DE LUCÍA & BATAKIS

Scioli ya busca reemplazo para 2 ministras

Enorme el desgaste que le impone al gabinete ministerial de Daniel Scioli el conflicto con los empleados estatales bonaerenses. En el caso de Nora De Lucía, directora general de Cultura y Educación de la Provincia, ya no se trata solamente del hartazgo del conflicto manipulados desde la Casa Rosada de la Nación, obviamente (Roberto Baradel ya es casi un consultor de la gente K) sino de las amenazas a su familia. En el caso de Silvina Batakis, ministra de Economía bonaerense, es la imposibilidad de seguir practicando la extraña alquimia de fabricar pesos con humo. La Administración provincial padece un rebrote de los reclamos laborales que se expresan en protestas callejeras. Los judiciales y los médicos de los hospitales públicos acumulan semanas con varios días de paro y los conflictos “particulares” empiezan a florecer en ministerios y secretarías.

 

 
"(...) (Nora) De Lucía volvió a recibir en la semana que pasó amenazas a su familia. Eso fue lo que le dijo a Daniel Scioli el jueves, cuando le planteó que hasta allí había llegado su gestión. Por ahora, sin embargo, seguirá en su despacho. En la Gobernación admiten que no encuentran “reemplazo”.
 
Es que las estribaciones de la crisis del año pasado con el sector administrativo distan de ser la única caldera encendida en el área de Educación. En los dos meses y medio cumplidos de este ciclo lectivo, los docentes ya realizaron ocho jornadas de paro, en el marco de un conflicto salarial que revela la ineficacia con que es encarado desde el Gobierno.
 
El viernes vencieron los 15 días de conciliación obligatoria que los gremios docentes acataron y que los funcionarios plantearon como un tiempo necesario para buscar una solución, o al menos la apertura de una negociación. Pero ese plazo se venció sin siquiera una reunión con los sindicalistas, o la elaboración de una propuesta para retomar la discusión.
 
La pregunta sobre si fue una maniobra para ganar tiempo y apenas demorar dos semanas otra explosión del conflicto, se torna obligatoria. Como se hace necesario preguntar quién trabaja en la búsqueda de una solución. ¿El ministro de Trabajo? ¿La ministra de Economía? ¿La titular de Educación? ¿Cada uno de ellos debe aportar diagnósticos y decisiones? ¿Quién coordina, la jefatura de Gabinete?
 
El resultado de cualquier modo es demoledor: el tiempo de la conciliación pasó sin que nada se hiciera, sin que aparecieran siquiera ideas para encarrilar el conflicto. Podría decirse, con razón, que lo que falta es plata para otorgar el aumento que los docentes reclaman. Pero todo el capítulo educativo trasunta una dificultad para las respuestas que parece superar la cuestión de los recursos y amenaza con estar creciendo en el gabinete sciolista.
 
Otra mujer con un pie afuera
 
Un gabinete alcanzado, por lo pronto, por las turbulencias y ciertos aires de cambios. Además de la intención de De Lucía de dejar la conducción de Educación y la ausencia de alguien que acepte sentarse en su sillón, en la Gobernación se evalúa un cambio en el ministerio de Economía.
 
En una cartera que ha tenido conductores que, desde el manejo de las finanzas, imponían políticas y acciones en los restantes ministerios -por allí pasaron, con ese poder de manejo más allá de sus aciertos y errores, Rodolfo Frigeri, Jorge Remes Lenicov, Jorge Sarghini, Gerardo Otero-, su titular actual Silvina Batakis no ha podido -o no la han dejado- sumar resolución política a su trabajo técnico.
 
En las decisiones económicas del gobierno de Scioli pesan por estos tiempos los “aportes” de dos ex titulares del área, Rafael Perelmiter y Alejandro Arlía, del ex recaudador Santiago Montoya y del secretario general de la Gobernación, Luciano Di Gresia, posible sucesor éste último de Batakis si ella encuentra un destino electoral y el Gobernador resuelve empezar a mover piezas en el tablero de mando. (...)".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario