Vida Sana

DE FORMA DEFINITIVA

Esta es la manera de terminar con los malos hábitos alimenticios: 5 consejos

Adelgazar parece imposible cuando la persona tiene conductas perjudiciales para su organismo: comer comida chatarra, moverse poco, ingerir de más. Lo importante es dejarlas de lado de forma paulatina. A continuación, algunos consejos para empezar lentamente a tener una vida mejor.

Los malos hábitos alimenticios dinamitan la posibilidad de perder peso. Sin embargo, hay una forma de solucionarlo. Hay que entrenar el cerebro para desplazar esos malos hábitos y reemplazarlos por otros. 

La mayoría de las rutinas para bajar de peso comienzan cambiando su dieta, pero a esa dieta hay que mantenerla en el tiempo. Estas son algunas de las estrategias más efectivas y respaldadas por la ciencia sobre cómo se puede controlar el entorno para terminar con los hábitos y poder bajar de peso más rápido. 

Limpiar la cocina

Un estudio publicado en la revista Environment and Behavior encontró que el simple hecho de estar en una cocina desordenada puede hacer que se coma más. ¿Cuánto más? Según el estudio, ¡el 40 por ciento! Los investigadores dieron bocadillos a 100 mujeres, la mitad de las cuales estaban en una cocina limpia y la otra mitad en una cocina desordenada, llena de correo, diarios y platos sucios.

Aquellas en la cocina desordenada consumieron casi el doble de calorías de galletitas que las mujeres en la cocina ordenada. Y otro estudio similar, realizado en una oficina, encontró que las personas en la habitación ordenada estaban más inclinadas a elegir un snack saludable como una manzana. 

Esconder las comidas poco saludables

Cornell Food and Brand Lab hizo un estudio en el que analizó fotos de 200 cocinas y descubrió que las personas que tenían refrescos en sus mesadas pesaban un promedio de 26 libras más, con cereales 20 libras adicionales y con galletitas alrededor de 8 libras más. La lección aquí es clara: eliminar la comida chatarra de las cocinas para comenzar a perder peso y tomar mejores decisiones.

Comer comida en silencio

Un nuevo estudio, publicado en la revista Food Quality and Preference, evaluó cómo la percepción del sonido de la comida afecta los hábitos alimenticios. Hicieron que dos grupos de participantes comieran alimentos crujientes, uno con auriculares que producían ruido blanco y el otro sin ellos.

Estos audífonos fueron diseñados para imitar los comportamientos cotidianos de comer distraído, como mirar televisión o escuchar música. Los participantes que estaban distraídos por el ruido blanco eran menos conscientes del sonido de la comida, lo que les hacía comer más que aquellos que podían escuchar la comida que estaban comiendo.

Consejo: apagar la televisión (o Netflix) y bajar la música durante la cena.

Cambiar el tamaño del plato

Definitivamente también se come con los ojos. Cuando uno se sirve en un plato más grande, la comida parece más chica, lo que puede llevar a buscar y comer en exceso. Por el contrario, los platos más pequeños hacen que las porciones de comida parezcan mucho más grandes, engañando a la mente haciéndole pensar que está a punto de consumir más calorías de las que realmente consume.

En un estudio, las personas que recibieron tazones más grandes se sirvieron y consumieron un 16 por ciento más de cereal que los que recibieron tazones más pequeños.

Elegir un pasatiempo

Los malos hábitos alimenticios pueden deberse a algo tan simple como el aburrimiento. Cuando uno está aburrido, se pierde la capacidad de elegir alimentos de manera inteligente. Uno se convierte en un "comedor emocional". 

De hecho, el "porque estoy aburrido" (a diferencia de "tengo hambre") es una de las principales razones que dan las personas cuando se les pregunta sobre sus emociones antes de comer. La nutricionista Rebecca Lewis le dijo a Eat This que "los adultos buscarán placeres pequeños que creen que les darán un impulso. En su lugar, es aconsejable caminar cinco minutos, llamar a un amigo o intente respirar profundamente".

Consejo: cuando uno se siente aburrido está insatisfecho, según un estudio de Frontiers in Psychology. La mejor manera de vencer el aburrimiento es encontrar algo para hacer que tenga un propósito y sea desafiante, como jardinería, dibujar, hacer álbumes de recortes, tejer, escribir, leer o caminar, entre otros hobbies.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario