Leído

EL 'CASO VICENTÍN'

Sucede casi siempre: Manzano 'pudre' la fruta

Mie, 10/06/2020 - 10:26pm
Enviado en:
Por Urgente24

No hay duda de que José Luis Manzano es un personaje tan interesante como inteligente de la fauna criolla. Sin embargo, su elevada calificación de sí mismo parece llevarlo a no reparar en los heridos que deja en su camino. Y, más temprano que tarde, esta metodología 'sangrienta' le pasa factura. Está sucediendo con su interés en Vicentín, que ya estaba complicado por la financiación de CarVal, ex subsidiaria de la trasnacional Cargill.

manzano.jpg
José Luis Manzano.
Contenido

En su generación de políticos, José Luis Manzano tenía condiciones para llegar mucho más lejos que el Ministerio del Interior, donde encontró su abrupto final. Manzano tenía experiencia, equipo e iniciativa para seguir escalando, pero en diciembre de 1992 se convirtió en un político jubilado precozmente. En tanto, Gustavo Beliz, su sucesor en aquellos días de Carlos Menem, no sólo tuvo una 2da. experiencia de gestión años después con Néstor Kirchner sino que sobrevivió a Antonio Stiuso y la peor ex SIDE, y en 2020 es un colaborador de confianza de Alberto Fernández.

Es más: el brillante Manzano terminó distanciado de casi todos los integrantes de su equipo de confianza, en el que había gente muy preparada. Ni la intervención del por entonces poderoso cardenal Raúl Primatesta logró consolidar a Manzano ante la embestida de Béliz a caballo del reclamo de 'transparencia', apoyado por otro sector del clero católico (y algunos empresarios tan cuestionables como los amigos de Manzano).

¿Qué fue lo que sucedió, entonces, con el ex político? Nunca reparó en la cantidad de heridos que dejó su táctica y estrategia.

Luego comentó el Manzano empresario, una actividad para la que también estuvo muy bien capacitado. Consecuencia de que su nombre y apellido eran cuestionados por sus propios ex aliados políticos, tal como Eduardo Bauzá, él buscó el binomio con Daniel Vila, y le cedió el protagonismo social: la sociedad nunca fue conocida como Manzano-Vila sino Vila-Manzano.

El crecimiento también fue vertiginoso, tal como había ocurrido en la política. El problema es que Manzano no aprendió lo suficiente, y volvió a dejar heridos a ambos lados del camino. Esto es importante mencionarlo al evaluar lo que está sucediendo en la Provincia de Santa Fe desde que irrumpió Manzano como un probable rescatista de la agroalimentaria Vicentín.

Hoy día Manzano ya no es socio de Vila porque cada uno tiene sus especialidades comerciales pero no dejaron un buen recuerdo en Rosario, por ejemplo, donde fueron los propietarios del diario La Capital y otros medios de comunicación. Esta conclusión surge de la lectura del informe desde Rosario, de Facundo Borrega para la web LetraP: 

Un fragmento sirve para poner todo en contexto:

" (...) El avance de grupos trasnacionales como Glencore, Dreyfus y Cargill sí como la aparición en escena de dirigentes asociados a etapas aciagas de nuestro país que intentan promover una mentirosa salida nacional y popular, resulta alarmante", señalaron en un comunicado dirigentes de diversos espacios de centroizquierda (...). El impulso se lo da Claudio Lozano, actual director del Banco Nación, quien encabeza una investigación interna por los créditos otorgados por la entidad crediticia a la firma en la etapa macrista que convirtieron a la banca en el mayor acreedor con $18.300 millones. "La alarma es Manzano. Pero el problema de fondo es que Cargill diseñará la matriz exportadora del país", sostuvo el diputado provincial de Santa Fe, Carlos Del Frade. (...)".

No es cierto lo de Cargill porque, tal como ya informó Urgent24, que se interesó en contactar a la empresa, Cargill salió en etapas sucesivas de CarVal, que financiaría a Manzano, completando su desvinculación en 2019. Pero ¿a quién le importa la verdad cuando la polémica ha estallado y Manzano es un personaje que no provoca empatía en Rosario?

Entonces, un rescate necesario, tal como el que necesita Vicentín, se está 'pudriendo' por el interlocutor. Es la realidad irrefutable. En el camino siempre hay que dejar la menor cantidad de heridos, y como no se puede matarlos a todos, las buenas costumbres y la conexión positiva tienen valor. 

Comentarios