Leído

VIOLENCIA EXTREMA Y ¿TORTURAS?

Casa del terror ofrece 20 mil dólares como recompensa a quien pueda cruzarla

Jue, 24/10/2019 - 7:10pm
Enviado en:
Por Urgente24

Ubicada en Tennessee, Estados Unidos, la mansión McKamey Manor está considerada por sus detractores como un sitio de tortura en el que la persona se somete por su propia voluntad a violencia física y psicológica de todo tipo. La experiencia puede durar hasta 10 horas y para el o la que supere todo el recorrido, se llevará un premio de US$20.000, aunque nadie ha podido. Algunos participantes tuvieron que salir directo hacia el hospital, tras las golpizas recibidas.

Una experiencia escalofriante en la casa del terror McKamey Manor.
terror.jpg
Contenido

Es normal que al pensar en una "casa del terror", uno imagine una mansión embrujada, rodeada de fantasmas, zombies y niebla profunda. Pero nada de esto tiene la mansión McKamey Manor. 

Ubicada en la ciudad de Summertown, Tennessee, Estados Unidos, es la casa más escalofriante del mundo. Tanto es así que hay un desafío: al que logre cruzarla por completo con los ojos tapados se llevará US$20.000 como recompensa. Hasta ahora, nadie ha podido. 

Los valientes que acudieron dijeron de haberse sumergido en una pileta de barro con caimanes, nadar en un tanque con anguilas, tomar drogas, comer bichos, encerrarse en un ataúd, recibir escupitajos, llenarse de tarántulas, meterse en un congelador ensangrentado y golpes físicos de otras personas, entre otras experiencias de terror. Además, todo es filmado por el dueño y muchos de esos videos se pueden ver en su cuenta de YouTube. 

Muchas personas la califican como una casa de tortura, en el que el participante entra por su propia cuenta. También se debe pagar una entrada, que es una bolsa de comida de perro para los animales del dueño. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

We make all sizes fits all not like having a full freezer here at #mackameymanor #extremehaunting

Una publicación compartida por Mckamey Manor (@mckameymanor) el

Hay que cumplir con ciertos requisitos para participar de esta aterradora experiencia, Primero, ser mayor de 21 años (o de 18 a 20 con autorización de los padres), realizar una prueba física que indique que la persona está en buenas condiciones de salud (físicas y psíquicas), ser evaluado por los empleados de la mansión, tener seguro médico, firmar un contrato de 40 páginas y no haber consumido drogas o alcohol para el evento.

La lista de espera para participar supera las 24.000 personas. 

Antes de entrar, se debe establecer una palabra segura, que, si se desea terminar con la experiencia, el participante la dice y se dará por finalizada la sesión. 

La Casa del Terror

"McKamey Manor no es la casa embrujada estándar. Esta es una con participación de la audiencia en la que tú experimentarás tu propia película de terror. Esto es una ruda, intensa y verdaderamente escalofriante experiencia", dice en la web del lugar, y aclara que puede durar hasta unas 10 horas. "Cada invitado será mental y físicamente desafiado hasta que toque fondo". 

También indica que no los participantes no deben llevar ropa cara y que los objetos de valor queden en sus casas, debido a que pueden mojarse.

Casa del Terror 2

"Esta puede ser una experiencia agresiva y nuestros actores estarán en contacto contigo permanentemente. No puedes por ningún motivo devolverles ese contacto. Si alguien se vuelve molesto empujando o corriendo, quedarán descalificados", advierten. 

El creador, Russ McKamey expresó: "Puedo ponerte en una piscina de gatitos con un par de centímetros de agua y decirte que hay un gran tiburón blanco allí, y pensarás que hay un tiburón allí". Además, reveló que muchos aspirantes llamaron a la Policía para denunciarlo: "Cuando tienes ese tipo de poder sobre las personas sabes que acudirán a las autoridades", indicó, por lo que graba todas las experiencias, para demostrar que la realidad es diferente a lo que se dice. "Las imágenes me han salvado mil veces", agregó. 

De todas formas, tiene sus detractores. Una participante llamada Laura Hertz Brotherton afirmó que durante su experiencia dijo varias veces la palabra segura durante algunos minutos, pero los empleados seguían torturándola. Tras salir, fue al hospital por sus lastimaduras.