GLOBAL chips > China > Taiwan

EL MUNDO, EN ALERTA

Los chips, la poderosa industria en la que se escuda Taiwán

En medio de las crecientes tensiones con Beijing, Taiwan quiere que Foxconn se deshaga de su participación en una empresa china de chips, industria clave de la que depende desde la fabricación de smartphones, computadoras, autos, aviones, y todo tipo de dispositivos tecnológicos.

"Funcionarios de seguridad nacional de Taiwán quieren obligar al proveedor de Apple, Foxconn, a retirar los planes de una inversión de US$800 millones en la empresa china de chips Tsinghua Unigroup, ya que Taipei busca lazos más estrechos con Estados Unidos frente a las crecientes amenazas de Beijing", informó hoy el diario 'Financial Times'.

La inversión de Foxconn, el fabricante de productos electrónicos por contrato más grande del mundo y el mayor empleador del sector privado de China, se anunció el mes pasado y convirtió al grupo en el segundo mayor accionista de Tsinghua. Pero el acuerdo puso a una de las empresas más grandes de Taiwán en el centro de la creciente competencia tecnológica de Beijing con Occidente.

"Esto definitivamente no va a pasar", dijo un alto funcionario del gobierno de Taiwán que se ocupa de cuestiones de seguridad nacional.

El comité de inversiones del gabinete aún tiene que revisar formalmente el caso, pero los funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional del presidente y el Consejo de Asuntos del Continente, que implementa la política de China, creen que el acuerdo debería bloquearse, según dijo otra fuente informada sobre el asunto al mencionado medio.

Hon Hai, la subsidiaria de Foxconn que cotiza en Taiwán, dijo el 14 de julio que adquirió una participación indirecta en Beijing Zhiguangxin Holding, el accionista mayoritario de Tsinghua Unigroup.

El acuerdo provocó advertencias de la comisión de inversiones del ministerio de economía de Taiwán de que Foxconn podría recibir una multa millonaria por no presentar el acuerdo para su aprobación previa. Sin embargo, funcionarios dijeron que no se cree que el grupo haya violado ninguna otra regulación porque el acuerdo estaba por debajo del límite de inversión chino que Taipei había establecido para Foxconn Industrial Internet, la subsidiaria de la compañía en China continental.

Pero funcionarios de seguridad nacional fueron llamados a investigar el caso, un procedimiento que se aplicaría solo a inversiones controvertidas con implicaciones políticas o de seguridad.

Según 'Forbes', la comisión a menudo desaprueba los tratos que involucran a empresas chinas con conexiones con el gobierno o el ejército de China... Según 'Forbes', la comisión a menudo desaprueba los tratos que involucran a empresas chinas con conexiones con el gobierno o el ejército de China...

"Claramente, ahora que el tema ha alcanzado el nivel de seguridad nacional, el panorama se está volviendo poco claro", dijo una persona cercana a la empresa. "Con las crecientes tensiones en el Estrecho de Taiwán, esto parece aún más difícil".

Según 'FT', Foxconn no se ha pronunciado oficialmente sobre el tema.

chips.jpg

"Si la producción de chips se paraliza en Hsinchu, la metrópoli de semiconductores de Taiwán, en algún momento en Alemania -al otro lado del mundo- los fabricantes de automóviles tendrán que detener sus líneas de ensamblaje y enviar a sus empleados a casa", así graficó la 'Deutsche Welle' la importancia de esta industria taiwanesa.

Los analistas afirmaron que la inversión en Tsinghua Unigroup tiene sentido para Foxconn, que tradicionalmente se ha centrado en el ensamblaje de productos electrónicos como teléfonos inteligentes, pero está tratando de impulsar su negocio de semiconductores.

Yang Liu, el jefe de la división de semiconductores que asumió como presidente de Foxconn hace tres años, prometió expandir la unidad para aumentar los márgenes de ganancias y asegurar el suministro de chips, particularmente para el negocio de vehículos electrónicos del grupo.

Aunque Tsinghua Unigroup ha tenido que salir de algunos activos de fabricación en un proceso de reestructuración de deuda de varios años, el grupo es visto como un activo clave en el plan de Beijing para dejar de depender de las importaciones de chips.

Neil Mawston, director ejecutivo de la firma de investigación de mercado Strategy Analytics, explicó que Tsinghua Unigroup se reorganizó a principios de este mes después de incumplir miles de millones de dólares en bonos y los analistas dicen que todavía necesita ayuda. "Tsinghua está luchando con la deuda y necesita amigos con dinero extra", dijo Mawston a la 'BBC'.

En el otro lado de la mesa, dijo: "Foxconn está buscando nuevas fuentes de ingresos más allá de su actividad principal de construir iPhones para Apple".

"Foxconn está incursionando en los semiconductores porque la industria global de semiconductores para teléfonos inteligentes, vehículos eléctricos y otros productos tiene un suministro muy bajo y ofrece grandes oportunidades para el crecimiento y el control de la cadena de suministro", dijo Mawston.

"Creo que Tsinghua Unigroup sigue siendo muy importante", dijo Douglas Fuller, experto en política industrial de China en el sector de chips.

Unisoc, la división de diseño de chips de Tsinghua Unigroup, es una parte importante de este esfuerzo.

"Obviamente, este activo brindará a Hon Hai algunas de las capacidades adicionales que no tienen", dijo Patrick Chen, jefe de investigación de Taiwán en CLSA, una casa de bolsa.

Pero a Taiwán le preocupa que el acuerdo pueda conducir a la financiación de Foxconn para acelerar las ambiciones tecnológicas de Beijing.

Biden asegura sus chips

Mientras tanto, Estados Unidos busca asegurar sus propios chips. Ayer, su presidente Joe Biden firmó un plan de inversión que asigna más de $50 mil millones para financiar el futuro desarrollo y producción de chips en ese país.

biden.jpeg
Para Estados Unidos, se trata de un paso más para el país en su intento de reducir su dependencia de los fabricantes de chips asiáticos y reforzar el sector de fabricación de chips estadounidense.

Para Estados Unidos, se trata de un paso más para el país en su intento de reducir su dependencia de los fabricantes de chips asiáticos y reforzar el sector de fabricación de chips estadounidense.

Biden dijo que la nueva Ley de Chips y Ciencia de 2022, que dirige la asistencia financiera para la construcción y expansión de instalaciones de fabricación de semiconductores y otros programas, representa "una inversión única en una generación en el propio Estados Unidos". Y expresó que "el futuro se va a fabricar en Estados Unidos".

Además de los más de 50 mil millones de dólares en subsidios, la legislación incluye también una bonificación fiscal del 25% en la inversión en plantas de chips, un crédito que se estima en 24.000 millones de dólares. Asimismo, contempla una inversión de 200.000 millones de dólares en 10 años para promover la investigación científica y la innovación para competir mejor con China.

Así, Estados Unidos se suma a una tendencia global de inversión en la fabricación nacional de semiconductores, como ya lo han hecho China y la Unión Europea, sobre todo ante el riesgo que supone para la cadena de suministro de chips el contexto geopolítico actual, con la guerra en Ucrania y la escalada en las tensiones entre China y Taiwán, líder en la producción de semiconductores.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario