Leído

SAAD HARIRI

En medio de una crisis aguda y protestas, desafiando a Hezbolá, dimitió el primer ministro libanés

Mar, 29/10/2019 - 12:44pm
Enviado en:
Por Urgente24

"He llegado a un callejón sin salida", dijo Saad Hariri. "Presentaré mi renuncia." Hace 10 días que están cerrados los bancos en el país, el cambio fijo entre la divisa libanesa y el dólar es insostenible y el gobernador del Banco Central ya avisó que las reservas se agotan en un par de días. Una situación económica acuciante que ha desatado fuertes protestas, en medio del delicado equilibrio entre sunnitas, chiitas, cristianos y drusos que contempla el complejo sistema electoral del Líbano. Hezbolá estaba en contra de la dimisión del primer ministro.

Contenido

El primer ministro del Líbano, Saad Hariri, anunció su renuncia este martes 29/10, tras 13 días de protestas en el país que comenzaron con la insólita decisión de introducir un impuesto al uso de WhatsApp. Las manifestaciones apuntan contra la clase política en su totalidad, acusada de corrupción, mal manejo de las finanzas estatales y de llevar al país al borde del colapso económico. El Líbano es uno de los países más endeudados del mundo, con alrededor de US$ 86.000 millones de deuda. Los bancos llevan más de 10 días cerrados, el cambio fijo desde hace 22 años entre la divisa libanesa y el dólar es insostenible y el gobernador del Banco Central avisó que las reservas se agotarán en cuestión de días, explica el diario La Vanguardia.

El gobierno ya había quedado muy debilitado por la dimisión de los 4 ministros del partido cristiano Fuerzas Libanesas.

El 21/10, Hariri había anunciado un paquete de reformas económicas destinadas a bajar las tensiones en el país pero las protestas siguieron en pie. El domingo crearon una kilométrica cadena humana en el país. Su renuncia, explica el diario israelí Haaretz, desafía a Hezbolá, cuyo líder, Hasan Nasrallah, se había manifestado en contra de la decisión. Nasrallah no tiene ocupa un cargo oficial en el Líbano pero es la figura política más poderosa del país, según analistas.

"He llegado a un callejón sin salida", dijo Hariri. "Presentaré mi renuncia." Antes de que hablara, hombres armados con palos -que estarían presuntamente ligados al partido/milicia chiita Hezbolá y su aliado Amal- atacaron una acampada antigubernamental en el centro de Beirut, explica Europa Press, prendiendo fuego a las tiendas. Previamente, atacantes habían obligado a los manifestantes a retirar una barricada en el centro de la capital, provocando un altercado que forzó la intervención de la Policía.

Hariri ya había dimitido sorpresivamente en 2017, en un discurso televisado desde Arabia Saudita, en el que denunció que se buscaba atentar contra su vida y criticó la injerencia de Irán en su país y en el mundo árabe. Saad es hijo de Rafik Hariri, ex Primer ministro asesinado en 2005.

Un mes después, retiró su dimisión tras una reunión del Consejo de ministros en la que todas las fuerzas políticas libanesas se comprometieron a disociarse de los conflictos regionales. Algunos analistas consideraron que la renuncia había sido forzada por Arabia Saudita para abrir un nuevo frente de batalla contra Irán.

El Líbano fue por última vez en a las urnas en 2018, tras 9 años de silencio. Elección en la que Hezbolá salió fortalecido. El país tiene un complejo sistema electoral designado para mantener la paz entre sunnitas, chiitas, cristianos y drusos (enfrentados entre ellos en numerosas ocasiones desde la independencia en 1943). El electorado está dividido en función de su religión y la ley establece que el presidente tiene que ser cristiano maronita, el primer ministro, musulmán sunnita, y el portavoz del Parlamento, musulmán chiita.