Leído

FUNDADA EN 1960

De enemigo a aliado: la OPEP cumple 60 en medio de un acercamiento histórico con EE.UU.

Lun, 14/09/2020 - 8:29pm
Enviado en:
Por Urgente24

La Organización de Países Exportadores de Petróleo que reúne a 13 países cumple seis décadas. En un contexto de severa crisis petrolera y en el que sufre de una influencia mínima, se constituye cada vez más funcional a los fines de los Estados Unidos.

opep.jpg
De enemigo a aliado: la OPEP cumple 60 en medio de un acercamiento histórico con EE.UU.
Contenido

En 1973, el grupo de países concentrados en la Organización Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), puso de rodillas a la economía estadounidense al decretar un embargo de petróleo a Washington y sus aliados en respuesta al apoyo americano a Israel en la guerra del Yom Kippur.

Esta medida de castigo provocó que la OPEP, que hasta entonces había mantenido un perfil relativamente bajo al limitarse a negociar precios para sus miembros, surja como un agente político a tener en cuenta. Es que adquirió una relevancia internacional que fue creciendo a medida que los países miembro tomaban el control del sector petrolero y adquirían voz y voto a la hora de fijar los precios del crudo del petróleo en el mercado mundial.

Hoy, 43 años después, la realidad de la organización dista mucho de aquella "gloriosa" y se lo debe en parte a   los cambios en la política mundial y el aumento de la producción petrolera de Estados Unidos. De hecho,  es más que probable que el cártel creado hace 60 años haga lo que desee Washington.

"Trump encarga a Arabia Saudita (país que encabeza el grupo) lo que necesita en cuanto al precio del petróleo, y se lo complace", asegura a Reuters Chakib Khelil, quien fue ministro de petróleo de Argelia durante una década y presidente de la OPEP en 2001 y 2008. "Así que efectivamente la OPEP ha cambiado".

Las estadísticas indican que en los últimos años la participación de la OPEP en el mercado petrolero mundial ha caído en gran volumen. Tuvieron mucho que ver la guerra en Libia y las sanciones estadounidenses a Irán y Venezuela, que han disminuido la producción de estos países.

En contrapartida, la producción estadounidense se ha duplicado con creces en una década, hasta alcanzar más de 12 millones de barriles diarios en 2019, según la Administración de Información de Energía. 

Las cifras de la OPEP muestran que la participación de Estados Unidos en el mercado mundial del petróleo se ha duplicado desde 2010, mientras que la de la OPEP ha disminuido.

Esta debilidad animó a unirse al grupo a Rusia y otros productores para formar la OPEP+ en una alianza lanzada en 2016.

Tal como consigan el portal Dw.com, la nueva organización se estrenó con una campaña desastrosa encabezada por Arabia Saudita para tratar de expulsar del mercado a los productores de esquisto estadounidenses bajando los precios, que se situaron alrededor de los 30 dólares por barril. Los estadounidenses aguantaron más de lo calculado por los sauditas: lo suficiente para convertir a Estados Unidos en el mayor exportador mundial de petróleo.

Acercamiento entre Trump y Mohammed bin Salmann (Con información de Reuters)

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha tendido más contacto con la OPEP que cualquiera de sus predecesores y a menudo se conecta a Twitter para comentar las decisiones de producción y los movimientos del precio del petróleo.

Trump también ha desarrollado una estrecha relación con el gobernante de facto de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, o 'MbS', que depende de Estados Unidos para obtener armas y protección contra rivales regionales como Irán.

A principios de este año, Trump quería algo nuevo de la OPEP: un recorte de la producción, para ayudar a las compañías petroleras de Estados Unidos a ganar dinero.

Los precios del petróleo se habían hundido debido a un exceso de oferta causado por una guerra de precios entre Arabia Saudí y Rusia, al mismo tiempo que un desplome de la demanda debido a los confinamientos por el coronavirus en todo el mundo.

"Acabo de hablar con mi amigo MbS ( príncipe heredero) de Arabia Saudí, que habló con el presidente Putin de Rusia, y espero que recorten aproximadamente 10 millones de barriles, y tal vez sustancialmente más, lo que, si sucede, ¡será GENIAL para el sector del petróleo y el gas!", tuiteó Trump el 2 de abril.

El 12 de abril, la OPEP+ acordó un recorte récord en la producción equivalente a una décima parte de la producción mundial. Reuters informó el 30 de abril que Trump le había dado un ultimátum a Bin Salman: reducir la producción o correr el riesgo de una retirada de las tropas de EEUU del reino.

Cuando se le preguntó sobre el ultimátum en aquel momento, Trump dijo: "No tuve que decírselo". Dijo que había hablado con MbS por teléfono y que pudieron llegar a un acuerdo sobre los recortes de producción.

Otra situación donde el presidente estadounidense demostró su poder para intervenir en los precios del mercado mercado fue en 2018, cuando los precios del petróleo subieron por encima de los 70 dólares por barril, un nivel que Washington consideraba demasiado alto para los consumidores estadounidenses. En ese entonces, Trump disparó un aluvión de mensajes contra el cártel en Twitter.

"Los precios del petróleo son demasiado altos, ya está la OPEP otra vez. ¡Nada bueno!", tuiteó el 13 de junio de 2018, nueve días antes de una reunión de la OPEP. Mientras la OPEP se reunía en Austria el 22 de junio, Trump escribió: "Espero que la OPEP aumente la producción sustancialmente. Hay que mantener los precios bajos!".

Más tarde ese mismo día, la organización acordó aumentar su producción en un millón de barriles diarios.

Hossein Kazempour Ardebili, exgobernador de la OPEP para Irán, dijo a Reuters que en 2018, cuando la OPEP+ acababa de aumentar su producción tras la presión de Trump, tanto la OPEP como el grupo más amplio habían comenzado a actuar en contra de los intereses de sus miembros más pequeños.

"Le dieron un regalo a Trump con el precio del petróleo mientras infligían una pérdida de ingresos a todos los miembros de la OPEP", concluyó.