GUERRA DE PRECIOS

Irak: Acuerdo con los kurdos para compensar los bajos precios del petróleo

Kurdos e iraquíes firmaron un acuerdo para exportar un total de 250.000 barriles de crudo producido en el Kurdistán a través del oleoducto que llega al puerto de Cihan, en la costa mediterránea turca. Este acuerdo permitirá aumentar las exportaciones de petróleo, lo que repercutirá positivamente en las arcas iraquíes, mermadas por el bajo precio del crudo y la guerra contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - El Gobierno central de Irak y el de la región autónoma del Kurdistán iraquí firmaron un acuerdo sobre la exportación de petróleo kurdo y la cuota de esa zona al presupuesto general iraquí, informó a Efe una fuente gubernamental.
 
Una delegación de Bagdad y del Ejecutivo kurdo acordaron exportar un total de 250.000 barriles de crudo producido en el Kurdistán a través del oleoducto que llega al puerto de Cihan, en la costa mediterránea turca.
 
El convenio estipula asimismo la exportación de unos 300.000 barriles extraídos de los yacimientos de la zona de Kirkuk, ubicados a unos 250 kilómetros al norte de Bagdad, también a través de esa misma tubería.
 
La fuente explicó que el acuerdo obliga a registrar las ganancias de esas exportaciones a cuenta de la Compañía de Promoción Nacional (SOMO), dependiente del Gobierno de Bagdad.
 
En cuanto al tema del presupuesto, el Kurdistán reanudará su contribución y cubrirá el 17 % del presupuesto general determinado para el año 2015.
 
Este acuerdo permitirá aumentar las exportaciones de petróleo, lo que repercutirá positivamente en las arcas iraquíes, mermadas por el bajo precio del crudo y la guerra contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).
 
El primer ministro kurdo, Niyirvan Barazani, acompañado de una delegación, llegó el domingo pasado a Bagdad, donde se reunió con el jefe de Gobierno iraquí, Haidar al Abadi, y otros altos cargos.
 
La rúbrica de este acuerdo se efectuó después de un convenio petrolero suscrito por ambas partes el 13 de noviembre pasado y que supuso un primer paso para resolver las discrepancias en este ámbito.
 
En virtud de ese acuerdo el Gobierno central transferirá un total de 500 millones de dólares al Kurdistán a cambio de que este último ponga a su disposición 150.000 barriles diarios de crudo.
 
La crisis política entre las dos partes estalló hace años a causa de la disputa sobre los ingresos del petróleo producido en la región del Kurdistán, y se agudizó tras la aprobación a principios de marzo de 2013 del presupuesto estatal, que fue rechazado por los kurdos.
 
Como reacción a esas discrepancias, la región del Kurdistán, que estima albergar reservas no probadas de hasta 45.000 millones de barriles, empezó a exportar crudo producido en su territorio de forma unilateral y pese a la oposición de Bagdad.
 
También, en los últimos meses subyació la disputa por la gestión de los 9.000 millones de barriles de crudo que se calcula que posee la provincia de Kirkuk, que está controlada por los kurdos desde la desbandada del Ejército en junio pasado ante el avance del EI. 
 
La guerra de precios
 
La decisión de la OPEP de mantener su producción de petróleo sin cambios es una declaración de guerra de precios contra Estados Unidos, cuya generación de crudo no convencional está en auge y ha cambiado el panorama energético mundial.
 
El ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Ali al-Naimi, dijo a sus colegas de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en la reunión que sostuvieron el jueves pasado que deben combatir el auge del crudo de esquisto en Estados Unidos.
 
“Naimi habló de una rivalidad con USA por cuotas del mercado. Y aquellos que querían un recorte [como Venezuela e Irán] entendieron que no había posibilidad de lograrlo porque los sauditas querían una batalla por cuotas del mercado”, dijeron fuentes con conocimiento del encuentro a Reuters.
 
La decisión de la OPEP de no disminuir su producción llevó a mayores caídas en los precios del petróleo y  asustó a los inversores en el sector energético, que el viernes pasado vieron fuertes caídas en las acciones de empresas del sector como Chevron y Exxon.
 
El auge en la producción de crudo de esquisto (shale oil) en Estados Unidos y un débil crecimiento económico en Europa y China han empujado los precios a una baja de más de un tercio de su valor desde el máximo que alcanzaron en junio pasado.
 
Analistas dijeron que la decisión de no reducir la producción frente a la caída de precios fue un cambio estratégico para la OPEP. “Este es un mundo desafiante. La OPEP claramente está trazando una línea en la arena en 30 millones de barriles diarios. El tiempo dirá quién queda de pie”, dijo Yasser Elguindi de la firma Medley Global Advirsors.
 
La OPEP espera que una batalla de precios reste competitividad a proyectos futuros de esquisto, lo que aliviaría las presiones competitivas a largo plazo.
 
Un delegado del Golfo Pérsico dijo que Naimi había asegurado a los miembros que los precios del petróleo se recuperarán a medida que se incremente la demanda. Pero insistió en que si la OPEP recortaba su producción perdería cuota del mercado.
 
Diversos resportes compilados por Reuters indican que los precios globales del petróleo se ubicarán cerca de 70 dólares el barril hasta bien entrado 2015, lo que podría reducir la producción de crudo de esquisto estadounidense y generar adquisiciones de empresas que puedan verse en problemas.
 
El consenso prevé que la producción en Estados Unidos posiblemente continuará aumentando tal como se espera en el primer semestre del 2015, pero la tasa de crecimiento se desacelerará en la segunda mitad del año por efecto de la baja en los precios del crudo.
 
“Pensamos que una desaceleración en el ritmo de la producción estadounidense podría tomar entre tres a seis meses antes de que se produzcan reducciones de gastos que lleven a una ralentización verificable en el crecimiento de los suministros desde USA”, escribió First Energy Capital.
 
Los recortes de producción causados por la disminución de los precios finalmente ayudarán a bajar el suministro al mercado y apuntalarán los precios en el 2016, de acuerdo a analistas.
 
Los precios más bajos del petróleo también pondrán a prueba la solidez de las compañías que dependen demasiado de los precios elevados del crudo, lo que las dejaría expuestas a adquisiciones.
 
“Muchas compañías de esquisto en problemas podrán evitar la quiebra con la venta de superficie (acreage) para aumentar los flujos de efectivo”, dijo Per Magnus Nysveen, jefe de análisis en Rystad Energy.
 
Sin embargo, los expertos descartaron que la industria del shale en USA desaparezca.
 
“No creo que esto vaya a causar la muerte de la industria del shale en Estados Unidos. La industria ha probado ser muy resistente en el tiempo”, dijo Tamar Essner, analista de energía para Nasdaq Advisory Services.
 
Si bien los precios del crudo referencial estadounidense cayeron el viernes pasado más de 10% a 65.59 dólares, los especialistas señalan que el piso para los productores de shale está entre 50 y 55 dólares. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario