CONTROVERSIAS CATÓLICAS

Un escándalo amenaza al cardenal Angelo Sodano

La orden Legionarios de Cristo informó que el reverendo Thomas Williams, teólogo, escritor, conferenciante y personalidad de la televisión, que ha confesado tener un hijo, le pidió al papa Francisco que le exima de su celibato y otras obligaciones sacerdotales. Un amigo suyo, el reverendo John Connor, escribió en un blog que Williams quiere cuidar a su hijo y a su madre. Tras la admisión de Williams, su superior de entonces en la Legión dijo que sabía desde hacía años la existencia del niño, pero permitió a Williams continuar la enseñanza y la predicación. Pero ese es solo el comienzo de una historia más compleja.

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Un sacerdote estadounidense de los Legionarios de Cristo decidió abandonar el sacerdocio luego de reconocer que tuvo un hijo hace un año.
 
La Legión dijo que el reverendo Thomas Williams le pidió al papa Francisco que le exima de su celibato y otras obligaciones sacerdotales. 
 
La cuestión es que su superior de entonces en la Legión dijo que conocía la existencia del niño, o sea que el sacerdote mantenía una doble vida, pero le permitió continuar la enseñanza y la predicación: otro golpe a una congregación desacreditada por las acusaciones de que su fundador, Marcial Maciel, muy cercano a Juan Pablo II, era un pedófilo que fundó un culto que el Vaticano intenta reformar desde los días de Benedicto XVI.
 
Otro debate
 
Junto a lo que sucede con Thomas Williams, ha trascendido que dirigentes de los Legionarios de Cristo le prohibieron al sacerdote Peter Byrne (también legionario) dar conferencias a padres de familia y recabar datos para su doctorado en México, con el argumento de que ellos “deben proteger a las comunidades”.
 
Él explicó: “Al pedir razones, el director territorial de México me explicó que no quieren que vaya (…) porque tienen los superiores el deber de proteger a las comunidades de la inquietud que yo pudiese causar”, comentó en un texto dirigido a sus superiores.
 
Byrne aclaró que él no ha enviado a los medios las cartas críticas que han trascendido; sin embargo, éstas se hicieron públicas. Por ejemplo, el diario Milenio, de Ciudad de México DF, tiene algunas de ellas, aparentemente remitidas por Pablo Pérez, un ex legionario expulsado de la filial en Playa del Carmen.
 
Peter Byrne destaca, sobre la prohibición a visitar México: “Me ha dolido en el alma esta exclusión de la comunidad legionaria, en los últimos años he pedido públicamente y en privado justicia y reconciliación para con las víctimas de Maciel (…) así como la transparencia en el gobierno y las finanzas de la congregación”.
 
Byrne solicitó también a los superiores la investigación y redacción de la auténtica historia del fundador, Maciel, y “la identificación y exclusión de los elementos pérfidos del macielismo: la mentira, el engaño, el utilizar a las personas como medios a un fin, la mentalidad de resultados numéricos, el racismo, el infantilismo, la falta de debate y de espíritu crítico…”.
 
El cura planteó a sus superiores, entre otras, las siguientes preguntas:
 
“¿Cuál de estos elementos les puede causar inquietud? ¿Cuál de estos elementos justifica que yo sea excluido de sus comunidades? ¿Es nueva una legión que excluye a los que pensamos diferente, una legión que no tiene espacio para el hermano incómodo, el que estuvo 34 años a su lado? ¿Acaso no es esta la misma vieja legión que no oyó a las víctimas de Maciel?”
 
El sacerdote destacó: “Personalmente me ha inquietado mucho que los encubridores de Maciel sigan visitando comunidades, predicando ejercicios y retiros, que sean nombrados superiores y directores espirituales; pero en ningún momento he considerado que no tengan el derecho de estar en una casa legionaria, comer a la mesa o dormir en un cuarto. Pues al fin son hermanos, o fuimos hermanos”.
 
En junio de 2010, en una carta enviada al director Álvaro Corcuera, Byrne empezó a denunciar la veneración que se le rinde a Maciel pese a las instrucciones del Vaticano de retirar sus fotografías.
 
El cura solicitó que el cuerpo de Marcial Maciel, que se encuentra en el altar de la capilla principal en Cotija, Michoacán, sea trasladado a una de las gavetas laterales donde están los demás legionarios para que en el centro esté presente solamente Cristo.
[ pagebreak ]
 
“Sugiero que la casa del difunto sea convertida en una casa de reparación y de adoración perpetua y que el museo sea convertido en un museo para recordar a sus víctimas y garantizar que jamás sean olvidados”, recalcó entonces Byrne.
 
“Finalmente, sugiero que se regale a la diócesis la casa CCI para que sea un lugar de recuperación de sacerdotes alcohólicos o viciosos”, sugirió a Corcuera.
 
En otra carta enviada en abril de 2012 a Justo Mullor, el sacerdote pidió disculpas por lo que el ex nuncio de México padeció por culpa de Maciel y sus colaboradores, y afirma que “a pesar de los esfuerzos del Papa, De Paolis y de un pequeño grupo de legionarios, no se ha logrado desterrar el macielismo de la congregación”.
 
Limpiando la imagen
 
Lo que sucedió con Byrne, es muy actual por otra cuestión que aparece en México vinculada a los Legionarios.
 
El exsacerdote Alberto Athié y un  grupo de abogados analizan la posibilidad de llevar ante tribunales internacionales a 3 cardenales que pretendían “limpiar” la imagen de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.
 
Las 11 grabaciones fueron obtenidas y reveladas por el diario Zócalo, de Saltillo.
 
En declaraciones para el canal Noticias MVS, Athié aseguró que ya tiene listos a los abogados y que se está buscando el sustento jurídico. Agregó que los testimonios y afirmaciones son contundentes para demostrar que los cardenales no sólo encubrieron a Maciel sino que son sus cómplices, acusó.
 
¿A quiénes acusa?
 
> Angelo Sodano, exsecretario del Estado Vaticano; 
 
> Franc Rodé, de Eslovenia; y 
 
> Darío Castrillón Hoyos, de Colombia.
 
Los 3 aparecieron en grabaciones durante eventos en los que buscaban “limpiar” la imagen de Maciel, acusado de abusos sexuales contra niños, reporta el sitio Aristegui Noticias.
 
Esto a pesar de que el entonces papa Benedicto XVI ordenó que se dejaran de encubrir los abusos sexuales y los desfalcos millonarios cometidos por Maciel en perjuicio de familias mexicanas y europeas.
 
“Esto podría servir para una denuncia internacional de violación de derechos humanos”, afirmó Athié.
 
El exsacerdote consideró que al dar su apoyo a Maciel, los prelados hacen que pederastia se vea como “minucias”.
 
El Vaticano incluso emitió un documento oficial señalando a Maciel como un sacerdote que tuvo “comportamientos gravísimos y objetivamente inmorales” y a veces como “verdaderos delitos”.
 
En encuentros con sacerdotes, seminaristas  y laicos pertenecientes a Los Legionarios de Cristo, los cardenales han lanzado mensajes de unidad en los que dejan a Dios y al mundo el juicio de Maciel.
 
Sodano visitó a los Legionarios en abril de 2009 y el cardenal Rodé junto con el cardenal Raffaele Farina, bendijo el nuevo edificio de la dirección general de los Legionarios de Cristo en mayo de 2009, en Roma, Italia, donde se ofreció un discurso de perdón y devoción hacia Maciel.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario