Leído

MUCHO MÁS QUE CALORÍAS

La grasa de su abdomen no desaparece por estos motivos

Mar, 22/09/2020 - 9:36pm
Enviado en:
Por Urgente24

¿Está haciendo dieta y no sabe por qué no adelgaza? Esto es algo muy común y tiene que ver con los hábitos y con la mala elección de alimentos. Más información, a continuación.

Adelgazar más rápido.
adelgazar.jpg
¿Por qué no adelgazo?
Contenido

Cuando comienza a hacer dieta y hacer ejercicio por primera vez, los kilos parecen desaparecer. Pero todos llegamos a ese punto estancado en el que los últimos kilos de grasa abdominal simplemente no quieren irse. Resulta que podría haber algunos factores que contribuyan a la última capa de grasa sin que te des cuenta. Aquí, algunos:

Bebe gaseosas dietéticas

Este es un mal hábito que le dará grasa abdominal rebelde debido a sus peligrosos efectos secundarios. Investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas monitorearon a 475 adultos durante 10 años y encontraron que aquellos que bebían refrescos dietéticos tenían un aumento del 70 por ciento en la cintura en comparación con los que no bebían refrescos y los participantes que bebían más de dos refrescos dietéticos al día sufrieron una expansión de cintura del 500 por ciento. 

Adicto al celular

Un estudio publicado por Pediatric Obesity encontró que los estudiantes con acceso a un dispositivo electrónico en sus habitaciones tenían 1,47 veces más probabilidades de tener sobrepeso en comparación con aquellos sin dispositivo en su dormitorio.

Come demasiada proteína

La proteína es un macronutriente clave para perder peso, pero demasiada puede hacer más daño que bien. De hecho, un estudio español encontró que durante un período de seis años, los participantes que se alimentaban con una dieta alta en proteínas tenían un 90 por ciento más de probabilidades de ganar más del 10 por ciento de su peso corporal original en comparación con aquellos que consumían menos proteínas. Entonces, cuando se trata de cómo perder grasa abdominal rebelde, tal vez reduzca la proteína animal y coma más verduras.

No come suficientes verduras

Incluso si está tomando decisiones más saludables, es posible que no esté comiendo tantas verduras como necesita. Lo recomendable es preparar la mitad del plato de verduras y / o ensalada. Las verduras son ricas en nutrientes y están llenas de fibra, lo que lo llenará sin sobrecargarse de calorías.

No come lo suficiente

Algunas personas que hacen dieta quedan tan atrapadas en la delgadez que restringen en gran medida la cantidad de calorías que comen, o incluso pasan todo el día sin comer. Seguir estas dietas peligrosamente restrictivas en realidad puede ralentizar su metabolismo y hacer que los kilos se quemen más lentamente, así que recuerde mantenerse en el camino saludable de una dieta equilibrada y ejercicio.

No consume frutos secos

Las personas que hacen dieta tienden a alejarse de los frutos secos debido a su alto contenido de grasa, pero en realidad contienen grasas buenas, ácidos grasos omega-3, que pueden ayudarlo a perder peso. Un estudio realizado por el Centro de Nutrición Humana de UCLA mostró que comer pistachos como refrigerio en lugar de snacks u otras opciones llenas de carbohidratos puede reducir su IMC en un punto en solo cuatro semanas. También ayudaron a reducir los niveles de colesterol.

Está sentado la mayor parte del día

Si realiza trabajos de oficina, es posible que no realice tanta actividad durante el día como debería. Trate de encontrar formas de moverse en un entorno sedentario. Use las escaleras, camine hasta el café más cercano en lugar de pedir comida para llevar para el almuerzo, e intente ir en bicicleta hacia y desde el trabajo en lugar de conducir. ¡Cualquier actividad durante el día cuenta!

No duerme bien a la noche

Su patrón de sueño influye en todos los aspectos de su salud y su peso no es una excepción. Una investigación realizada por la Universidad de Harvard encontró que existe un vínculo importante entre el sueño y el aumento de peso. El estudio encontró que las mujeres que dormían menos de siete horas por noche tenían un 15 por ciento más de riesgo de obesidad que aquellas que dormían toda la noche.