FOCO Nayib Bukele > Carlos Maslaton > bitcoin

EL SALVADOR

Nayib Bukele, bono Volcán, FMI y sueño Qatar de Maslatón

Nayib Bukele emite su bono Volcán y Carlos Maslatón estuvo en el lanzamiento. Él cree que será tan atractivo como las entradas para ir a Qatar.

El presidente Nayib Bukele emergiendo de una nave espacial, con show de luces, una pantalla gigante con su avatar animado, fuegos artificiales, una máquina de humo y el audio de “You shook me all night long” (Me sacudiste toda la noche), de la banda australiana AC DC, fue impactante, afirma Carlos Maslaton, argentino que estaba ahí, en las arenas del Océano Pacífico y es fanático de Led Zeppelin. Y esto es explicable: Nayib Armando Bukele Ortez es de 1981 y Maslatón de 1958. Los une el bitcoin, que es de 2009.

"Viaje grandioso", según el argentino, que incluyó 2 conferencias, una exhibiendo su análisis de 12 años de bitcoins y su propia proyección de precios; la otra sobre monedas digitales de los bancos centrales, junto al criptoactivista Max Keiser, famoso por participar del multimedios RT que financia el Estado ruso, según YouTube. Ambos coincidieron en que fracasará el intento de los gobiernos porque no hay credibilidad en que sus monedas digitales puedan prescindir de algún programa de emisión monetaria, carencia que fortalece al bitcoin.

En el discurso, en inglés, de Bukele se incluyó el anuncio del proyecto Bitcoin City, zona económica especial, con exenciones fiscales para inversionistas, ubicada en el distrito La Unión, muy cerca del volcán de Conchagua -cuya energía geotérmica abastecería las necesidades del centro urbano-, para lo cual se emitirá un bono por US$ 1.000 millones.

No es un monto cualquiera: US$ 1.000 millones es lo que negociaba El Salvador con el Fondo Monetario Internacional.

"Cuando escuché pensé '¿Bukele quiere ser otro Juscelino Kubitschek?'", en referencia al Presidente que creó Brasilia, la capital federal brasilera. "Después comprendí que esto era otra cosa".

Toda una novedad la posibilidad de apalancarse en el criptomercado en vez de acudir a los organismos multilaterales de crédito. La Argentina, precisamente, intenta acordar con el FMI una renegociación de montos, plazos y condiciones.

maslaton 2.jpg
Carlos Maslaton junto al santuario del bitcoin, sus computadoras.

Carlos Maslaton junto al santuario del bitcoin, sus computadoras.

Reconvirtiendo

Maslatón había visitado El Salvador durante la guerra civil que el derechista ARENA le ganó al izquierdista Farabundo Martí. Según él, esa sociedad logró superar el fantasma de un pasado fratricida.

"Es cierto que (el presidente Nayib) Bukele tiene formas autoritarias, pero no es extremo, y tiene una visión institucional y empresarial muy por arriba del promedio latinoamericano".

Samsom Mow, director de estrategia de la canadiense Blockstream, trabaja en la emisión del bono Volcán por US$ 1.000 millones. Mow ambiciona colaborar con “potenciar y acelerar la hiperbitcoinización (la adopción masiva de bitcoin como moneda) y construir un sistema financiero basado en bitcoin”.

US$ 500 millones de la suscripción del bono irán a la construcción de la infraestructura de Bitcoin City y US$ 500 millones a la compra de bitcoins confiando en su apreciación. La deuda es a 10 años, con una tasa de interés del 6,5% anual. O bien 5 años al 6,5% anual y 5 años a una renta variable en base a la evolución de esos US$ 500 millones en bitcoins. El gobierno promete compartir 50-a-50 esos dividendos con los inversores que compraron los bonos.

Si El Salvador saldría a buscar financiamiento convencional tendría que pagar el 13% anual.

La iniciativa busca inyectar liquidez a la economía salvadoreña en 3 versiones: dólar, Tether (otra criptomoneda) y Bitcoin.

En lugar de emitir bonos en papel, el Gobierno emitirá bonos tokenizados, o sea inscriptos con tecnología blockchain. Es posible que El Salvador coloque la emisión por fuera del circuito bancario global. Sería inédito.

"¿Quién necesita al FMI si tiene bitcoin?" se preguntó el medio especializado Coinbase. ¿Será cierto?

Josh Giersch, director de gestión de productos en Visa, opinó en Twitter que Bukele "está usando bitcoin como un vehículo de afinidad para obtener fondos baratos que no puede obtener a través de los mercados de capital regulares". Si esto fuese correcto, ¿cuál sería el pecado?

Para la emisión de este bono, El Salvador firmó una alianza con el exchange Bitfinex -de Ifinex Inc, domiciliada en Islas Vírgenes Británicas-, que asistirá al gobierno con las normativas relativas a las criptomonedas y le proveerá de estadísticas y asesoría para el comercio de activos digitales.

El Estado salvadoreño se comprometió a operar exclusivamente con Bitfinex para la emisión del bono Volcán, que se emitirá a través de Liquid sidechain -una cadena de bloques alterna que es usada para mejorar las prestaciones de una cadena de bloques o blockchain ya existente-desarrollada por la empresa Blockstream.

Maslatón no tiene dudas de que la emisión será un éxito.

"Creo que habrá sobresuscripción",

  • porque él cree en la valorización creciente del bitcoin,
  • porque la comunidad cripto global dará su apoyo a una experiencia revolucionaria, y
  • porque quedó fascinado con esa zona económica especial con Impuesto a las Ganancias 0%, Impuesto a la Renta de Capital 0%, Impuesto al Patrimonio 0%, Impuesto a la Propiedad Inmobiliaria 0%, Impuesto a las Transacciones 0%. Un único tributo de 13% a las Ventas, con el 6,5% para la emisión de bonos para la construcción de la ciudad y el resto para los gastos de la municipalidad.

"Creo que su demanda competirá con la venta de entradas de FIFA para Catar 2022", ejemplifica.

El Salvador crea la primera ciudad bitcoin

La moneda

Sin embargo, tras el anuncio del bono en bitcoin, los bonos salvadoreños cayeron y están en un desempeño históricamente bajo, según la prensa especializada. Algunos hechos políticos vinculados al poder absoluto de Bukele aumentaron el riesgo-país. A mayor riesgo del país, mayor es la tasa de intereses que el país paga para obtener préstamos en el mercado internacional.

La publicación digital ElFaro.net/ afirmó:

La deuda pública salvadoreña es insostenible, el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) no está cerca de lograrse, los Certificados de Tesoro (Cetes) y Letras de Tesoro (Letes) están en niveles altísimos, el perfil de riesgo es tan grande que no emiten bonos ‘tradicionales’, resumió Ricardo Castaneda, economista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi). Los Cetes y Letes son deuda que el país debe pagar en corto plazo (entre 3 meses y 1 año) y son comparables a una tarjeta de crédito. Todo esto significa que el país tiene opciones muy limitadas para financiarse y necesidades apremiantes. “El bono Volcán parece una medida desesperada para obtener dinero”, dijo Castaneda. La deuda pública salvadoreña es insostenible, el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) no está cerca de lograrse, los Certificados de Tesoro (Cetes) y Letras de Tesoro (Letes) están en niveles altísimos, el perfil de riesgo es tan grande que no emiten bonos ‘tradicionales’, resumió Ricardo Castaneda, economista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi). Los Cetes y Letes son deuda que el país debe pagar en corto plazo (entre 3 meses y 1 año) y son comparables a una tarjeta de crédito. Todo esto significa que el país tiene opciones muy limitadas para financiarse y necesidades apremiantes. “El bono Volcán parece una medida desesperada para obtener dinero”, dijo Castaneda.

Pero Maslatón se encuentra convencido de que Bukele puede cambiar la mentalidad del país centroamericano, arrastrar a Panamá en el rediseño de su economía, y nadie sabe qué ocurrirá después con las cripto ganándole espacio a las monedas fiduciarias.

"En 20 años puede estar en el Top 15 de los países de mayor ingreso por habitante", un listado en el que hubiese militado la Argentina si no se hubiese interrumpido la convertibilidad en 2001, agrega.

El periodista pregunta lo que para los líderes convencionales es una blasfemia: -¿Podría la Argentina realizar una experiencia similar a la de El Salvador?

Por supuesto aunque las economías que mejor se desempeñan en ese escenario son las que no tienen moneda propia. El Salvador se encuentra dolarizado desde hace 2 décadas. Me sorprende para bien como el país donde ocurrió uno de los últimos choques de la Guerra Fría, donde sí hubo 30.000 desaparecidos y 200.000 muertos, terminó dolarizando, y eso no cambió ni siquiera cuando gobernó el Farabundo Martí. Por supuesto aunque las economías que mejor se desempeñan en ese escenario son las que no tienen moneda propia. El Salvador se encuentra dolarizado desde hace 2 décadas. Me sorprende para bien como el país donde ocurrió uno de los últimos choques de la Guerra Fría, donde sí hubo 30.000 desaparecidos y 200.000 muertos, terminó dolarizando, y eso no cambió ni siquiera cuando gobernó el Farabundo Martí.

Reflexión: es posible que Maslatón opine que si Carlos Menem y Roque Fernández hubiesen dolarizado, allá por 1997, nunca hubiese sucedido lo que pasó después. "De todos modos, yo creo en la Argentina, todavía tiene más gente inteligente promedio que otros países que conozco. Si liberases precios, flotaras el tipo de cambio y eliminaras 4 o 5 impuestos, aún con déficit fiscal, el país se va para arriba. Obvio que luego tendrías que tomar otras medidas, con el tiempo pero el problema acá es que los políticos no entienden los beneficios de la libertad. Deberían permitir el curso legal del dólar estadounidense y del bitcoin".

La apuesta

El citado Samsom Mow, director de estrategia de la canadiense Blockstream, llegó a El Salvador vía Jack Mallers, el joven empresario que anunció la Ley Bitcoin en Miami, en junio.

4 días después de la aprobación de la Ley Bitcoin, quien sugirió al Gobierno de El Salvador que emitiera bonos en bitcoin fue Max Keiser, quien hizo su podcast, 'Orange Pill', en vivo desde El Zonte, en El Salvador, la noche del 17/11 gritando “tenemos nuestro propio Estado-Nación” mientras lucía una peluca blanca para imitar a Christine Lagarde, la exdirectora del FMI hoy presidenta del Banco Central Europeo.

Keiser, un 'maximalista' -defiende el bitcoin en detrimento de cualquier otra moneda- asegura que el bitcoin se volverá la moneda de reserva del mundo, y que los precios de inmuebles en El Salvador se triplicarán en la próxima década.

Maslatón también cree que la revolución liberal está ocurriendo, cabalgando en el bitcoin y el Tether, más conocida como USDT, la cripto más valiosa Nº3: 6 de cada 10 transacciones de bitcoin pasan primero por USDT, una stablecoin (tokens atados a una moneda fiat -respaldada por un Gobierno o un activo determinado y, por lo tanto, menos propensas a las fluctuaciones y riesgos de la oferta y demanda-).

Bukele quiere evitar la injerencia extranjera

Inversiones

Bitfinex es de Ifinex, también dueña de Tether Limited. Los enemigos de Bukele afirman que todo el grupo fue sancionado por irregularidades a pedido de la Fiscalía de Nueva York y el origen de la investigación de la Commodity Futures Trading Commission, que ordenó el pago de una multa de US$42,5 millones por mentir: los tokens que emiten no están 100% respaldados por reservas en dólares.

Sin embargo, y es irrefutable, tal como lo afirma Maslatón, Estados Unidos podría haber frenado todo, tuvo varias oportunidades para congelar la preferencia de Bukele por el bitcoin, pero no lo hizo.

El Salvador ya está recibiendo inversiones concretas. En los días recientes, Bukele recibió a Data Trust, que dejó Costa Rica para ir al parque industrial Altius Tech Park, a levantar un data center de gran volumen -5.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos, inversión de US$ 30 millones- en una alianza entre el local Grupo Aristos, y el costarricense Codisa.

Y la propia embajada estadounidense promocionó el arribo de Michael Polsky, CEO de Invenergy, que junto a Energía del Pacífico trabajan en generar energía eléctrica a partir de gas natural licuado (GNL), inversión de US$1.200 millones para cubrir el 30% de la demanda energética de El Salvador, a partir de una terminal de regasificación de GNL y una línea de transmisión.

Bukele recibió al buque BW Tatiana, unidad de almacenamiento y regasificación de gas natural licuado (FSRU), que es parte del abastecimiento salvadoreño.

Y detrás llega el grupo empresarial OGGO, de José Manuel Gutiérrez, para respaldar un ecosistema socieconómico basado en cripto, que contempla la creación de una universidad, una academia de criptomonedas, proyectos de seguridad alimentaria y agua, un centro médico y la creación de plataformas de intercambio de monedas virtuales.

Y la concesionaria más antigua de la marca de pinturas y barnices estadounidense, Sherwin Williams, dice que ejecutará un plan de inversión para modernizar su planta de producción en El Salvador, apuntando a cubrir el mercado centroamericano.

Por supuesto que es difícil de entender el curso de los acontecimientos, en especial desde lo ideológico. Basta con leer al opositor ElFaro.net/ para entender la grieta en El Salvador. Su director-accionista, Carlos Dada, denuncia que Bukele amordaza a la democracia.

Del otro lado, ¿cuál fue la propuesta de la sociedad convencional salvadoreña ante la crisis y la necesidad de generar un nuevo paradigma en el siglo 21? Por supuesto que hay enormes apuestas a favor del fracaso de Bukele y su proyecto. Maslatón, quien recuerda que en la Argentina de los años '90 ocurría algo parecido, cree que la historia tiene posibilidades de concretarse.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario