Leído

LA CONVENCIÓN DEMÓCRATA SERÁ VIRTUAL

La actitud hacia la pandemia define las campañas de Trump y Biden: subestimarlo o combatirlo

Mie, 05/08/2020 - 7:12pm
Enviado en:
Por Urgente24

Si bien faltan 4 meses para las elecciones presidenciales en Estados Unidos donde el presidente Donald Trump se enfrentará a Joe Biden por el lugar mayor en la Casa Blanca, cada uno de los candidatos está concentrado en fortalecer su estrategia de campaña: criticar a China y seguir negando el COVID-19 para Trump y ser el gran héroe del distanciamiento social para Biden. Es por eso que la Convención Nacional Demócrata será virtual este año y sin la presencia del candidato.

Donald Trump y Joe Biden.
trump_biden.jpg
Donald Trump y Joe Biden.
Contenido

Este miércoles 05/08 desde el Partido Demócrata norteamericano dieron a conocer la decisión de trasladar la gran convención de nominación de este año a un escenario virtual que no contará con la presencia del candidato nacional y ex vicepresidente de Barack Obama, Joe Biden. Por supuesto que detrás se encuentra la pandemia y la estrategia política del demócrata por mostrarse como alguien que cuida a la sociedad norteamericana y está comprometido con frenar el virus. Teniendo en cuenta que actualmente hay casi 5 millones de contagiados en el país. 

"Si bien deseamos poder dar la bienvenida al mundo a la bella Milwaukee en dos semanas, reconocemos que proteger la salud de nuestra comunidad anfitriona y todos los involucrados en esta convención deben ser primordiales", explicaron las autoridades de la Oficina del Comité Nacional Demócrata en un comunicado. 

Es así que Joe Biden dará su discurso aceptando la nominación más tarde en agosto en su estado natal de Delaware. Desde comienzos de la pandemia que el candidato tomó una posición de alerta y prevención con respecto al coronavirus. Mientras que Donald Trump aparecía negando las consecuencias y priorizando la economía por encima de la salud. Tal es así que este miércoles el presidente aseguró que el virus desaparecerá "como desaparecen todas las cosas". Como si fuera tan fácil. 

Recordemos también que la decisión de Biden llega después de que Trump decida enfrentar los riesgos de la pandemia y celebrar su primer rally de campaña en Tulsa, Oklahoma. La cuál luego se vio fallada por la falta de personas en el predio.  Además, la Convención Republicana también se vio cancelada pero porque las autoridades de Florida no le dieron el visto bueno al mandatario. En consecuencia Donald Trump explicó que lo más probable es que su discurso de aceptación de la nominación sea desde la Casa Blanca. 

De acuerdo con algunos senadores, la propuesta de Trump no es del todo legal teniendo en cuenta que lo haría desde una propiedad del gobierno. Sin embargo es su casa por el momento y en tiempos de pandemia es lo más seguro.

Por otro lado, la actitud hacia el COVID-19 marca la diferencia entre las campañas en muchos otros aspectos. Este es el caso de la forma de reclutar votantes ya que según el diario norteamericano: POLÍTICO, "la campaña de Trump toca un millón de puertas a la semana. Biden llama a cero". Esto significa que otra vez Biden está poniendo la salud y las restricciones de pandemia por encima de cualquier otro interés. Sin duda que la forma en la que ambas partes encararon la crisis puede ser definitiva para los resultados de noviembre. 

En tanto, Alla Lichtman, el historiador norteamericano que durante decadas logró predecir quien iba a ganar las elecciones, incluso o hizo con Donald trump cuando las encuestas se inclinaban para Hillary Clinton en 2016, habló con The New York Times y aseguró que lo que importa no son los sondeos sino que cómo se maneja el partido gobernante en todo el país."The Keys to the White House" es un sistema desarrollado por el analista que predice quién va a llegar a la Casa Blanca. 

El mismo a través de su test pudo predecir que Donald Trump perdería la elección, algo que diferencia del voto popular a través de 13 puntos claves como el no haber tenido una gran victoria en la política internacional, estar colmado en escándalos, no tener buenas predicciones económicas en el corto y largo plazo, entre otras.