Leído

CURIOSIDAD

Trump no pudo descontar a Biden en el último debate y cuando ya han votado 47,1 millones de ciudadanos

Vie, 23/10/2020 - 9:59am
Enviado en:
Por Urgente24

Al menos 47,1 millones han votado en todo USA (y aún quedan 11 días para el día de las elecciones, 03/11) y es un nivel récord de participación cívica anterio al día de los comicios. Al menos 23 millones de personas han votado en los estados que definen el comicio. El debate televisado entre Donald Trump y Joe Biden resulta, entonces, curioso, quizás no adaptado a la realidad de una pandemia que fuerza el voto por correo.

Donald Trump Joe Biden
trump_biden.jpg
Donald Trump vs. Joe Biden: ¿Cuántos realmente votan impresionados por el debate?
Contenido

"Después de un 1er. debate casi imposible de ver, luego un 2do. cancelado, tuvimos un enfrentamiento final acalorado pero relativamente sustancial entre Joe Biden y el presidente Trump el jueves en Nashville", describió Aaron Blake en The Washington Post.

Por un lado hay que felicitar a la moderadora, Kristen Welker, quien había sufrido previamente una embestida de parte de Trump, quien la acusó de tener  prejuicios en su contra. Welker realizó las preguntas necesarias y administró correctamente los tiempos de cada candidato.

Luego, ocurrieron muchas menos interrupciones esta noche, tal vez porque Trump reconoció que no funcionó para él la vez anterior, tal vez porque el formato estuvo mucho mejor, corrigiendo ambigüedades de la vez anterior.

El virus

El tema más importante del día fue el nuevo coronavirus.

Con sus primeras palabras, Trump recicló la afirmación engañosa de que se "esperaba que murieran" 2,2 millones de personas por el coronavirus. 

Falso. De hecho, lo que se sabía era que mucha gente podría morir si todo se hacía mal. 

Trump volvió a sus esfuerzos de restar importancia a la gravedad del virus.

“Hubo un pico en Florida y ahora se ha ido”, dijo Trump. “Hubo un repunte muy grande en Texas; ahora se ha ido. Hubo un aumento muy grande en Arizona; ahora se ha ido. Y hubo algunos picos y oleadas y otros lugares; pronto se habrán ido. Tenemos una vacuna que está por llegar. Está listo. Se anunciará en unas semanas y se entregará”.

Sin embargo, incluso cuando Trump decía esto, la cantidad de nuevos casos diarios en todo el país estaba alcanzando su punto más alto desde mediados del verano, y también aumentaban tanto las hospitalizaciones como las muertes. 

Ahí lo atraó Biden: Trump ha dicho durante semanas que estamos doblando la esquina, y esto fue en la misma línea.

Trump también fue presionado por Biden porque prometió que la vacuna llegaría en breve y, de hecho, pareciera más lejana.

Trump también repitió sus frecuentes y engañosas afirmaciones de que hay tantos casos porque ocurren muchos tests. 

Y citó falsamente a Anthony S. Fauci diciendo: “Esto no es un problema; esto va a desaparecer pronto”, muy diferente a lo que alguna vez dijo Fauci. Trump incluso dijo sobre el virus: "Estamos aprendiendo a vivir con él".

"220.000 estadounidenses muertos", comenzó Biden. “Si no escuchan nada más que digo esta noche, escuchen esto: cualquiera que sea responsable de no tomar el control, cualquiera que sea responsable de tantas muertes, no debe permanecer como Presidente de los Estados Unidos de América."

Biden también hizo referencia a los comentarios de Trump a Bob Woodward de The Washington Post , en los que Trump ofreció un relato mucho más terrible de lo que estaba dando públicamente en ese momento.

"Pero él no quería decirnos", dijo Biden. “No quería decírnoslo porque no quería que entremos en pánico. No quería que nosotros, los estadounidenses, no entramos en pánico. Él entró en pánico".

El choque

En la Universidad de Belmont, en Nashville (Tennessee), a 12 días del Día D,
un Joe Biden afilado y con réplicas bien preparadas salió al ataque de Donald Trump, aprovechó la discusión sobre la pandemia para golpear al Presidente, inclusive cuando el debate llegó al fango de las acusaciones de corrupción. 

Trump, más contenido de lo habitual, se defendió sin estridencias de los golpes del candidato demócrata, lo que mejoró su imagen tras el caos del 1er. encuentro y lo acercó a los conservadores cansados de la crispación. Pero también hizo evidente que, si no hay ruido, él pierde parte de su fuerza.

Ambos candidatos adoptaron posturas bien diferentes sobre la pandemia:

** Trump prometió, desafiando la evidencia, que la enfermedad estaba "desapareciendo", y
** Biden pidió una acción federal mucho más agresiva para el "invierno oscuro por delante". 

Trump se esforzó en presentar a Biden como un político de esos que "no hacen nada". Pero Trump hizo poco para explicar para qué quiere otros 4 años en la Casa Blanca.

Biden se apegó al núcleo del argumento que ha impulsado su campaña desde el principio, denunciando a Trump como un líder divisivo y poco ético que ha estropeado la respuesta federal a una devastadora crisis de salud pública. 
Aunque Trump lo empujó a la defensiva repetidamente, el exvicepresidente también presentó una versión más completa de su propia agenda política que la que logró en el primer debate, pidiendo un gasto público de estímulo económico a gran escala, nueva ayuda a los estados que luchan contra la pandemia. y una enorme expansión de los beneficios para los trabajadores y la atención médica en todo el país.

Significativamente, Biden no cometió ningún error grave del tipo que pudiera perseguirlo en los últimos días de una carrera en la que lidera.

El engaño

Fue en el segundo segmento del debate que los intercambios se volvieron marcadamente personales, ya que el enfoque se desplazó hacia la interferencia extranjera en las elecciones estadounidenses

Trump tiene un estilo muy definido de debate. Y para esta ocasión tenía la ayuda de todo el material distribuido por Rudolph Giuliani, abogado de Trump, a través del New York Post, el 'tabloide' de Rupert Murdoch.

Trump decidió ignorar algo que también se sabe: que Giuliani ha sido objeto de descrédito porque estaría 'tomado' por espias rusos, que no sólo le han suministrado información sino lo han usado, según las denuncias.

Y embistió con fuerza contra Biden.

“Pero ahora lo que salió hoy es peor: todos los correos electrónicos, los horribles correos electrónicos del dinero que estaban acumulando, usted y su familia. Creo que le debes una explicación al pueblo estadounidense. ¿Por qué alguien acaba de tener una conferencia de prensa hace un rato y se suponía que esencialmente trabajaría con usted? ¿Y su familia? Pero lo que dijo fue condenatorio", enfilo Trump en uno de los momentos más agitados del debate.

Sin embargo, nunca estuvo claro, en la participación de Trump, qué era tan "condenatorio" (no hay acusaciones judiciales contra Biden). Trump aludió repetidamente a la idea de que Biden estaba obteniendo dinero de fuentes extranjeras pero Trump no supo aprovechar bien la batería de denuncias y no conectó los puntos. 

Biden respondió con cierta sustancia: "No he tomado ni un centavo de ninguna fuente extranjera en mi vida", y ahí giró para convertir a Trump en el problema, señalando que ahora todos sabían de una cuenta bancaria previamente no informada que Trump tiene en China y que Trump ha pagado más impuestos en China que en USA.

Trump tampoco fue certero en su ataque a Hunter Biden, el hijo de Joe, supuesto beneficiario de negocios no transparentes con Ucrania y China.