Conspiraciones

30/05/1961

Otra vez la CIA deja a la intemperie a sus colaboradores

El 30/05/1960 fue ejecutado por orden de la CIA el dictador Rafael Leónidas Trujillo, en República Dominicana. Sin embargo, en los días sucesivos, todos los participantes en el complot fueron fusilados, excepto 2 sobrevivientes.

La CIA (Central Intelligence Agency) ya había recibido instrucciones de deshacerse de Rafael Leónidas Trujillo Molina en días de Dwight Eisenhower en la Casa Blanca. El sangriento déspota de República Dominicana era peor que Fulgencio Batista, una invitación a que la experiencia revolucionaria que se consolidaba en Cuba con Fidel Castro Ruz, se extendiera por el Mar del Caribe.

Trujillo era un furioso anticomunista y durante años un aliado sin fisuras de USA. Pero ya estaba fuera de control.

Cuando en enero de 1961, John F. Kennedy reemplazó a Einsenhower, la CIA ya había diseñado el derrocamiento. Es más: Robert Murphy, el emisor que envió JFK a Ciudad Trujillo (el egocéntrico dictador había bautizado a Santo Domingo con su propio nombre), fue el 4to. mensajero enviado por USA para convencer a Trujillo que se retirara del poder.

Tal como años despues ocurrió con Anastasio Somoza y luego con Manuel Noriega, Trujillo rechazó la sugerencia / pedido / recomendación / orden de apartarse.

La CIA puso en marcha la operación para derrocar a Trujillo, evento que no era para nada sencillo.

El llamado «Frente Unido de la Liberación Dominicana», de Ángel Morales, y del que participaba el notable profesor Juan Bosch -¡qué tratado de historia de América escribió!-, ya llevaba más de 15 años solicitando ayuda para borrar a Trujillo del mapa.

El 21/09/1947, dominicanos en el exilio y un batallón de militares voluntarios procedentes de Cuba intentaron la Expedición de Cayo Confites, que fracasó.

El 19/06/1949 lo intentaron de nuevo y terminados fusilados o carbonizados en un contraataque del ejército dominicano.

El 14/06/1959, hubo otro intento pero luego de varios días de combate, los que sobrevivieron fueron trasladados a la Base Aérea de San Isidro, donde fueron torturados y casi todos fusilados.

El miedo a Cuba 2

Pero la CIA había observado que comenzaban a prosperar en República Dominicana grupos de izquierda decididos a iniciar una guerra de guerrillas. Las fuerzas estadounidenses que salían de Cuba se replegaban hacia República Dominicana. No podían perder también ese territorio. Trujillo debía cesar.

A partir de 1959, Trujillo comenzado a interferir en los asuntos internos de otros países vecinos. Por ejemplo, contra el presidente de Venezuela, Rómulo Betancourt, abierto crítico de Trujillo.

Betancourt denunció ante la Organización de Estados Americanos (OEA) las operaciones de Trujillo en Venezuela , y Trujillo ordenó a sus agentes en Venezuela colocar una bomba en el automóvil de Betancourt. El 24/06/1960, el explosivo hirió pero no mató al Presidente venezolano cuando se dirigía a un desfile militar en el paseo Los Próceres de Caracas.

Indignados, los miembros de la OEA aprobaron por unanimidad romper relaciones diplomáticas con el gobierno de Trujillo e imponer sanciones económicas a República Dominicana. 

Trujillo temía una conspiración y era impiadoso. En noviembre de 1960, la ejecución de las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal volvió insoportable al dictador.

La CIA aportó armamento y logística para el complot del 30/05/1961 pero cuando ocurrió, dejó sin paraguas a los ejecutores.

El martes 30/05/1961, a las 21:45, en el kilómetro 9 de la carretera de Santo Domingo a San Cristóbal, el automóvil en el que viajaba Trujillo fue emboscado tal como lo planificaron y ejecutaron Modesto Díaz, Salvador Estrella Sadhalá, Antonio de la Maza, Amado García Guerrero, Manuel Cáceres Michel, Juan Tomás Díaz, Roberto Pastoriza, Luis Amiama Tió, Antonio Imbert Barrera, Pedro Livio Cedeño y Huáscar Tejeda. 

El vehículo recibió más de 60 impactos de bala de diversos calibres. Trujillo recibió 7. Su chófer, Zacarías de la Cruz, recibió varios impactos, pero no perdió la vida.

Ah, la CIA...

La CIA habia enviado las armas que mantuvo 2 meses ocultas el supermercadista estadounidense Simon Thomas Stocker, a quien la CIA llamaba «Héctor». 

La historia no ha logrado aclarar si las armas que se usaron fueron las de la CIA porque Stocker dijo que se las había entregado a un dominicano pero lo negó uno de los dos sobrevivientes del atentado, el general Imbert Barrera (el otro fue Luis Amiama Tio).

El presidente Joaquín Balaguer organizó el funeral, el 02/06/1961, y dijo: "Tus hijos espirituales, veteranos de las campañas que libraste durante más de 30 años, miraremos hacia tu sepulcro como un símbolo enhiesto y no omitiremos medios para impedir que se extinga la llama que tú encendiste en los altares de la República y en el alma de todos los dominicanos."

Desde París llegó su hijo adoptivo apodado Ramfis, a quien en Bélgica llegaron a aplicarle electroshock para tratarlo de desequilibrios nerviosos provocados por la presión de su propio padre.

Ramfis inició la cacería de quienes apuntó el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) y otras reparticiones de seguridad del Estado como conspiradores. Su mano derecha en la ejecución masiva fue Johnny Abbes García, el tenebroso jefe del SIM.

El día del entierro de Trujillo, agentes del SIM irrumpieron en la casa del teniente Amado García Guerrero, y lo asesinaron de varios disparos de ametralladora. 

48 horas después, ejecutaron a Juan Tomás Díaz y Antonio de la Maza

El 10/06/1961 fue apresado y torturado el general José René Román Fernández, secretario de las Fuerzas Armadas. 

El 18/11/1961 fueron capturados Roberto Rafael Pastoriza Neret, Pedro Livio Cedeño Herrera, Luis Salvador Estrella Sadhalá, Modesto Díaz Quezada, Huáscar Antonio Tejeda Pimentel y Luis Manuel Cáceres Michel. Todos fueron llevados a la Hacienda María, y fusilados.

La CIA se limitó a observar cómo eran eliminados quienes ejecutaron su decisión de 'limpiar' a Trujillo. República Dominicana padeció una cantidad de homicidios sin acusación judicial durante 5 meses y 19 días.

Contraataque

Hartos de la situación, en la mañana del 19/11/1961, ocurrió la llamada 'Rebelión de los Pilotos', que organizó el egresado del seminario jesuita y aviador militar Manuel Durán Guzmán, con la ayuda de Raymundo Polanco Alegría -comandante del Escuadrón de Caza Ramfis-, Nelton González Pomares -comandante del Grupo de Caza y Bombarderos-, Federico Fernández Smester -fundador y director de la primera escuadrilla aérea acrobática dominicana​-; y Pedro Rafael Rodríguez Echavarría -comandante de la Base Aérea de Santiago-.

En su acción, bombardearon la artillería y la escuadra de tanqueros de la Base Aérea de San Isidro, y las fortalezas Mao y Puerto Plata. 

Esta acción militar evitó que Ramfis Trujillo ejecutara un complot para derribar y asesinar a Joaquín Balaguer y a los principales líderes de la Unión Cívica Nacional y el Movimiento 14 de Junio. 

La noche anterior se habían reunido en la Base Aérea de San Isidro, Petán Trujillo, el jefe de la Fuerza Aérea, Tunti Sánchez; y los jefes regionales del SIM, incluyendo a Alicinio Peña Rivera, para planificar la Operación Luz Verde o Matanza de San Bartolomé para asesinar a Viriato Fiallo, Joaquin Balaguer, y otros.

Recién después del furioso bombardeo la familia Trujillo se marchó de República Dominicana.

Rafael Leónidas Trujillo Martínez, alias Ramfis, murió en Madrid, el 28/12/1969.

Corolario: USA impuso a Trujillo y soportó y alentó sus desmanes durante décadas. Luego lo derribó, pero no cuidó a los ejecutores de la acción. Desastre.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario