DEMOCRATIZACIÓN DE LA JUSTICIA PARA BÁEZ

El abogado de Lázaro casi se quedó con el juzgado en Río Gallegos

Alejandro Baldini quedó 2do en el sorteo para ocupar la vacante de juez subrogante del juzgado que tiene denuncias contra el empresario K. Impidió que ocupara el lugar la decisión de la conjuez que salió 1ra de aceptar el cargo. Lo señalan como el responsable de implementar la "estrategia jurídica" para que Báez se quede con la constructora Gotti.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Alejadro Baldini fue abogado del empresario K Lázaro Báez. A su vez fue uno de los conjueces ratificados por la presidente Cristina Fernández para ocupar cargos en la Cámara de Apelaciones que atiende en la patagonia. 

Baldini estuvo a muy poco de quedarse como juez subrogante en Río Gallegos, donde hay denuncias radicadas contra Báez, ya que salió 2do en el sorteo que se realizó este viernes en Comodoro Rivadavia. 
 
De acuerdo al Centro de Información Judicial, quien resultó 1ra en el sorteo fue  Andrea Askenazi Vera, quien ya aceptó el cargo. De haberlo rechazo, Baldini podría haber ocupado el Juzgado Federal radicado en la Capital santacruceña. 
 
Askenazi Vera reemplazará a Ana Alvarez, quien hasta este viernes estuvo a cargo de las causas iniciadas para investigar al empresario kirchnerista Lázaro Báez, entre ellas una iniciada por la diputada del ARI Mariana Zuvic quien advirtió que como consecuencia del desplazamiento de la magistrada ella misma va a tener  una "vulnerabilidad jurídica muy importante" como autora de las denuncias.
 
Por su parte, Baldini es un hombre fuertemente vinculado a Báez, el empresario que es investigado por lavado de dinero y que muchas veces fue señalado como testaferro de Néstor Kirchner
 
De acuerdo a una investigación de Hugo Alconada Mon y Mariela Arias para el diario La Nación, Baldini fue el responsable de implementar la "estrategia jurídica" para vaciar a la constructora Gotti, sobre la que Báez levantó Austral Construcciones S.A., la principal contratista de obra pública de la patagonia:
 
"En forma simultánea, el letrado fue apoderado de Gotti y de la financiera Invernes, y concretó un traspaso de por lo menos $ 106 millones por pagos de obras públicas en Santa Cruz.
 
Baldini no sólo realizó transacciones comerciales, sino que los nuevos documentos que ahora salen a la luz muestran que el vínculo con Báez excedía largamente el de abogado y cliente. Dejan al desnudo la compleja trama societaria y financiera que vincula a las empresas contratistas favoritas del kirchnerismo con la Casa Rosada, con escalas en distintos ministerios nacionales.
 
Ahora tendrá la responsabilidad de impartir justicia, pese a que su designación generó fuertes críticas y denuncias desde la oposición. Si alguna causa de lavado de dinero proveniente de la obra pública en Santa Cruz o Chubut cae en alguno de los tres juzgados federales de las dos provincias, Baldini podría entender en el caso en calidad de conjuez federal.
 
[...]
 
Al final de los 90, la constructora Gotti, principal contratista de la obra pública santacruceña de la mano del entonces gobernador Néstor Kirchner, entró en un proceso de debacle económica. Millonarias acreencias que no podía cobrar sin que esos fondos queden bajo sospechas de la DGI.
 
Báez ya jugaba en el directorio de Gotti, mientras hacía sus primeros palotes con Badial SA. Para lograr cobrar las acreencias ingresó a escena la financiera Invernes SA, conocida en la Patagonia como "Inversiones Néstor", aunque su nombre lo debe a un financista de extremo bajo perfil, Ernesto Clarens, de profusos vínculos con el núcleo del kirchnerismo empresarial.
 
[...]
[ pagebreak ]
El 2 de enero de 2002 se concretó la "Cesión de cobranza de certificados de Obras y otras acreencias", según consta en la actuación notarial a la que tuvo acceso LA NACION. Allí la empresa Gotti Hnos. SA cedió y transfirió a Invernes todos sus derechos de cobro de capital e intereses de los certificados de obra presentes y a futuro por el plazo de diez años. En el acto Invernes SA, quedó representada por una directora suplente, Graciela Elsa Ancarani, quien figura en la empresa como empleada en relación de dependencia.
 
Con el acta fijada la operación quedó en marcha: el 10 de junio del mismo año, Invernes SA representada entonces por Blondeau, confirió un "poder especial" a favor del abogado de Mar del Plata, Alejandro Baldini, con matrícula profesional en los tribunales santacruceños, para que represente a la empresa en amplias gestiones administrativas.
 
Baldini realizó su primera acción ese mismo día al elevar al Ministerio de Economía y Obras Públicas de Santa Cruz el acta acuerdo de cesión de certificados de obras de Gotti Hnos. a favor de Invernes SA. En la nota, Blondeau fijó domicilio especial en México 1506 -casualmente una de las direcciones registradas de César Andrés, uno de los contadores de Báez-. En el informe que se adjuntó al Ministerio se detallaban 25 obras licitadas entre 1997 y 2001 por más de 106 millones de pesos.
 
En plena campaña electoral, el 24 de marzo de 2004, las dos empresas decidieron facilitar los trámites y dispusieron que sólo una persona reúna todos los papeles. Y a través del protocolo notarial A 00178488 la empresa Gotti Hnos. decidió, según el acta del directorio 531, conferir poder general judicial y administrativo a favor del abogado Baldini.
 
Para entonces, Báez ya gerenciaba Gotti, había fundado Badial SA y la transferencia de fondos estaba en marcha. Sólo restaba un paso: crear Austral Construcciones SA, lo que hizo nueve días antes de que Kirchner asumiera la Presidencia de la Nación, junto con Blondeau y con Sergio Gotti. El dinero en riesgo estaba salvado y ahora quedaba dentro del mismo círculo. Baldini fue así una clave fundamental en el armado. Lo demás es historia conocida."
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario