Leído

ESTUDIO

Los detalles son la clave: Lográ que un mentiroso se descubra solo

Mie, 27/03/2019 - 12:10pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Contrariamente a la línea que dice que la mejor manera de detectar cuándo alguien te está mintiendo es observar atentamente a su lenguaje corporal, lo importante está en lo que dice, apunta nuevo estudio de la Universidad de Bergamo en Italia. "El contenido verbal es más diagnóstico que el comportamiento no verbal", concluyeron los investigadores. Para atrapar a un mentiroso, tenés que escuchar lo que te está diciendo y cómo. Los expertos recomiendan concentrarte en los detalles y obligar al sospechoso a volver a ellos cuando menos se lo espere.

Mentira la verdad. /Foto:DataSociety/LexiconOfLies/CarolineJack
Contenido

Desde hace años, circula una teoría que apunta a que la mejor manera de detectar a un mentiroso es a través de la observación de su lenguaje corporal. Sin embargo, hay mentirosos tan duchos en su métier, que no muestran una sola de las señas que se suele designar como reveladoras. Ni evitan el contacto visual, ni exageran demasiado sus relatos, ni se rascan la cabeza ni transpiran. No. Hay personas que pueden mentir con una calma absoluta, sin sudar una sola gota y mirándote a los ojos; su discurso, entonces, se vuelve indistinguible de la verdad. 

En realidad, cierto mecanismo funciona en la cabeza de una persona acostumbrada a mentir, por el que la persona se divide, y si bien es consciente de que está mintiendo, en algún punto de su ser está convencido de que su fabricación es real. Es por eso que no desarrollan las señas corporales identificables con la mentira. 

En un estudio publicado recientemente (2019), la psicóloga Letizia Caso y sus colegas de la Universidad de Bergamo intentaron determinar si se puede detectar cuándo alguien está mintiendo a través de la comparación de sus mentiras con otras afirmaciones que hacen durante una conversación. Sus hallazgos apuntan a que el secreto está en lo que dicen, los detalles de su historia y los cambios que le introducen cuando la tienen que contar muchas veces.

Por lo general, explica apunta Susan Krauss Whitbourne de Psychology Today, los investigadores forenses comienzan su interrogatorio a un sospechoso de un crimen con una charla sobre trivialidades. Preguntas no amenazantes, que buscan que el sospechoso se relaje. Luego, disparan: preguntas directas dirigidas a descubrir la verdad sobre el crimen. Luego comparan el comportamiento del sospechoso en ambos tramos del interrogatorio. Sin embargo, destacan Caso y sus colegas, esta técnica tiene varias falencias. Una de ellas es que el sospechoso se da cuenta de que hay una parte del interrogatorio que tiene mucho menos peso que la otra. Un criminal experimentado que es de hecho culpable, podría sortear las preguntas sobre el crimen porque la técnica es demasiado obvia, mientras que una persona inocente que dice la verdad, se pondrá nerviosa cuando las preguntas se tornen serias. Esta técnica, por lo tanto, no produce información fiable. 

Pero hay una alternativa: en los interrogatorios policiales más exitosos, explican, la policía descubre la verdad haciendo que el sospechoso se descubra solo. En lugar de empezar hablando de trivialidades y pasar a las preguntas incisivas, el entrevistador debe alternar entre preguntas casuales e interrogativas todo el tiempo, manteniendo el mismo tono. 

"De acuerdo con el equipo, la mejor manera de saber si te están mintiendo es manteniendo un tono casual en la conversación y establecer una 'base de verdad' que 'debe ser similar en contenido, en importancia, y conexión emocional y cognitiva a las preguntas de investigación', cambiando de un tema a otro y escuchando con atención para detectar pequeños cambios en la historia que indican que lo que te están diciendo no es lo mismo que pasó realmente. Para establecer la 'base de verdad' lo que debes hacer es hablar de otros temas, que sean similares, al que estás 'investigando', ya que esto ayuda a que el 'sospechoso' se relaje y baje la guardia. Esta técnica te permite comparar la verdad y notar cuando una de las respuestas no es tan cierta como las otras", explica Paloma González de la revista GQ. 

"En pocas palabras, para atrapar a un mentiroso no debes enfocarte en los gestos que hacen, sino escuchar lo que te están diciendo y como lo dicen. Haciendo las preguntas correctas y dándole vueltas al tema puedes llevar a alguien a contradecirse y a revelar la verdad, y eso no lo pueden esconder con ningún gesto. Los expertos recomiendan concentrarte en los detalles y obligar al sospechoso a volver a ellos cuando menos se lo espere", explica González en base al estudio.

"El contenido verbal es más diagnóstico que el comportamiento no verbal", concluyeron los investigadores. Así que ni hablar de perder tiempo intentando inferir una mentira a partir del gesto de una mano. Si querés descubrir si alguien está diciendo la verdad, lo mejor es hacer preguntas abiertas en las que puedas obtener detalles.