PROBLEMAS ELÉCTRICOS

Cuando Cammesa se hunda, pregunten por Axel (o Paula)

¿Por qué hay el sector eléctrico tiene que llegar al borde de la bancarrota para que el Ejecutivo Nacional decida alguna forma de intervención? (que, de todos modos, no resuelve los problemas de fondo sino que apenas son parches). Resulta insólito que el gobierno "nacional y popular" haya apostado por una infraestructura eléctrica menos competitiva que la recibió en 2003.

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Recién ante el riesgo cierto de colapso financiero de Cammesa por falta de pago de las distribuidoras de energía eléctrica, el Ejecutivo Nacional decidió ensayar alguna reacción pero no podrá evitar que, la falta de inversión, haya deteriorado notablemente el parque eléctrico que, en el segmento de distribución, tiene una estructura de menor productividad y más baja eficiencia que la que Néstor Kirchner recibió en 2003.
 
Años de atraso en los niveles de tarifas a precios constantes (situación que permanece), incertidumbre macroeconómica (que impiden las inversiones directas equivalentes a las necesidades) y 'mala leche' (a veces contra Edesur, por ser de capital extranjero; a veces contra Edenor, porque Marcelo Mindlin ya no es un amigo K; a veces contra Edelap, porque es parte de la disputa con Daniel Scioli), han convertido al sistema eléctrico argentino en un desastre financiera, con consecuencias en la distribución.
 
De pronto, la prensa K tipo Mariana Prado en el diario BAE, festeja:
 
"Jaqueadas por una crítica situación financiera, las distribuidoras de energía eléctrica salieron a pedir el auxilio de las generadoras, sus principales acreedoras. El acuerdo se alcanzó el miércoles de la semana pasada en la última reunión de la Asociación de Generadoras de Energía Eléctrica de la Argentina (Ageera) y se haría efectivo hoy. Los fondos serían aportados por el Banco Nación, donde La Cámpora tiene dos directores, y se concretaría a través de Cammesa, la empresa administradora del mercado energético, donde desde ayer la agrupación sumó a Paula Español."
 
¿Qué quiere decir eso? ¿Que La Cámpora recuperó el sistema eléctrico? Si la bolsa de trabajo K no cuenta con especialistas en nada, y menos en financiación de empresas proveedores de servicios públicos. ¿Que Paula Español conoce algo? La endeble sustituta que el sector le encontró a Iván Heyn, solo quiere salir un poco de la rígida disciplina que le imponen a diario Guillermo Moreno y Beatriz Paglieri, que la han convertido a la joven Paula en una cadeta de lujo.
 
Lo concreto es que las eléctricas de Córdoba, Santa y Corrientes, entre otras, habían dejado de pagar a Cammesa, y si Edenor y Edesur las imitaban, el organismo quebraba, arrastrando a las generadoras, que son las que le cobran a Cammesa: la deuda acumulada por 13 distribuidoras supera los $400 millones, sobre un total de facturación de Cammesa de $800 millones mensuales. Un desastre cómo funciona el sistema por el empeño kirchnerista en no mantener la estructura tarifaria como barrera antiinflacionaria, a lo que ahora se le suma las dificultades para pagar la energía que se importa.
 
 
"El Gobierno avanza en la reestructuración del sistema de energía eléctrica y evalúa la posibilidad de financiar a las distribuidoras, que pidieron “aire” a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) por unos $ 400 millones. La decisión, que tiene uno de los apoyos en el Ministerio de Economía, comenzó a ejecutarse hace dos meses cuando los directores del Estado en las empresas energéticas conformaron un equipo que reporta al Ministerio de Economía. Ahora la administración central formalizó el nombramiento de Paula Español como directora de Administración y Finanzas, un cargo que no existía y se creó a su medida. (...)".
 
La idea de Paula salvadora de la energía eléctrica argentina es tan ridícula como “la YPF Energía Eléctrica” que promocionan. Luego de años de padecer la impotencia de Daniel Cameron y la incompetencia de Roberto Baratta/Julio De Vido, resulta que el futuro no es mejor porque Axel Kicillof y su gente, que ahora mandan en el área, no saben cómo destrabar la situación de arrastre, y entonces se aferran al molde establecido.
 
El Frente para la Victoria ha destruido el sistema de distribución de la energía eléctrica y ahora no sabe cómo explicar el desastre, y decide incrementar el subsidio a las empresas cuando, por cuestiones fiscales, debería trabajar en eliminar toda intermediación entre los consumidores y los prestadores del servicio.
 
Que la joven Español haya desembarcado en el sector, que pierde dinero, preguntándose por cuánto dinero ganan los holdings (o sea porqué Costanera no subsidia a Edesur) es tan desastrozo como ignorar que la infraestructura de Edesur (por mencionar el ejemplo brindada por el tal Waisberg) está atada con alambre porque la incertidumbre prevalece hace tiempo (la más reciente se refiere a la naturaleza de la ofensiva sindical de Luz y Fuerza, ahora aliado de Cristina Fernández de Kirchner).

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario