenos", destaca. 
 
La capac cocha, capac hucha o qhapaq hucha, que podría traducirse como "obligación real", era uno de los rituales más importantes del calendario Inca. Se realizaba entre abril y julio desde, al menos, el siglo XIII y hasta comienzos del Siglo XVI, en honor al dios Viracocha, en quechua Qun Tiksi Wiraqucha.
 
La ceremonia incluía fiestas y ofrendas de reconocimiento y de gratitud. Desde las cuatro direcciones del Tawantisuyu los poblados enviaban uno o más niños al Cuzco, para, luego de las ceremonias allí oficiadas, regresar y ser ofrendados a huacas locales, cuyos adoratorios se localizaban en las montañas, llamadas 'Apu', en toda la extensión del imperio inca.
 
Cabe destacar, que actualmente se cree que los sacrificios humanos no eran usuales en el 'Capac Cocha', debido a que hay muestras muy puntuales que se han encontrado de esta ceremonia en la cima de los 'Apu'.
 
Este nuevo hallazgo comienza nuevamente a abrir interrogantes en arqueólogos y diferentes integrantes de la comunidad científica. Es que hasta el momento, se creía que los sacrificios humanos formaban parte sólo de rituales de Mayas y Aztecas.
 
Cuenta la historia que de todo el Imperio se elegían niños entre 6 y 15 años de edad de una gran belleza y, en general, hijos de caciques que eran enviados al Cuzco. Allí participaban en unas celebraciones en las que se realizaban sacrificios animales y se oficiaban matrimonios simbólicos para afianzar los lazos entre las distintas poblaciones.
[pagebreak]
Una vez terminada la celebración todos regresaban a sus lugares de origen donde eran aclamados antes de partir a su destino definitivo. Los niños eran conducidos a una montaña sagrada elegida previamente donde debían cumplir con la última ofrenda. Este destino se les imponía desde el nacimiento y era aceptado por ellos como un deber.
 
Estos niños, considerados los más puros de los seres, eran considerados enviados para contactar con los dioses llevando con ellos un mensaje de su pueblo. Para este viaje se preparaban meses antes con una dieta consistente en maíz y proteínas animales y en el momento de dirigirse a su último destino se vestían con ropas finas y ricas joyas.
 
Era un viaje largo y complicado por lo que los niños, sobre todo los más pequeños, debían consumir hojas de coca para ayudarse a respirar en la dura subida.  Una vez arriba los niños eran embriagados y después asesinados por estrangulación o sobre todo por un golpe en la cabeza. Después lo acomodaban en un pozo bajo tierra acompañados por un rico ajuar consistente en adornos personales, tejidos, alimentos y una serie de utensilios de uso cotidiano, según cuenta el portal de historia quhist.com
 
Según sus creencias los niños no morían sino que se reunían con sus antepasados. Gracias a este sacrificio se estrechaban los lazos el Cuzco y los lugares más alejados del Imperio y entre dioses y hombres y sobre todo se traía salud y prosperidad a todo el territorio.
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario