OMNI navegar > datos > usuarios

BÚSQUEDAS PRIVADAS

Navegar en modo incógnito no es navegar en modo privado

Aunque las plataformas ofrecen navegar en modo incógnito para realizar búsquedas esta función no garantiza, en absoluto, el anonimato.

Casi todos, alguna vez, recurrimos a navegar en "modo incógnito” para resguardar nuestra privacidad y de paso no dejar datos en Internet, sin embargo, muy pocos usuarios saben que recorrer la red sin dejar marcas es prácticamente imposible con los buscadores tradicionales.

Pese a que los navegadores posibilitan al usuario la opción de realizar búsquedas en una sesión privada, esta función no garantiza en absoluto el anonimato.

En rigor usar el "modo incógnito" le da al usuario la tranquilidad de que no será fácil para quienes comparten computadoras rastrear el historial de navegación pero no enmascara su identidad o actividad online.

Así las cosas la opción elegida se debería llamar “modo Alzheimer” ya que continúa recopilando información y “espiando” ya que cada vez que ingresa le da un nuevo identificador. Es decir, una nueva cookie.

De esa manera estar en incógnito en teoría no guarda datos de los usuarios ya que cada vez que ingresa lo realiza bajo un nuevo ID.

Lo cierto es que la actividad del usuario es rastreada en todo momento. De hecho, cualquier científico de datos podría cruzar varios IDs e identificar fácilmente cuáles son de una misma persona.

0-desktop.jpg
navegar en modo incógnito para realizar búsquedas esta función no garantiza, en absoluto, el anonimato.

navegar en modo incógnito para realizar búsquedas esta función no garantiza, en absoluto, el anonimato.

Qué pasa en realidad

Para explicar la cuestión Rodrigo Irarrazaval, CEO y cofundador de Wibson da un ejemplo gráfico, "imaginemos que el usuario utiliza solamente el modo incógnito cada vez que navega. Eso significa que cada vez que ingresa el navegador le setea un identificador nuevo. Sin embargo sus costumbres son las mismas: sigue leyendo los portales de noticias por las mañanas, luego visita el sitio de su empresa, luego Linkedin".

"De esa manera, aunque cada vez que navega incógnito le setean nuevos IDs, con algunos sencillos cruce de datos y análisis de Big Data se puede predecir qué IDs corresponden a la de la misma persona", relata el ejecutivo.

Entonces "la denominación de modo incógnito es confusa y atenta contra la privacidad de los usuarios ya que aparenta una cosa que no lo es. Por eso, repetimos, es más adecuado hablar de modo Alzheimer", completa

Irarrazabal da un ejemplo

En marzo de este año, una jueza en USA aprobó una demanda colectiva contra Google por US$5 mil millones por rastrear a usuarios de Chrome en modo incógnito.

Los usuarios alegaron que Google tiene un "negocio de seguimiento de datos generalizado" y su continuidad persiste incluso si los usuarios toman medidas para proteger su información privada, como usar el modo incógnito en Chrome o la navegación privada en Safari y otros navegadores.

La jueza Lucy Koh escribió en su fallo que la compañía "no notificó a los usuarios que Google participa en la supuesta recopilación de datos mientras el usuario está en modo de navegación privada".

Se trata, en definitiva, de un cambio de paradigma en el cual la discusión en torno a los datos está siendo puesta cada vez más del lado del usuario. Incluso cuando se utiliza en modo incógnito.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario