Leído

HIGIENE FEMENINA

Sofía Gala repudió a las "copitas" (menstruales)

Mie, 25/09/2019 - 7:14pm
Enviado en:
Por Urgente24

La hija de Moria Casán hizo un descargo contra este producto de higiene femenina que es furor en Argentina y suscitó el debate en las redes. La "copita" atrae por su precio, su durabilidad y por ser eco-friendly, pero ¿está hecha para todas las mujeres?

Contenido

Desde el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, Sofía Gala realizó una catarsis en Instagram contra la utilización de la copa menstrual. En lenguaje inclusivo, la hija de Moria Casán mostró su indignación por la mala experiencia que tuvo con este producto de higiene femenina.

"Acabo de intentar ponerme una copa menstrual y quiero decir que odio a todes les que me la recomendaron. Ahora no solo estoy manchada con mis litros y litros de sangre sino que también estoy frustrada y enojada. Hippies horrendos (encima me salió un huevo) la vendo", escribió. 

La copa menstrual es tendencia entre las mujeres argentinas desde hace algunos pocos años y son varios los motivos por los cuales por sobre los tampones o toallitas.

La "copita" es un recipiente de silicona que es introducida en la vagina durante el ciclo. No absorbe el sangrado, sino que lo almacena en su interior y luego de 8 a 12 horas (dependiendo el sangrado) se retira, se vacía, se lava y se vuelve a colocar. Al finalizar el ciclo, se esteriliza y se guarda. 

Cada vez son más las mujeres que eligen este producto, que está presente entre las charlas de amigas quienes se lo recomiendan como la gran alternativa cómoda y económica. Los beneficios son muchos, entre los que se destacan su durabilidad (entre 5 y 10 años), evita irritaciones, infecciones y alergias, mantiene el pH de la vagina, es vegana y amigable con el medio ambiente ya que no genera basura sanitaria. 

Aunque muchas recién descubran a "la copita", esta apareció por primera vez a mediados del siglo XX, en Estados Unidos. Leona Chalmers la creó y patentó en 1937 y era fabricada con caucho en esa época. Este producto fue evolucionando con el correr de los años, fue realizado con látex a mediados de los '60 y en los '00 llegaron las primeras de silicona. 

A pesar de que la copa es un éxito entre las mujeres, a otras no les resulta cómoda, como es el caso de Sofía Gala. Puede que se necesiten varios intentos hasta que se lo tome confianza, como también elegir el tamaño adecuado y la marca que más se ajuste al organismo de cada una. 

Una de las desventajas es que se necesita una instalación sanitaria segura cuando hay que extraer este dispositivo de la vagina para vaciarlo, enjuagarlo y colocarlo. Pero según un estudio publicado por Literat, "desde el punto de vista ginecológico, en la medida en que la usuaria mantenga las condiciones de higiene al manipular este dispositivo, no existiría una contraindicación a su uso". 

En Argentina, se las puede comprar en farmacias o en e-shops y su precio ronda entre los $800 y los $1200.