¿Y DÓNDE ESTÁN LAS JOYAS?

Moria Casán fue liberada pero buscan a Garbellano

Moria Casán pasó la noche del sábado 28/07 en un despacho de la Comisaría 17ª de Asunción del Paraguay, y prestó declaración el domingo 29/07. Tras la liberación de la vedette y la orden de detención de su mánager, Luciano Garbellano, las preguntas apuntan a lo mismo: el paradero –hoy desconocido– de las joyas con valor estimado en US$ 80.000.

 

Moria Casán se convirtió en una diva envuelta en apropiación ilegítima de joyas, detenida en el aeropuerto de Asunción del Paraguay, a minutos del despegue de su avión, y que pasó la madrugada lluviosa compartiendo con delincuentes una celda en la Comisaría de Mujeres.
 
La historia comenzó con el préstamo de unos colgantes brillantes con zafiros azules y un par de aros con brillantes –valuados en al menos US$ 80.000– por parte del propietario de Armando Joyas, Juan Armando Benítez.
 
El acuerdo consistía, según afirma Benítez, en un préstamo con fines publicitarios durante la presentación del Mega Fashion Show, teatro de revista de Casan realizado en la noche del viernes 27/07 en el Centro de Convenciones de la Conmebol, en Asunción. 
 
El acuerdo –también según Benítez– contó con un acta notarial firmado por la escribana Olga Insaurralde, con registro profesional N° 546, que incluía la devolución de las joyas terminada la función.
 
Fue el mismo Benítez el encargado de colocarle las gargantillas, según expresó.
 
Tras la única presentación de la obra –la 2da. función programada fue cancelada por la escasa venta de entradas, según la organización–, Juan Armando Benítez asegura que accedió al camarín de la artista y vio que ya no llevaba el costoso colgante. Intentó solicitarlo, al igual que a sus asistentes y al empresario y representante Luciano Garbellano, quienes habrían ignorado cualquier tipo de devolución.
 
Inmediatamente, la fiscal de Luque, Celeste Campos Ross abrió una investigación sobre un hecho punible contra la propiedad de las personas y libró una orden de captura. El oficio fue enviado a la Comandancia de la Policía alrededor de las 17:00 del sábado 28/07.
 
Antes de abordar un vuelo de la aerolínea Sol del Paraguay hacia la Argentina, Casan fue detenida y derivada en un vehículo particular a la comisaría 17ª Metropolitana de Mujeres, donde pasó la noche en una celda con 5 compañeras: una procesada por tráfico de drogas, otra detenida por proxenetismo, una mujer recluida por hurto agravado y una madre arrestada por maltrato de menores, además de una convicta que únicamente aguarda ser remitida a la cárcel del Buen Pastor.
 
En tanto, según los representantes convencionales de la vedette –Casán está representada por los abogados Víctor Gulino, Jorge Ojeda y Ramón Servín–, ella habría descendido del avión por voluntad propia.
 
La fiscal Celeste Campos subrayó al diario ABC Color que la detenida se encontraba con orden de detención y no se movilizó por voluntad propia alguna.
 
“No me gustan las joyas, no soy Isabel la Católica, me gusta la inteligencia, el sentido del humor, la nobleza, la lealtad...”, afirmó Casan desde su cuenta oficial de Twitter.
 
“Las joyas son para adornar cuellos sin gracia! mis joyas son mi escote, mis dos lolas y mi cerebro!!! (…). Quiero desdramatizar y relativizar un hecho Ínfimo y absolutamente menor con tufillo a truchada armada! ME IMPRESIONA MI FAMA!!! (…). No sientan vergüenza porque alguien hizo algo que creyó que me perjudica! (…)” (sic), escribió, entre otras frases.
 
Ella agradeció al Paraguay “por el amor recibido”; al cónsul argentino Claudio Di Gregori, y a sus abogados paraguayos.
 
También hizo públicas 2 fotografías donde se la observaba con familiares y abogados de la modelo paraguaya Larissa Riquelme, asegurando que se no se encontraba incomunicada, que tenía su celular y tuiteaba desde su notebook.
 
Agentes policiales de la Comisaría 17ª confirmaron que en la noche del sábado y madrugada del domingo Moria recibió una serie de visitas –sobre todo de familiares de Riquelme– y que el lugar no tenía conexión a Internet vía Wi-Fi.
 
Mientras el dueño de las joyas alegaba, a través del abogado Carlos Rodríguez que Casán firmó un acuerdo ante escribana para que regresara los bienes tras utilizarlos en su show, el defensor de la vedette, Jorge Ojeda, aseguró que dicha escritura no fue firmada por su cliente.
 
La escribana Olga Insaurralde presentó ante la fiscala Celeste Campos el acta de constatación que realizó el joyero Armando Benítez al prestar la alhaja a la vedette argentina Moria Casán. La profesional explicó que aunque la vedette argentina no firmó el acuerdo de entrega y devolución de la joya, el documento tiene válidez para los efectos de la investigación.
 
El abogado de la empresa Armando Joyas, por su parte, estimó que Casán podría ignorar dónde estaba la joya, pero que ella sabría quién la tendría.
 
Tras la declaración indagatoria ante la Fiscalía de Luque, el Ministerio Público determinó la libertad de la vedette.
 
En su declaración, Casan dijo que le ofrecieron US$ 1.000 para utilizar las joyas durante el evento pero que no le habían pagado ese dinero.
[ pagebreak ]
 
“Quiero manifestar que yo no soy de lucir joyas en mis show ya que interactúo con el público y para evitar inconvenientes evito utilizarlas, pero iba a acceder a este pedido ya que me ofrecieron la suma de US$ 1.000, aclarando que no accedí a esa suma de dinero”, señaló Casán en su declaración.
 
Incluso puso en duda el valor de las joyas: “En ocasiones que he actuado utilizando joyas en show de joyerías serias, la forma de manejo de estas joyerías es que contratan guardias propios de su confianza para custodiar las joyas, ni siquiera te dejan entrar en camerinos, razón por la cual dudo que las joyas utilizadas en este show sean de este valor (más de US$ 80.000) ya que los mismos propietarios no tomaron la debida precaución y además, para mí eran bijoutería falsa y sin valor ya que me produjo alergia en el escote”.
 
Asimismo, sus defensores comentaron que el dueño de la joyería posee antecedentes penales.
 
Luego de la liberación de Casán, la fiscal Campos Ross ordenó la detención del productor y mánager de la artista argentina, Luciano Garbellano –también con antecedentes– y de su asistente Aldo Alexis Sotto, alias Galo, quienes estaban presentes en el camerino al momento de sacarse las joyas.
 
La vedette argentina declaró también que al momento de finalizar el evento se sacó la costosa gargantilla con ayuda de su asistente –quien fue el responsable de guardar la joya–, y la dejó en una caja.
 
A su vez, se manifestó que en el lugar había un circuito cerrado de televisión que será solicitado por la agente fiscal para su verificación.
 
Pero las costosas joyas valuadas en US$ 80.000 siguen con paradero desconocido.
 
Actualmente Garbellano reside en Asunción.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario