TENDENCIAS

POLÉMICA

Tiene 8, es YouTuber desde los 3, gana US$ 26 millones: ¿Éxito rotundo o explotación infantil?

Casi todos los medios del mundo festejan el caso de Ryan, un niño de 8 años que es YouTuber desde los 3. El canal lo abrieron sus padres. Hoy gana US$ 26 millones, según Forbes. 2 puestos más abajo en el listado de la revista, se encuentra Anastasi Radzinskaya, una niña de 5 años, quien ganó US$ 18 millones. Nuevas tecnologías hacen resurgir polémicas que se creían superadas. El delicado fenómeno de los niños youtubers: ¿Puede ser considerado explotación infantil?

Un niño de 8 años llamado Ryan Kaji se ha convertido en una estrella de YouTube de tal éxito que la revista Forbes lo colocó por 2º año consecutivo en la cima de clasificación de youtubers que más dinero ganan.

Según el artículo publicado el 18/12, Kaji ganó US$ 26 millones en 2018. Ryan Kaji es realmente el nombre artístico de Ryan Guan. Su canal, "Ryan's World", fue lanzado por sus padres en 2015, cuando el niño tenía 3 años. Originalmente se llamaba "Ryan ToysReview" ("Reseña de juguetes de Ryan") y consistía de videos del niño abriendo regalos y probando nuevos juguetes.

"El canal del niño tuvo que cambiar su nombre después de las quejas de una asociación de consumidores, Truth in Advertising. El organismo denunciaba que en los videos de Ryan no se indicaba si estaban pagados por marcas para promocionar sus productos", explica Deutsche Welle. Paralelamente al cambio de nombre, el canal también cambió de orientación: comenzó a ofrecer videos pedagógicos y educativos.

En la clasificación de Forbes, Kaji está por delante del canal Dude Perfect, un grupo de tejanos que hacen hazañas improbables. En tercer lugar está Anastasi Radzinskaya, una niña  de 5 años, quien ganó US$ 18 millones.

El fenómeno de los niños youtubers es cuestionado por algunos que piensan que roza con la explotación infantil.

La Organización Internacional del Trabajo define el trabajo infantil como todo trabajo que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico o que interfiera con su escolarización.

"Juguetes gratis, patrocinios de marcas y millones de seguidores. El fenómeno de los niños youtubers puede ser un lucrativo negocio familiar (...). Psicólogos, pedagogos y abogados analizan en el libro Mi vida por un 'like', del periodista David Ruipérez, la cara B de este fenómeno que atrapa a millones de niños que disfrutan con los vídeos", escribió Juan Luis Recio en el portal, Periodista Digital. "Lo que empieza como un juego para el niño puede suponer un estrés añadido y una presión insostenible cuando se 'profesionaliza' esta actividad. Los padres y otros familiares, así como agencias especializadas, están detrás del canal, de la edición de los vídeos y de la difusión en las redes sociales. Aseguran que se trata sólo de un pasatiempo y que el niño o niña disfruta con lo que hace, pero la realidad es que se requiere mucho tiempo y esfuerzo para grabar vídeos de calidad, además de las cuestiones éticas y jurídicas sobre la explotación de la propia imagen del menor."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Te puede interesar

    Dejá tu comentario