Leído

EL JUICIO DEL SIGLO

Entre descripciones de su pene y la memoria distorsionada: Se define el caso Weinstein

Mar, 18/02/2020 - 12:58pm
Enviado en:
Por Urgente24

Una de las acusadoras del exproductor de Hollywood, la exactriz Jessica Mann, brindó detalles íntimos que causaron mucho estruendo durante el juicio, como una descripción de sus genitales y su presunto uso de drogas inyectables para provocarse erecciones. Reconoció haber tenido una relación con Weinstein tras haber sido presuntamente violada por él en 2013, pero dijo que fue por miedo. La defensa buscó debilitar su testimonio llamando a expertos sobre memoria, que hablaron sobre la distorsión de los recuerdos en el tiempo. Presentaron al exproductor como una víctima de sus denunciantes. Ahora un jurado popular de Nueva York comienza a deliberar sobre el veredicto. Harvey Weinstein, ¿culpable o inocente?

Jessica Mann, una de las acusadoras de Weinstein. /Foto:Johannes EISELE / AFP
Contenido

Tras 3 semanas de argumentos y alegatos por parte de la Fiscalía y la defensa, un jurado popular de Nueva York -compuesto por 12 personas, 5 hombres y 7 hombres- deberá decidir si reconoce al exproductor de Hollywood, Harvey Weinstein, como culpable de acoso y violación, o no.

La actriz Jessica Mann lo acusa de haberla violado en 2013 y la asistente de producción Mimi Haleyi, de haberla obligado a practicarle sexo oral en 2006.

Para juzgarlo culpable, deben estar todos de acuerdo en ese veredicto "más allá de toda duda razonable". Basta que uno de los 12 tenga dudas sobre la culpabilidad de Weinstein como para que el caso construido por la Fiscalía quede en la nada. Si fuese hallado culpable, Weinstein podría pasar el resto de sus días en prisión.

Este martes 18/2, comienzan a deliberar. Tomando como antecedente el caso de Bill Cosby, podrían pasar días antes de que el jurado llegue a una conclusión. 

Durante su presentación final, la abogada de Weinstein, Donna Rotunno basó su defensa en revertir la carga de la acusación, pintando a su cliente como víctima de mujeres ambiciosas que lo usaron por su poder. La defensa de Weinstein sostiene que las denunciantes mantuvieron relaciones consensuadas con su cliente. Las 2 mujeres que lo acusan son personas sobre las que Weinstein, como productor cinematográfico de Hollywood, tenía poder.

La fiscal neoyorquina, Joan Illuzi, dijo en su alegato final que Weinstein es un depredador sexual "extremadamente agresivo".

“¿Acaso el acusado era el rey de su universo y las testigos aquí presentes eran meras hormigas a las cuales podía pisotear? No tienen derecho a quejarse cuando se las pisotea, escupe, son desmoralizadas y sí, violadas, y abusadas por el acusado”, argumentó Illuzi.

Weinstein “también las subestimó”, dijo: “Estaba seguro de haber hecho contacto con ellas, para asegurarse de que un día no pudieran decir exactamente lo que era: un violador y un abusador. Bueno, estaba equivocado”, añadió. 

Los casos de violación son difíciles de probar, casi nunca hay testigos y suelen ser la palabra de uno contra la de otro. Es por eso que, tal como aconteció en el caso de Bill Cosby, la Fiscalía apuntó como estrategia a establecer un patrón de conducta , llamando a testimonear a mujeres que no presentaron cargos oficiales contra Weinstein pero aún así dicen haber sido abusadas sexualmente por él.

Fue el caso de  la actriz Annabella Sciorra, a quien la abogada de Weinstein acusó de utilizar la ocasión para revitalizar su carrera artística. La Fiscal cuestionó este argumento. "¿Por qué iba a mentir Annabella? ¿Qué llevó a Annabella a testificar ante ustedes, delante de ellos (por el público y el periodismo acreditado) y de todo el mundo?", preguntó. En realidad, señaló, ningún productor va a querer "conectar esa imagen con ninguna película." 

También testimoneó contra Weinstein el productor Paul Feldsher, quien lo describió como adicto al sexo.

Si bien se esperaba que Weinstein se dirigiera al jurado en ocasión del alegato, finalmente decidió no hacerlo por consejo de su equipo de abogados.

"Las pruebas están de nuestro lado", dijo Rotunno en su alegato final. Acusó a la magistratura de Nueva York de haber creado un "universo alternativo" que "le quita el sentido común a las mujeres, autonomía y responsabilidad".

“En su universo, las mujeres no son responsables de las fiestas a las que asisten, los hombres con los que coquetean, las elecciones que realizan para avanzar en sus carreras, las invitaciones a habitaciones de hotel y los pasajes aéreos que aceptan, la ayuda que piden para obtener ciertos trabajos”, dijo la abogada. 

Durante el juicio, Rotunno presentó como pruebas una serie de correos electrónicos que muestran que las 2 acusadoras se mantuvieron en contacto con el exproductor incluso después de los presuntos ataques. 

"Gracias por tu apoyo incondicional y amabilidad. Me has ayudado a creer en mí misma", escribió Mann en un correo electrónico a Weinstein seis meses después de la presunta violación. "Nadie me entiende tanto cómo tú", le escribió en otro mensaje. En un tercero, escrito en 2014, alude a la sonrisa de Weinstein y a sus "hermosos ojos".

Durante el juicio, Rotunno sometió a la exactriz a un brutal interrogatorio de 6 horas que buscó debilitar su testimonio. Mann dijo que había mantenido relaciones sexuales con Weinstein "no coercitivas" tras haber sido violada, por miedo, y que para ella él era una figura pseudopaterna. 

"Yo lo veía como veía a mi padre (...) Mi padre tenía una ira similar", explicó. Pero cuando lo conoció, sintió que recibía "una bendición de Dios" porque era maravilloso para su carrera.

Mann dijo que creía que "venerar" a Weinstein y masajear "su frágil ego" le ayudaría, porque "pensaba que si (el productor) sentía rechazo, eso dispararía su ira". "Tenía mucho miedo" del acusado, afirmó, "tenía miedo que le hiciese daño a mi padre" y "estaba preocupada por proteger al actor con el cual estaba saliendo (...) que era bastante conocido".

Mann brindó también detalles íntimos de Weinstein, como una descripción de sus genitales y su presunto uso de drogas inyectables para provocarse erecciones.

La defensa también apeló a expertos en la memoria, como Elizabeth Loftus, quien apuntó a que los recuerdos de uno pueden distorsionarse con el tiempo.