MUNDO Uruguay > Mercosur > AEC

59° CUMBRE DEL BLOQUE

Uruguay se rebeló y tensa al máximo la unidad del Mercosur

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, se negó a firmar el comunicado conjunto del Mercosur porque no se cumplía con los "intereses" de todos los países. 

Este viernes (17/12) culminó la 59° Cumbre del Mercosur en medio de un clima de tensiones que se mantuvieron a lo largo de todo el año. El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, se negó a firmar el comunicado conjunto del bloque porque no se cumplía con los "intereses" de todos los países.

En los discursos del uruguayo y de los mandatarios de Argentina, Alberto Fernández; Brasil, Jair Bolsonaro, y Paraguay, Mario Abdo Benítez, predominaron los llamados a la unidad, pero ya en los hechos volvieron a evidenciarse las diferencias.

Los presidentes disertaron de manera virtual y aprovecharon la ocasión para despedir a Sebastián Piñera, el presidente de Chile que participó en su última reunión del Mercosur, ya que el domingo (19/12) se realizará la segunda vuelta de las elecciones que definirán quién será su sucesor.

Como suele ocurrir al finalizar las cumbres de mandatarios del Mercosur, que marcan el final de la presidencia pro témpore de uno de los socios (en este caso Brasil, que pasó el mando a Paraguay), se emite un comunicado en el que se repasa lo hecho en el período anterior.

https://twitter.com/mercosur/status/1471851010733883399

En este caso, Uruguay quedó por fuera del consenso del bloque, ya que los demás países firmaron una declaración conjunta donde exponen su acuerdo para rebajar el arancel externo común (AEC) -que grava los bienes importados al Mercosur- medida que el gobierno de Lacalle Pou no acompañó porque prioriza la flexibilización del bloque, aspecto no mencionado de forma directa en el mensaje.

"Los gobiernos de Argentina, Brasil y Paraguay reiteran su compromiso con el Mercosur y manifiestan su intención de seguir trabajando, con espíritu constructivo y entendimiento, a favor del fortalecimiento del proceso de integración", indica el comunicado. Se destaca el "30 aniversario del Tratado de Asunción, cuya implementación trajo beneficios tangibles e intangibles a la región, que se ha vuelto más estable, cooperativa, integrada y próspera".

En las dos reuniones pasadas, Bolsonaro, Abdo Benítez y Lacalle Pou exigieron que el Mercosur modifique sus normas para que cada país pueda negociar de manera individual acuerdos comerciales con otros países o bloques comerciales, a lo que Fernández se niega por considerar que pone en riesgo la integración regional y el sentido mismo de la existencia del bloque.

El presidente argentino también se resistía a la reducción del AEC, aunque en los últimos meses logró un acercamiento con Bolsonaro que ayudó a paliar la confrontación.

La crisis llegó a su punto máximo en marzo pasado, cuando Lacalle Pou aprovechó el festejo de los 30 años del Mercosur para calificar como "un lastre" las restricciones a firmar acuerdos comerciales individuales con otros países y Fernández lo invitó a que, si no estaba conforme, tomara "otro barco", es decir, a dejar el bloque comercial, lo que el uruguayo validó como posibilidad.

En julio, la relación no había mejorado. Por el contrario, Lacalle Pou llegó a una nueva cumbre con el anuncio de que, a pesar de que el Mercosur lo impide, iniciaría la búsqueda de nuevos acuerdos comerciales por su cuenta. Bolsonaro lo apoyó, pero Fernández recordó entonces que este tipo de decisiones debían votarse de manera unánime.

Un mes más tarde, el mandatario uruguayo y su homólogo argentino se reunieron en Buenos Aires para tratar de superar un conflicto institucional que evidenció el peso de las diferencias ideológicas entre ambos. El diálogo fue fructífero, pero este viernes volvieron las tensiones.

La rebaja del 10% del AEC ya estaba virtualmente consensuada pero, a pesar de que la apoya, Uruguay les planteó a Argentina, Brasil y Paraguay que sólo la acepta si además se altera la cláusula que impide a los miembros del bloque negociar acuerdos comerciales con otros países o bloques en forma individual.

Los tres países marcan como algo clave "revisar" el AEC "para el fortalecimiento de la Unión Aduanera del Mercosur, y se comprometieron a alcanzar un acuerdo cuatripartito en beneficio de la productividad y competitividad de las economías de los Estados Parte en la próxima presidencia pro témpore". Un claro guiño a Uruguay a pesar de todo.

Es decir, que Paraguay como nuevo presidente del bloque asuma la responsabilidad de negociar para que Uruguay apoye la rebaja del AEC y se pueda aprobar la medida, que requiere consenso. Fue el mismo Abdo Benítez quien advirtió que la reducción del arancel externo común será la prioridad de su liderazgo semestral al frente del bloque, pero a través de la preservación de una política comercial común.

https://twitter.com/PresidenciaPy/status/1471864388382568454

"El Mercosur ha multiplicado más de 12 veces el comercio entre sus socios en 30 años, aun en pandemia representó el 64 % de exportaciones de Paraguay y el 35 % de nuestro intercambio global", destacó.

En lugar de la flexibilización que promovió Uruguay y ahora ratificó como tema prioritario, los demás socios plantean "comprometerse a continuar la modernización del Mercosur mediante el fortalecimiento del libre comercio y la convergencia y armonización regulatoria dentro del bloque; aumentar la competitividad y la integración con la economía regional e internacional; la generación de resultados concretos para la ciudadanía, en una agenda no limitada a temas comerciales; y la continuación del proceso de reforma institucional del bloque, para optimizar su estructura y funcionamiento".

Por su parte, Lacalle Pou, desdibujando la posibilidad de que su país abandone el bloque, sostuvo:

Nuestro país no veía en este proceso de modernización la totalidad de sus intereses satisfechos, tenemos vocación de pertenecer al Mercosur, pero así como tenemos que hablar de prosperidad y libertad, y esa prosperidad obviamente genera ciertas tensiones entre los intereses nacionales, también debemos llegar a un punto intermedio (...) somos optimistas, el mundo necesita nuestros productos y la inteligencia de nuestros compatriotas, y nosotros como uruguayos y como Mercosur seguimos apostando firmemente Nuestro país no veía en este proceso de modernización la totalidad de sus intereses satisfechos, tenemos vocación de pertenecer al Mercosur, pero así como tenemos que hablar de prosperidad y libertad, y esa prosperidad obviamente genera ciertas tensiones entre los intereses nacionales, también debemos llegar a un punto intermedio (...) somos optimistas, el mundo necesita nuestros productos y la inteligencia de nuestros compatriotas, y nosotros como uruguayos y como Mercosur seguimos apostando firmemente

Bolsonaro expresó su decepción por la falta de acuerdo en torno a los aranceles, que en su opinión es una medida que "beneficiará a todos" los "sectores productivos" del bloque.

El mandatario argentino se manifestó en el mismo sentido e instó a no "dejar pasar el tiempo, porque la oportunidad de hacer una revisión exitosa" de los aranceles "no debería desperdiciarse".

"Esto es lo que nos exige una visión comercial integrada y con capacidad de coordinación para atender los intereses nacionales (...) somos una zona de paz y democracia, tener signos políticos distintos no impide mejorar la infraestructura común, ni pensar en un futuro más justo y moderno. Contra todos los pronósticos pesimistas, el Mercosur es resultado de la mejor política", señaló.

https://twitter.com/alferdezprensa/status/1471866966898008072

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario