Leído

DOBLE FILO

Facebook y Twitter bloquean artículo "bomba" contra Biden: ¿Campaña anti fake news o campaña política?

Jue, 15/10/2020 - 1:13pm
Enviado en:
Por Urgente24

Las redes sociales están embarcadas en una batalla en la que no tienen manera de salir ganando: luchar contra las noticias falsas. Por muy loable que sea el esfuerzo, la decisión sobre qué información es verdadera y que información es falsa los coloca en un lugar que no corresponde a una plataforma que se pretende neutral en torno al discurso público. Sus iniciativas siempre terminan siendo leídas en clave política.

Artículo del New York Post bloqueado por redes.
Artículo del New York Post bloqueado por redes.
Artículo del New York Post bloqueado por redes.
Contenido

Desde las elecciones de 2016, donde las redes sociales fueron acusadas de haber sido manipuladas por hackers rusos para favorecer al presidente Donald Trump, Facebook y Twitter cambiaron mucho.

En su carrera por combatir la propagación de noticias falsas, las plataformas comenzaron a ejercer mayor control sobre los contenidos.

El problema es que a veces no es tan sencillo como podría parecer distinguir qué es verdadero y qué es falso y la decisión, en ocasiones, termina pareciendo teñida de motivaciones políticas.

Twitter ya ha censurado varios tuits de Trump, lo que llevó al presidente a iniciar una cruzada contra la red social (que sigue siendo su principal vía de comunicación, a pesar de ello).

El mandatario plantea que la red social se está comportando como un medio, es decir está tomando decisiones editoriales (elegir qué información se publicar y qué no), y por lo tanto, debería pasar a ser considerada como tal y entonces ser legalmente responsable por todo el contenido allí posteado.

"La situación es insólita porque en ambos casos Twitter se puso por arriba de la palabra de un presidente y determinó unilateralmente qué y cómo los mensajes de Trump (o de cualquier líder del mundo) podrían ser hechos públicos. Ya había censurado recientemente a Bolsonaro y a Nicolás Maduro", escribió Julián Gallo en Infobae en mayo, cuando tuvo lugar esa censura.

“Twitter deja de ser una plataforma pública neutral cuando toma decisiones editoriales”, dijo Trump en ese entonces, y presentó un decreto para obligar a las redes a definirse.

"Para la supervivencia de las redes sociales es indispensable no ser consideradas medios editoriales. Si las plataformas pierden su neutralidad y pasan a ser medios, quedarán expuestas a dar respuesta por todo el contenido que se publica en ellas. Con su decreto Trump podría obligar a Twitter a definirse ¿Qué son ustedes, una plataforma neutral o un medio editorial? Si son lo segundo, van a perder", escribió Gallo.

"En un país que desde hace mucho aprecia la libertad de expresión, no podemos permitir que un número limitado de plataformas online decidan a dedo a qué discurso tienen acceso los americanos", decía el borrador del decreto presentado en mayo por Trump.

Ayer miércoles 14/10, Twitter y Facebook fueron un paso más allá, censurando un artículo del diario The New York Post que expone supuestos tratos corruptos de Biden y su hijo en Ucrania.

El diario dijo que obtuvo la información de una computadora abandonada de Hunter Biden.

“Una pistola humeante, un correo electrónico revela cómo Hunter Biden presentó a su padre vicepresidente con el hombre de negocios ucraniano”, dice el título de la nota.

"El artículo del Post se basa en correos electrónicos y otros materiales digitales recuperados de un ordenador que supuestamente pertenecía al hijo de Biden, Hunter, una copia de los cuales fue facilitada al diario neoyorquino por el exalcalde de Nueva York y abogado de Trump, Rudy Giuliani. Es precisamente el hecho de que Giuliani sea la fuente -junto al exasesor de Trump Steve Bannon, que fue quien primero informó al diario de la existencia de esos materiales- lo que ha levantado sospechas de varios periodistas y de las redes sociales sobre la fiabilidad de la información publicada", explica el diario La Vanguardia.

En plena campaña política, faltando 3 semanas para las elecciones, el artículo censurado apuntaba contra el candidato demócrata Joe Biden.

Es un paso sin precedentes contra un medio de comunicación importante.

Twitter bloqueó la posibilidad de los usuarios de postear vínculos al artículos o fotos del mismo. Dijo que lo hacía debido a dudas sobre "el origen del material" incluido en el artículo. Las políticas de Twitter prohíben "distribuir directamente contenido obtenido a través del hackeo que incluya información privada."

Facebook aplicó restricciones a linkear el artículo, diciendo que había cuestionamientos sobre su validez.

El New York Post criticó a las compañías, diciendo que estaban intentando ayudar a Biden y proclamando (falsamente) que nadie había cuestionado la veracidad del artículo.

"Facebook y Twitter no son plataformas de medios. Son máquinas de propaganda", escribió el Post en una nota editorial.

Para el senador republicano, Ted Cruz, "la censura de Twitter sobre este artículo es bastante hipócrita, dado que permite a sus usuarios compartir otros artículos menos fundamentados que critican a otros candidatos."

Trump reiteró su llamado a eliminar las protecciones legales de las que disfrutan las grandes plataformas de Internet bajo la sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996.

“Es terrible que Facebook y Twitter supriman la historia de los correos electrónicos que son la pistola humeante en relación al adormilado Joe Biden y su hijo, Hunter, en el New York Post. Es solo el principio para ellos. No hay nada peor que un político corrupto. ¡Eliminen la sección 230!”, escribió Trump.