ROBERTO JEFFERSON

El delator del 'mensalao' la sacó barata

Roberto Jefferson fue quien denunció el gran escándalo de corrupción brasilero conocido como 'mensalao', y hasta bautizó así esa operatoria que apuntaba a pagarle un sobresueldo a un grupo de diputados para que votaran segun la conveniencia de Luis Inácio Lula da Silva y su PT (que no tenía los votos legislativos suficientes). El Tribunal, con mucha lógica, entendió que no era igual la situación de Jefferson a las de los otros condenados, y le redujo la pena. Por ejemplo, no irá a prisión. Sin duda, una señal importante frente a otros casos de corrupción venideros. Y un dato: fue una nueva derrota del ministro del Tribunal, Ricardo Lewandowsky, ante sus otros compañeros del colectivo.

 

S. PAULO (IstoÉ). Los ministros del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil acordaron una pena de 7 años y 14 días de reclusión, en régimen semiabierto, para el ex diputado federal Roberto Jefferson, condenado por los delitos de soborno y lavado de dinero. Por ser el delator del esquema que llevó a la condena del ex ministro jefe de la Casa Civil, José Dirceu, y otras 24 personas, el presidente de licencia del PTB fue beneficiado con una reducción de pena de un tercio. Sin la reducción, Jefferson podría ser condenado a 10 años y 6 meses, en régimen cerrado.
 
En una entrevista al diario Folha de S. Paulo en 2005, Roberto Jefferson reveló la existencia de un esquema de pagos a parlamentarios para que integraran la base aliada del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva. Jefferson afirmó que José Dirceu comandaba el esquema de pagos mensuales conocido como mensalão.
 
A pesar de la revelación, Jefferson alega que los R$4 millones recibidos por su partido provenían de una cuerdo para las elecciones municipales de 2004, y no para que el PTB votara a favor del gobierno federal en el Congreso. Según la denuncia, los cerca de R$4 millones (US$ 1.903.221) eran una parte apenas de los R$20 millones (US$ 9.516.106) prometidos por el PT al PTB.
 
Al definir la pena, el ministro de la Corte relator del proceso del 'mensalão', Joaquim Barbosa, afirmó que la culpabilidad de Jefferson fue elevada al aceptar dinero del PT. “La culpabilidad del acusado es elevada, ya que él era el presidente del PTB y ejerció el liderazgo de la Cámara de los Diputados en el período de la venta del apoyo político. El acusado mantuvo contacto con los corruptores, en el cual solicitó ventaja a cambio de apoyo político”, dijo. “El acusado tenía como objetivo monetizar el partido que presidía, alquilando el partido para beneficiarse de modo permanente de ventajas financieras”, agregó.
 
Barbosa recordó que, en negociación con el ex ministro José Dirceu, Roberto Jefferson envió a Emerson Palmieri, tesorero informal del PTB, a Portugal para negociar el resto de R$20 millones combinados con el PT. La instrucción a Palmieri fue considerado un agravante por el relator, aumentando la pena de corrupción pasiva del ex diputado.
 
Reducción de pena
 
Sin embargo, Barbosa y el revisor Ricardo Lewandowsky no estuvieron de acuerdo en la concesión de reducción de pena por haber delatado el sistema. Mientras el revisor cree que Jefferson siempre rechazó la tesisi de que era el delator del esquema y negó haber recibido ventaja indebida del PT, Joaquim Barbosa considera que él fue pieza importante para el proceso.
 
“Es innegable que la presente acción penal jamás habría sido iniciada sin las declaraciones del acusado Roberto Jefferson. Al revelar un esquema de mesadas destinadas a la compra de votos de parlamentarios, se hizo posible desvendar un plan criminal instalado por titulares de importantes cargos públicos”, dice Barbosa.
 
Para el relator y hoy día presidente de la Corte Suprema, fue importante en la identificación del empresario Marcos Valério, “figura hasta entonces desconocida, cuyas agencias servían como canal de pago”.
 
Al anunciar el nombre del distribuidor del dinero, él también sacó a la luz la participación de un personaje importantísimo: el tesorero del partido (PT), Delubio Soares”, sostuvo Barbosa.
 
 
Lewandowsky -ministro de la Corte de abierto favoritismo por el condenado principal José Dirceu- fue el único en no acompañar la idea. “En todas las declaraciones, el acusado siempre sostuvo que los fondos provenían de recursos legítimos”, dijo.
 
“El mismo, frente al juicio, rechazó la idea de delación premiada. ¿Vamos a imponer la delación premiada?”, cuestionó.
 
Por haber denunciado el esquema, la pena de Jefferson por soborno fue de 4 años y 1 mes, a 2 años y 8 meses y 20 días de reclusión. Por el delito de lavado de dinero, la pena fue ajustada de 6 años y 11 meses a 4 años, 3 meses y 24 días. Él también fue condenado a pagar una multa de 287 días-multa.
 
El mensalão del PT
 
En 2007, el STF aceptó denuncia contra 40 sospechosos implicados en el supuesto esquema denunciado en 2005 por el entonces diputado federal Roberto Jefferson (PTB) y que quedó conocido como mensalão. Según él, parlamentarios de la base aliada recibían pagos periódicos para votar de acuerdo con los intereses del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva. Después del escándalo, el diputado federal José Dirceu dejó el cargo de jefe en la Casa Civil y volvió a la Cámara. Terminó siendo  revocado por os colegas y perdió el derecho de disputar cargos públicos hasta 2015.
 
En el informe de la denuncia, la Fiscalía General de la República señaló como operadores del núcleo central del sistema a José Dirceu, al ex diputado y ex presidente del PT José Genoino, al ex presidente del partido Delúbio Soares y al ex secretario general Silvio Pereira. Todos fueron denunciados por conspiración. Dirceu, Genoino y Delúbio además por soborno.
 
En 2008, Silvio Pereira firmó acuerdo con la Fiscalía General de la República para no ser procesado en la investigación sobre el caso. Con eso, él tendría que hacer 750 horas de servicio comunitario en hasta tres años y dejó de ser uno de los 40 acusados. José Janene, ex diputado del PP, murió en 2010 y también dejó de figurar en la denuncia.
 
El relator señaló que el núcleo publicitario del supuesto esquema estaba compuesto por el empresario Marcos Valério y sus socios (Ramon Cadoso, Cristiano Paz y Rogério Tolentino), además de las funcionarias de la agencia SMPEtB Simone Vasconcelos y Geiza Dias. Ellos respondieron por lo menos por tres delitos: conspiración, soborno y lavado de dinero.
 
La entonces presidente del Banco Rural, Kátia Rabello, y los directores José Roberto Salgado, Vinícius Samarane y Ayanna Tenório fueron denunciados por conspiración, gestión fraudulenta y lavado de dinero. El publicista Duda Mendonça y su socia Zilmar Fernandes, responden a acciones penales por lavado de dinero y evasión de divisas. El ex ministro de la Secretaría de Comunicación (Secom) Luiz Gushiken es procesado por desvío de fondos, soborno y lavado de dinero.
 
El ex presidente de la Cámara João Paulo Cunha (PT-SP) responde al proceso por desvío de fondos, soborno y lavado de dinero. La denuncia incluye además a parlamentarios del PP, PR (ex-PL), PTB y PMDB. Entre ellos el propio delator, Roberto Jefferson.
 
En julio de 2011 la Fiscalía General de la República, en los alegatos finales del proceso, pidió que el STF condenara a 36 de los 38 acusados restantes. Quedaron afuera el ex ministro de Comunicación Social Luiz Gushiken y el hermano del es tesorero del Partido Liberal (PL) Jacinto Lamas, Antônio Lamas, ambos por falta de pruebas.
 
La acción penal comenzó a ser juzgada el 2 de agosto de 2012. La primera decisión tomada por los ministros fue anular el proceso contra el ex empresario argentino Carlos Alberto Quaglia, acusado de utilizar la Corredora Natimar para lavar dinero del mensalão. Durante tres años, el Supremo notificó a los abogados equivocados de Quaglia y, por eso, el defensor público que representó al acusado pidió la nulidad por cercenamiento de defensa. Ahora, él va a responder en la Justicia de Santa Catarina, Estado donde vive. De ese modo, restarán 37 acusados en el juicio. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario