Leído

LEGADO IMBORRABLE

Alfredo Alcón: vida y obra del máximo exponente del teatro argentino

Mie, 04/03/2020 - 5:07pm
Enviado en:
Por Urgente24

Quien fuera uno de los grandes referentes del teatro y el cine argentino cumpliría 90 años éste 3 de marzo. De orígenes humildes, constituyó una de las trayectorias mas ricas y reconocidas dentro del ambiente artístico.

Alfredo Alcón: vida y obra de máximo exponente del teatro argentino
Contenido

Este martes cumpliría años quien fuera catalogado como "el gran actor argentino". Sí, se trata del afamado Alfredo Alcón, quien llevó adelante una trayectoria extensa e intachable en el mundo de la televisión, cine y teatro como actor y director desde que debutó y hasta su muerte, el 11 de abril de 2014.

Aún así, más allá de su infinito talento expuesto en las "tablas" y ante las cámaras a la hora de actuar, su memoria estará por siempre atada a lo que fue como persona detrás de las mismas: su gran profesionalismo, generosidad y calidad humana son las primeras palabras que se escuchan de aquellos que lo conocieron.

Claro que el camino que tuvo que atravesar Alcón para convertirse en lo que fue no ha sido para nada fácil. Hijo de un matrimonio de clase trabajadora, pasó sus primeros años de vida en la localidad bonaerense de Ciudadela, donde las carencias económicas azotaban a la familia. Más aun con la muerte de su padre, Félix, cuando el actor tenía apenas 5 años. 

Fue en ese momento cuando su madre vio la necesidad de mudarse a la casa de su abuela, Felipa, en el barrio porteño de Liniers. A pesar de la nueva circunstancia, se podría decir que en ese hogar Alcón empezó a gestar esa vocación que luego lo convertiría en una estrella internacional. "Cuando los grandes dormían la siesta, me iba a la azotea y convertía las sábanas tendidas en togas. Supongo que era jugar al teatro, pero era una ceremonia inventada, secreta", supo contar alguna vez en una entrevista que brindó para el diario Clarín.

Esa pasión que empezaba a asomar, se iba a ver acentuada cuando descubrió en la biblioteca de su abuela el libro Ricardo III, de William Shakespeare. Eso lo marcaría a fuego, ya que allí comenzó una inquebrantable relación con el reconocido escritor y sus deseos de poder representar algunas de sus obras comenzaban tomar fuerzas.

Finalmente fue cuando el consagrado artista cursaba el secundario cuando la llama de la actuación se terminó de propagar en todo su ser: mientras estudiaba en el colegio industrial Cardenal Cisneros, decidió abandonarlo para empezar a formarse como actor en el Conservatorio de Arte Dramático.

Su primer trabajo no iba a tardar en llegar en una radio, aunque quizá no lo que hubiera elegido en un principio: anunciar las novedades del día en el Mercado de Hacienda.

No obstante al poco tiempo sí ya se le terminarían por abrir las puertas de distintos radioteatros e incluso, en 1954, luego de pasar una prueba de Radio El Mundo pasó a integrar la compañía de Julia Alba, en la que interpretó papeles de galán.

Finalmente, en 1955 se daría su debut en el cine, con la película El amor nunca muere. Desde allí su carrera se largó con un sinfín de éxitos que lo terminarían catapultando en el estrellato.

Un año después de su primera aparición cinematográfica le llegó el turno de protagonizar un filme: La pícara soñadora, comedia en la que también participó ni mas ni menos que Mirta Legrand.

En 1960 le llegaría un papel trascendental para su legado. Se trata del personaje Ecuménico López, a quien interpretó en Un guapo del 900. "Me cambió la vida", dijo Alcón al respecto hace algunos años atrás.

A comienzos de esa década comenzaría su trayectoria en teatro. Sus papeles en  obras de Shakespeare como Hamlet, el mencionado Ricardo III, Enrique IV y Rey Lear son algunos de sus mayores éxitos arriba de un escenario. Otras  producciones que aportaron para que se constituya como el máximo exponente del teatro clásico en Argentina fueron  Final de partida, de Samuel Beckett y dirigida por él mismo, Edipo, el Romance del lobos, entre otras.

En España es muy reconocido: allí también tuvo una incesante actividad teatral, entre las que destacan obras de Federico García Lorca y Jean Paul Sartre.

En televisión también tuvo su oportunidad: Por el nombre de Dios ( 1999), miniserie que se emitía por canal 13, Vulnerables (2000) y Herederos de una Venganza (2011), ambas de Polka, son algunas de las producciones que integró

Otros trabajos en el cine muy recordados fueron El Santo de la Espada (1970), Boquitas pintadas (1974), Martín Fierro (1968), La Maffia y Las siete locas, todas dirigidas por su amigo Leopoldo Torres Nilson.

Se mantuvo vigente hasta bien entrado el siglo XXI, aunque a principios de la década del 2010 fue diagnosticado con cáncer de colon. Finalmente a raíz de una complicación respiratoria y luego de estar mas de 4 meses internado ,Alfredo Alcón fallecería el 11 de abril de 2014. Su muerte marcó un luto sin precedentes en el mundo artístico.

Distintas reconocidas personalidades del cine, televisión y teatro lo despidieron: Guillermo Francella, Marta González, Norma Aleandro, Joaquín  Furriel, Cecilia Rosetto, Adrián Suar,  Nicolás  Cabré y Ana María Picchio, algunos de los tantos que lo despidieron en aquel entonces.

Sus restos descansan en el panteón de actores de Chacarita. Aunque su memoria está mas despierta que nunca.