RADIOTERAPIA DE ALTA PRECISIÓN

Cáncer de próstata: nueva terapia reduce casi un 40% las muertes

Los resultados de la investigación con más de 800 pacientes, entre tratados y grupo de control, fueron excelentes. Hasta el momento no hay una cura definitiva disponible para la enfermedad. La necesidad de tratamientos es imperiosa para el segundo tumor más común en varones a nivel mundial y el primero en Argentina.

Se trata del segundo tumor más común en varones a nivel mundial y el primero en Argentina. El año pasado, se diagnosticaron 11.686 nuevos casos. 

Si bien en el país ocupa el tercer puesto en cuanto a la mortalidad por cáncer, su evolución suele ser lenta y en etapas tempranas tiene un buen pronóstico. 

El nuevo tratamiento se basa en una molécula radiactiva que ataca una proteína encontrada en la superficie de las células cancerosas. El estudio siguió a 831 pacientes con enfermedad avanzada en 10 países durante un período medio de 20 meses. 

 

Lutetium-177-PSMA-617 

El tratamiento en investigación, llamado Lutetium-177-PSMA-617, combina un compuesto que se dirige a una proteína en la superficie de las células del cáncer de próstata, llamada antígeno prostático específico de membrana (PSMA) con una partícula radiactiva que ataca las células. 

La PSMA se encuentra casi exclusivamente en las células de este tipo de cáncer, por lo que el tratamiento causa menos daño al tejido circundante. Esta proteína aparece en más del 80% de los casos de la enfermedad.  

Los participantes fueron asignados al azar para recibir radioterapia de precisión cada seis semanas junto con el tratamiento estándar, o para continuar con la atención estándar sola. 

Después de un período medio de 20,9 meses, los pacientes que recibieron el tratamiento experimental sobrevivieron una media de 15,3 meses. En contraste, los que solo recibieron atención estándar sobrevivieron 11,3 meses. Es decir que hubo una reducción del 38%. 

Según aclara The New York Times, el estudio tuvo algunas limitaciones. Aunque fue un ensayo aleatorizado, no pudo ser doble ciego (en el que ningún participante sabe si pertenece a grupo tratado o de control) dado que, al tratarse de un tratamiento radiactivo, era evidente a qué grupo pertenecían los sujetos.

Eso causó algunos problemas desde el principio, ya que los pacientes que estaban decepcionados con su asignación se retiraron del ensayo. 

Karen Knudsen, presidenta y directora ejecutiva de la Sociedad Estadounidense del Cáncer dijo a NYT que los hallazgos son "algo nuevo: está conduciendo la radiación directamente al cáncer en sí [...] Es una estrategia mucho más sofisticada para atacar el tumor ".

Debido a que actualmente no existe una cura, el nuevo descubrimiento brinda una esperanza y abre nuevas puertas para explorar terapias para otros cánceres. 

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario