Leído

MEGAENSAYO

Vacunas: Moderna en fase 3, la de Oxford podría costar 2 euros en 2021

Lun, 27/07/2020 - 1:55pm
Enviado en:
Por Urgente24

El antídoto de Moderna está siendo inyectado en 30.000 personas alrededor de Estados Unidos tras haber otorgado resultados prometedores en los ensayos de fase 1 y 2. En enfoque de ese vacuna está en mensajero ARN. La de Oxford, en cambio, está basada en un adenovirus de chimpancés. Desde la farmacéutica italiana que colabora con los británicos aseguran que a comienzos de 2021 podría estar lista y disponible a un precio de "2 o 3 euros".

El último resultado fue positivo en los pacientes.
Contenido

Es una buena jornada en la espera a la vacuna al COVID-19.

En Estados Unidos, el laboratorio Moderna en colaboración con lo Institutos Nacionales de Salud, inician el ensayo de fase 3 de su vacuna. Tras haber obtenido resultados prometedores en pruebas anteriores, 30.000 personas recibirán una dosis del antídoto para comprobar su segurdiad y eficacia para prevenir el coronavirus. 

En 2 ensayos previos, la vacuna produjo anticuerpos suficientes para neutralizarlo. De los 30.000 participantes del ensayo que recibirán la vacuna -de 89 ciudados alrededor el país- la mitad recibirá 2 dosis de ella, con 28 días en el medio, y la mitad recibirá 2 dosis de un placebo. Ni los voluntarios ni los médicos que colocarán las vacunas sabrán quién está obteneniendo la fórmula real.

Los investigadores, a partir de eso, observarán si las dosis no producen efectos adversos graves y si un porcentaje significativamente menor de los vacunados se contagia de COVID-19 con respecto al grupo que recibió el placebo. El objetivo es determinar si la vacuna puede prevenir la enfermedad. Pero también se estudiará si puede evitar los casos graves de COVID-19 y las muertes, así como si puede prevenir la infección desde el vamos, y si una sola dosis puede ser suficiente.

Pruebas anteriores de la vacuna mostraon que estmiuló una fuerte respuesta inmunológica, explica el diario The New York Times. Pero no se sabe con exactitud qué tipo de respuesta inmunológica se necesita para prevenir la enfermedad, por lo que los estudios de fase 3 son clave para saber si la vacuna realmente funciona. Moderna ha dicho en un comunicado que podría proveer alrededor de 500 millones de dosis el año que viene y hasta 1000 millones a partir de 2021.

La vacuna utiliza una versión sintética del material genético de parte del coronavirus, dentro de partículas diminutas de grasa que lo ayudan a penetrar las células humanas. El material genético, llamado mensajero ARN, impulsa a la célula a producir una pequeña porción del virus, que el sistema inmunológico percibe como invasor y aprende a reconocer. Si la persona, más adelante, es expuesta al virus, el sistema inmunológico atacará. El sistema del mensajero ARN todavía no ha producido ninguna vacuna aprobada pero otras compañías también han invertido en este enfoque porque es una manera de producir una vacuna rápido. El mismo enfoque es utilizado, por ejemplo, por Pfizer en coordinación con la compañía alemana BioNTech, que también se espera inicie ensayos de fase 3 este mes. Curevac y Sanofi también trabajan sobre vacunas con el enfoque del mensajero ARN.

En otra noticia también de este día, la farmacéutica italiana IRBM, que colabora con la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca en el desarrollo de su antídoto, ha dicho que para inicios de 2021, el antídoto podría estar listo y disponible por "2 o 3 euros". Así lo dijo el presidente de IRBM, Piero di Lorenzo, en una entrevista con el diario Libero. La vacuna de Oxford también ya ha finalizado con éxito la fase 2 de las pruebas y se encuentra en estadío 3, en ensayos con 10.000 personas. Di Lorenzo espera que los trabajos terminen en septiembre y el medicamento esté disponible en farmacias unos meses después. "Creo que los gobiernos primero organizarán la vacunación de las categorías de mayor riesgo", agregó.

El enfoque de Oxford para diseñar la potencial vacuna fue tomar un adenovirus de los chimpancés (un virus común que da resfríos) e insertarle material genético de la proteína en espigas del SARS-CoV-2 para "engañar" al sistema inmunológico y obligarlo a elaborar una respuesta. El adenovirus de los chimpancés estimula los anticuerpos así como aumenta los linfocitos T citotóxicos, ayudando al sistema inmunológico a luchar contra las infecciones. Las compañías CanSino Biologics Inc. (china) y Johnson & Johnson tienen enfoques similares basados en adenovirus humanos.