ELECCIONES TAN TEMIDAS

El holograma Del Sel, los payasos y el ascenso de Miguel

Conclusión del 'Bigote. "30% quiere a Lifchitz, 30% a Perotti y 30% al Midachi. Uno nos gobernará, otro se pasea con el peronismo y el otro, no. Lástima." ¿Cómo rearmar Santa Fe?

por RAÚL ACOSTA
 
ROSARIO. El tema es elecciones y sus resultados. Las elecciones tan temidas.
 
Las nacionales. El fin de la monarquía de baja intensidad... o no. En realidad, lo que pasa, es que en la provincia de Santa Fe la mayor cuota de adrenalina ya se usó, la mayor dosis de nervios e histerias se resolvió entre el 19 de abril y el 14 de junio. Después del 14 de junio, lo que quedan son vísperas, más que postrimerías. No es postrero. Argentina electoral no es postrera, pero estas vísperas, en el territorio provincial, importan muy poco
 
Tanto para las Paso, como para las generales del 25 de octubre, algunas cuestiones de la provincia ya estaban resueltas. La primera de ellas, el gobernador. Deberíamos pensar en un candidato que perdió por menos de 1.500 votos, Miguel Torres del Sel. Tendría que estar juntando su tropa para decir: ”Vamos a ser la oposición ferviente, ya que las elecciones las perdí por menos de 1.500 votos” -en elecciones libres, si se gana por un voto, bien ganado está-. Pero no aparece.
 
¿Habrá existido Miguel Torres del Sel? ¿ Habrá sido un holograma de algo? ¿Cuál es su pensamiento vivo sobre lo que sucede en la provincia? ¿Sobre lo que sucede en Rosario? ¿Sobre lo que sucede en Santa Fe? ¿Sobre lo que sucede en el norte? ¿Sobre lo que sucede? ¿Cuál es su gabinete de oposición? ¿Cuáles sus declaraciones sobre la violencia cotidiana, sobre el emplazamiento del Puente Santa Fe/Paraná...? Uf. Preguntas tontas, porque sabemos que no tendrán respuestas serias.
 
Alguien que no tiene opinión sobre los sucesos es de existencia virtual. Un holograma. ¿Dónde está Miguel Sel? ¿Dónde está su pensamiento?
 
Es muy difícil, que no lo tomen mal, es muy doloroso haber votado a Miguel Torres del Sel, encontrar que perdió el Midachi, y que nadie está acompañando el llanto porque no hay ni una solapa. Nadie acompaña el llanto de los que votaron a Torres del Sel. No se enojen. La soledad le está diciendo a cada votante: ”Embrómate, por buenudo, votaste a eso, que no era un proyecto, sino que era una persona muy simpática”.
 
Lo que debemos pensar es hasta qué punto los proyectos representan a los votantes. Porque si Torres del Sel, que no es un proyecto, sino una gerencia provincial que ya abandonó, si el Midachi es un gerente que alcanzó el 30%, lo mismo que Perotti y lo mismo que Lifschitz, lo que debemos pensar, se insiste, es que en la provincia de Santa Fe había un proyecto, el modelo Santa Fe, un proyecto, el modelo K, y una suerte de contestación: ”No me gusta el proyecto modelo Santa Fe, no me gusta el modelo K“. Pero no era un proyecto, no era una oferta, no era una idea. Era una respuesta de Facebook: no me gusta. No me gusta Juan y no me gusta Pedro. No le pude ganar a Juan y no le pude ganar a Pedro, me voy a mi casa. Más claro. Omar Perotti es delegado K, ahora de Scioli, Aníbal Fernandez y la agrupación juvenil La Cámpora.
 
Todavía más claro: Lifschitz es el cambio de jefaturas en el Modelo Santa Fe. Chau Binner/Bonfatti, bienvenido Miguel. Proyecto regional. ¿Y el Midachi? Bien, saludos, gracias. Me voy a mi casa.
 
¿Dónde está el Midachi para acompañar a los suyos? Se repite: perdió por menos de 1.500 votos esta provincia, por menos de 1.500 votos.
 
La primera vez, para aquella candidatura que perdió con Bonfatti, fui citado, junto con otros periodistas, a comer un bife. Éramos unos ocho o diez periodistas. No los más fundamentales. Los más fundamentales iban a una comida más particular y escondida. Como soy lo que soy puedo ir a cualquier lado, que sigo siendo el mismo. Me senté frente a él y le dije: "Es muy difícil ser un payaso, vivir de payaso, haberse hecho rico como payaso y querer abandonar el traje de payaso". No le gustó.
 
Ahora tenemos un problema: no creo siquiera que hoy Miguel Torres del Sel sepa ser payaso. El mismo payaso no, con seguridad que no.
 
Sus votantes deben preguntarse, en estos días, dónde están las propuestas del Midachi. Tal vez no. Acaso digan: “Voté su simpatía”.
 
Pero la administración de la cosa pública es algo mas que simpatía.
 
Por cierto, lo cierto: 30% quiere a Lifchitz, 30% a Perotti y 30% al Midachi. Uno nos gobernará, otro se pasea con el peronismo y el otro, no. Lástima. Suerte. Según se mire. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario