TEMOR EN LONDRES

El 'nuevo terrorismo' prepara nuevos ataques

Un militar francés de servicio en una patrulla antiterrorista ha sido apuñalado en el cuello en el barrio francés de La Defensa por un individuo que se ha dado a la fuga. El ataque se ha producido en torno a las 18:00 hora de Paris del 25/05, ante una tienda de la cadena Virgin en la plaza de La Défense y la vida del militar, que ya ha recibido atención médica, no corre peligro, según la prensa francesa. El individuo se abalanzó por detrás contra el soldado que ha sido socorrido por su compañero de patrulla y atendido por los bomberos. La policía busca ya al sospechoso, de unos 30 años y de aspecto norteafricano. Tenía barba, medía 1,90 metro y vestía una cazadora negra y una chilaba de color claro. El militar formaba parte del programa de vigilancia Vigipirate, creado en 1978 para que efectivos del Ejército participen en labores de seguridad en lugares públicos.

 

El servicio de Inteligencia británico, el MI5, espió y ofreció un trabajo a Michael Adebolajo, uno de los hombres que presuntamente mató a un militar del Regimiento Real de Fusileros el pasado miércoles en plena calle en el barrio londinense de Woolwich. Adebolajo, además, habría acudido a reuniones de un grupo islamista prohibido en Reino Unido. 
 
En una entrevista concedida al programa Newsnight de la cadena británica BBC y recogida por Europa Press, un amigo de Adebolajo, Abu Nusaybah, ha asegurado que el joven británico de origen nigeriano fue "acosado" y "espiado" por el MI5, que, a posteriori, le ofreció "un trabajo".
 
"Le llamaban a su puerta una y otra vez. Él hacía que no estaba, pero una vez contestó y le dijeron que solo querían hablar con él. Querían preguntarle si conocía a ciertas personas", ha explicado el amigo del presunto autor de la muerte del soldado británico. "Después de que dijera que no conocía a ninguna de estas personas, él dijo que le preguntaron si estaría interesado en trabajar con ellos (el MI5). Fue explícito en que rechazó trabajar para ellos pero no me confirmó que conociera a esas personas", relató Nusaybah.
 
Adebolajo, que se convirtió al Islam en 2004, según su amigo, estuvo estudiando en una localidad de Kenia durante el año pasado. Fue entonces cuando fue arrestado por las autoridades kenianas y víctima de abusos sexuales. Anteriormente, Adebolajo frecuentó reuniones del grupo islamista Al Muhajiroun, con sede en Reino Unido y considerado un grupo terrorista en la Ley de Terrorismo del año 2000.
 
 
Dos hombres –de 30 y 41 años- fueron detenidos el viernes 24/05 en el aeropuerto de Stansted, en las afueras de Londres, por poner en riesgo un vuelo de la compañía Pakistan International Airlines, que tuvo que ser escoltado por dos cazas británicos y desviado de su ruta. El vuelo PK709, que iba de Lahore (Pakistán) a Manchester, tenía 297 pasajeros a bordo. Pese a los pocos datos ofrecidos, se descartó un ataque terrorista.
 
Pero el nivel de alerta en Gran Bretaña no ha cambiado. Sigue siendo sustancial, el tercero de los cinco que hay, lo que quiere decir que un ataque se considera altamente probable. El pánico cundió ayer en la ciudad ya que el episodio ocurre cuando el país aún está conmocionado por la muerte a machetazos de un soldado asesinado por dos hombres que invocaban a Alá. A pesar del nivel de alerta, los ciudadanos desarrollan su vida normal y las calles están tranquilas.
 
El gabinete de emergencia Cobra ha advertido del peligro de réplicas de este ataque y las autoridades investigan si los sospechosos actuaron por su cuenta o siguiendo las directrices de algún grupo radical. Los expertos consideran que los llamados lobos solitarios o invisibles se han convertido en los protagonistas de una nueva forma de terrorismo. En su mayoría jóvenes, se forman a sí mismos viendo vídeos de Al Qaeda en Internet y son animados por líderes fanáticos para causar el mayor daño posible con las herramientas que tengan a mano.
 
El MI5 tenía fichados desde hace tiempo a Michael Adebolajo, de 28 años, y Michael Adebowale, de 22. Ambos aparecen con las manos manchadas de sangre y sosteniendo aún los cuchillos carniceros, en el vídeo grabado el miércoles con su teléfono móvil por un transeúnte. El cuerpo sin vida del soldado Lee Rigby, de 25, yace en medio de la carretera.
 
Durante los últimos ocho años, los nombres de estos dos británicos de origen nigeriano habían aparecido en varios documentos sobre posibles miembros de células terroristas. Es más, Adebolajo, que explicó sin reparos a la cámara que “nadie estará a salvo” hasta que las tropas británicas no dejen en paz a los musulmanes, había sido detenido en 2006 por protagonizar una protesta violenta organizada por grupos extremistas ante las puertas de Old Bailey cuando intentaba salir del país rumbo a Somalia, donde se encuentran los campos de entrenamiento de estas células. Además, un amigo de Adebolajo, Abu Nusaybah, ha asegurado que el joven británico de origen nigeriano fue "acosado" y "espiado" por el MI5, que después le ofreció "un trabajo".
 
David Cameron quiere saber ahora qué es lo que ha fallado en los servicios de inteligencia. Mohammed Sidique Khan, uno de los cuatro terroristas de los atentados de Londres de 2005, había sido también investigado por los servicios secretos, pero éstos consideraron que no era una amenaza.
 
La pregunta es: ¿cómo se puede combatir con el llamado autorradicalismo? Las autoridades están preocupadas por lo fácil que es hoy en día encontrar propaganda fundamentalista en Internet. El documento más popular es una revista publicada en inglés titulada Inspire (Inspirar) y editata por Al-Qaeda en la Península Arábiga desde un escondite en Yemen. Ésta incluye las instrucciones para fabricar el mismo estilo de bombas que se utilizaron en el letal atentado de Boston durante el maratón del mes pasado. También alienta a los jóvenes a conducir coches en lugares concurridos para derribar al público.
 pagebreak ]
 
Radicales británicos
 
Por otro lado, los servicios de inteligencia se enfrentan a otro problema. Los radicales ya no sólo son extranjeros que vienen de fuera y, de alguna manera u otra, se les puede tener controlados cuando pasan por aduanas. Las personas que llevan a cabo los atentados son ahora británicos, nacidos y criados en el país y captados por grupos fanáticos en los barrios o universidades.
 
Según el último censo de Inglaterra y Gales, publicado en 2011, uno de cada diez menores de 25 años se considera musulmán. El 37,4% de la población musulmana vive en Londres. El 12,4% de las personas de la capital británica son seguidores del Islam, es decir, un 67% más que en 2001. En la última década, el número de cristianos ha disminuido un 13%.
 
Los radicales ya no sólo son extranjeros que vienen de fuera y, de alguna manera u otra, se les puede tener controlados cuando pasan por aduanas. Ahora son británicosAdebolajo pertenecía a una familia cristiana, pero se convirtió al Islam coincidiendo con su llegada a la Universidad de Greenwich, en septiembre de 2003. Algunos de sus amigos ya se referían a él por su nuevo nombre, Mujahid, que significa guerrero sagrado.
 
En noviembre de aquel año hubo dos proyecciones en la universidad de un documental elaborado por el periodista John Pilger titulado: Rompiendo el Silencio: Verdad y mentiras en la Guerra contra el Terror.
 
En octubre de 2004, Yvonne Ridley, el experiodista del Sunday Express y musulmán converso, realizó un discurso titulado Tras las huellas de un cautivo. Ridley, que ha defendido al ex líder de al-Qaeda en Irak, Abu Musab Al-Zarqawi, habló de dar dinero a Hamas, y se refirió a los sionistas, afirmando que "tienen tentáculos en todas partes".
 
En 2005, Adebolajo ya era asiduo de las reuniones de Al-Muhajiroun, un grupo radical ilegalizado tras los atentados del 7-J. Su fundador, Sheikh Omar Bakri, asegura que lo que el asesino ha hecho puede verse como un acto de heroicidad en otras partes del mundo.
 
En mayo de 2010, una británica de 21 años, Roshonara Choudhry, intentó asesinar un diputado laborista, Stephen Timms, que apoyó la participación del Reino Unido en la guerra de Irak. La estudiante, residente en el barrio de East Ham, en el este de Londres, fue condenada a cadena perpetua y deberá cumplir un mínimo de 15 años antes de poder ser considerada para cualquier medida atenuante. Aunque actuó por su cuenta, las autoridades señalaron que se había descargado de Internet información de una web que apoyaba a Bakri Mohamed.
 
Tensión creciente
 
Comentarios como éste han aumentado aún más la tensión entre las filas del movimiento de extrema derecha de la Liga de Defensa de Inglaterra, que se concentraron en la zona de Woolwich, donde tuvo lugar el asesinato, la misma noche del miércoles, protagonizando varios enfrentamientos con la Policía.
 
Desde el año 2000, en Reino Unido se han descubierto más de 20 complots de islamistas. Más de 230 personas –musulmanas y no musulmanas- han sido encarceladas por participar en la organización de ataques terroristas. 
 
El problema es que, con casos como el Adebolajo y Adebowale, el riesgo de amenaza no termina cuando se les mete en la cárcel. Las autoridades penitenciarias vigilan para que los reclusos recién llegados tengan el menor contacto posible con los fanáticos, pero el perfil de algunos reos no lo pone nada fácil.
 
Entre los 100 individuos que actualmente están cárceles británicas condenadas o detenidas por causas relacionadas con el terrorismo, destacan Abu Qatada, -uno de los ideólogos yihadistas radicales más influyentes del mundo y considerado mano derecha de Osama Bin Laden- y Abu Hamza. Según Quilliam Foundation, estos imanes han llegado a utilizar las tuberías que pasan por las celdas para difundir su mensaje. “En el último lustro se han encarcelado alrededor de 150 musulmanes con condenas relacionadas con el terrorismo. Las autoridades piensan que así se termina el problema, pero no hace más que empezar”, asegura James Brandon, portavoz de la organización.
 
El think-thank musulmán, contrario a cualquier doctrina extremista, colabora con las autoridades británicas y ha sido su último informe el que ha dado la voz de alarma. “Empiezan enseñándoles cómo sobrevivir en prisión para ganarse su confianza y luego les comen la cabeza”, matiza. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario