TRAICIONES CRUZADAS

¿Recompensa por buchonear a Bin Laden?: Una cárcel pakistaní

El médico Shakil Afridi participó en una falsa campaña de vacunación contra la polio como tapadera para que la CIA pudiese localizar el paradero del ex líder de Al Qaeda con los US$ 50 millones que ofrecía Washington como recompensa en la cabeza. Pero no embolsó ni un peso y lo condenaron a 33 años de prisión (y sólo porque la ley no permitía una condena a muerte).

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Pakistán vuelve a tensar la cuerda con USA tras condenar a 33 años de cárcel al médico Shakil Afridi, que participó en una falsa campaña de vacunación contra la polio que no era sino una tapadera para que la CIA pudiera localizar el paradero del ex líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, constatando así su ADN. 
 
Tan solo días después de la operación de Abbottabad, comenzó el calvario del informante cuando este fue capturado en la frontera al intentar escapar del país y pasó a custodia de los Servicios Secretos paquistaníes (ISI), que lo tuvieron retenido durante más de 1 año. Hace unos meses fue acusado de “traición a la patria” por la comisión gubernamental encargada de investigar el caso Bin Laden -hay que recordar que las tropas estadounidense se inmiscuyeron en territorio pakistaní sin autorización de su gobierno-,  y ayer (23/05) un tribunal de Peshawar, capital de la conflictiva provincia norteña de Khiber-Pashtunja, lo sentenció a la pena máxima y una multa de 320.000 rupias (unos US$ 3.200). En todo caso la saco barata: si hubiese sido juzgado por los tribunales nacionales, casi de manera segura hubiese sido condenado a muerte. 
 
La Comisión judicial que investiga las circunstancias que llevaron a la muerte de Bin Laden en una operación espacial en la septentrional ciudad de Abbottabad, en mayo de 2011, había recomendado la pena de muerte a Afridi por alta traición.
 
Si el médico, no paga la fianza deberán pasar otros 3 años y medio recluido en la prisión de la norteña ciudad paquistaní de Peshawar, donde fue traslado tras ser declarado culpable, para cumplir con su condena.
 
Además de los 33 años de prisión y la multa, la Corte tribal también ordenó la confiscación de todos los bienes de Afridi y la cancelación de sus cuentas bancarias en el país.
 
Se lo acusa de recabar información para la CIA a espaldas de Pakistán y, según las leyes del país, “cualquiera que sea encontrado culpable de espionaje debe afrontar la ley de Pakistán”, según asegura el abogado del Tribunal Supremo Liaqat Banuri. “La traición debe de ser probada en la corte suprema”, insiste el abogado paquistaní que desacredita la autoridad de la comisión de Abbottabad para “inmiscuirse en los asuntos de las agencias de Inteligencia”. 
 
El doctor Afridi es n nuevo episodio conflictivo en las ya bastante deterioras relaciones entre Washington e Islamabad y su sentencia llega en un momento delicado, en medio de las negociaciones para que Pakistán reabra sus pasos fronterizos, vitales para el envío de suministros a las tropas de la OTAN en Afganistán y un eventual ataque a Irán. 
[ pagebreak ]
 
Por su parte, Washington a solicitado en varias ocasiones la libertad de Afridi. Incluso se barajó, a petición de varios congresistas, la opción de concederle la nacionalidad norteamericana y otorgarle la medalla de oro del Congreso de USA, porque “todos los estadounidenses le debemos nuestra gratitud más sincera por ayudar a la ejecución del terrorista que asesinó a miles de estadounidenses inocentes”, en palabras del congresista Dana Rohrabacher. Razonablemente, Afridi está pensando más en el dinero que servía de agradecimiento que el agradecimiento a viva vocce.
 
El pasado enero, el secretario de Defensa de USA, Leon Panetta, reconoció que el médico condenado este miércoles tuvo un papel fundamental para localizar a Bin Laden y afirmó que ayudó a conseguir "información de inteligencia muy útil" para la captura del integrista saudí. Dos días después de esas declaraciones, la comisión paquistaní que investiga la muerte de Bin Laden pidió que el médico fuera juzgado por alta traición.
 
Cabe recordar que USA ofrecía una recompensa -que pasó de US$ 5 millones a US$ 25 millones en noviembre del 2001- por cualquier información que conduzca a la captura vivo o muerto de Bin Laden. En el 2007, esta se dobló a los US$ 50 millones. Y apesar de los esfuerzos y riesgo asumido por 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario