Leído

GEOPOLÍTICA SIGLO 21

Trump no podrá mantenerlo 'chumbando' a Irán: Energía no renovable vs. Energía renovable

Jue, 23/04/2020 - 10:44am
Enviado en:
Por Urgente24

El petróleo parece recuperarse levemente. Los analistas atribuyeron el aumento en parte a que Donald Trump preparó los buques de guerra estadounidenses para atacar a cualquier buque iraní en el Golfo Pérsico si representaban una amenaza. Es un placebo pero, a veces, funciona... si los mercados aceptan. En medio de esto, interesantes un par de conceptos de Sergey Borísovich Brilev, periodista ruso especializado en energía. Para Urgente2, su opinión denota la enorme preocupación que hay en Moscú con el precio del crudo, aún cuando no se vocifere el temor.

"Luego de la pandemia, el éxito de los políticos tanto más deberá ser considerado según la cantidad de conservados/creados puestos de trabajo."
Contenido

El petróleo ha caído a mínimos históricos en los últimos días debido a la preocupación de que no hay suficiente capacidad global para almacenar el creciente exceso de petróleo. Los precios para el índice de referencia estadounidense se volvieron negativos por primera vez en la historia el lunes 20/04, lo que significa que los productores se vieron obligados a pagar a los compradores para que se quiten el petróleo de sus manos.

Sin embargo, luego se ha recuperado a US$ 22.20 por barril el del Mar de Brent, y el West Texas Intermediate a US$ 15.44 por barril.

Ayudó que el presidente de USA, Donald Trump, dijera en un tuit el miércoles 22/04 que había "dado instrucciones a la Marina para que derribara y destruyera todos y cada uno de los cañoneros iraníes si acosaban nuestros barcos en el mar".

De todos modos, el crudo Brent sigue abajo más de un 20% esta semana y los analistas advierten que dada la sobreoferta actual en el mercado, cualquier aumento en los precios provocado por el ruido del presidente Trump podría ser breve.

"La idea de tensiones en el Golfo que elevan los precios de manera sostenible es un poco difícil de entender en esta etapa", dijo Paul Donovan, economista jefe de UBS Global Wealth Management.

"En un mundo inundado de petróleo y con un suministro global que excede significativamente la demanda global, la actitud agresiva del presidente Trump probablemente no cambiará los fundamentos del mercado petrolero en el corto plazo", agregó Donovan.

La producción de crudo se ha mantenido sólida a pesar de un colapso en la demanda de hasta un 30% este mes en comparación con el mismo momento del año pasado, dejando al mercado con un exceso de oferta masivo.

¿Y entonces? El mundo de la energía convencional está en emergencia pero no está bueno que embista contra la energía renovable.

Al respecto, polémicas ciertas reflexiones de un periodista ruso especializado en energía, Sergey Borísovich Brilev:

"**  La gente cambia. Recuerdo perfectamente como, poco antes de culminar su trabajo al frente de la RAO EES (monopolio energético ruso), Anatolii Chubais me decía que, pese a todo lo atractivo de las fuentes alternativas de energía (el viento, el brillo del sol, etc.), nada se compara con los hidrocarburos (petróleo, gas, carbón). Sólo ellos son confiables.

Pero, hete aquí, la semana pasada en los medios de información masiva no recibió la necesaria atención una de las noticias, a mi entender, realmente más significativas. Con ayuda de la corporación Rosnano (la que ahora encabeza Chubais), la fábrica Vesta, en Uliánovsk (gran centro industrial en el Volga superior, cuna de Vladímir Lenin) cargó para la exportación la primera partida de casi 50 gigantes aspas (un largo de 62 metros cada aspa) para centrales eléctricas eólicas. Pero estas palas no fueron para Astraján o Kalmykia (regiones rusas a donde esta producción se enviaba hasta ahora), sino a la exportación, a Dinamarca.

(...) El hecho es que prácticamente al mismo tiempo que la novedad sobre el inicio del envío de estas aspas desde el Volga al Báltico aparecieron dos notables comentarios.

Al principio en la columna para la agencia Interfax, suscripta por el académico Alexandr Dynkin, presidente del IMEMO (Instituto de Relaciones Exteriores y Economía Internacional E.M.Primakov), y a continuación de ello, en conversación conmigo Rae Kwon Chung (Corea del Sur), premio Nobel y titular del Comité Internacional del Premio Global Energy, constató: con el nivel actual de precios sobre el petróleo, el futuro de la energía alternativa está cuestionado. Ambos comentarios están publicados en nuestro portal. Pero ahora lo ilustraremos: ¿para qué construir molinos eólicos si de nuevo es más barato el fuel oil?

Pero si el fuel es considerado “retro”, ¿acaso de los precios del crudo no dependen los precios del gas natural?

Así que ¡no vamos a construir molinos sino las clásicas centrales eléctricas a gas!

O, digamos, ¿para qué invertir en la creación de una red de puntos de carga de electromóviles, si de nuevo se ha hecho más barato cargar en las estaciones de servicio un automóvil común con motor de combustión interna?

(...) En verdad, tanto Dynkin en Moscú, como Chung en Seúl compartieron su opinión aún antes de que, en la noche del lunes 20/04 para el martes 21/04 de esta semana, los futuros de mayo del WTI adoptaran un signo escandalosamente negativo.

(...) Pero el hecho es el hecho: esta “nueva normalidad” de precios es mucho menor a la que existía a principios de año. (...)

 **  En esa misma noche del lunes para el martes la pregunta más inesperada me llegó de uno de los más finos pensadores que yo conozca en América Latina. El vicepresidente del Instituto Behring-Bellinghausen (Montevideo), Gerardo Bleier, acaba de escribirme en mi Messenger: “¿Es el fin del petrodólar?”.

(...) También Bleier centró su atención en que el epílogo al acuerdo “OPEP+” fue lo publicado en medios tan diversos, acordemos, como el londinense Financial Times y el pequinés China Daily.

En este caso, de pronto, ambos sonaron al unísono. Los artículos en estos días versaron acerca de que los bajos precios del petróleo impulsarán la energía alternativa. (...)

Es de creer que la respuesta a esta pregunta la encontré conectándome en estos días con el mencionado Chung.

Le pregunté de qué modo “vender” ahora la idea sobre el desarrollo de la energía alternativa al mundo emergente, si existe allí la comprensión de que incluso en el período de los altos precios del petróleo el paso a la “alternativa” en los países del Norte se acompaña con masivos subsidios estatales.

Entre una especie de paréntesis señalemos: ahora, a propósito, incluso en el Norte los correspondientes renglones de los presupuestos fiscales se van a restringir. En el Sur tales inversiones sólo pueden soñarse.

Chung a esto respondió que, en realidad, el nivel de subsidio del sector de hidrocarburos es todavía mayor que para el alternativo. Y aún rezongó que, pese a lo que los líderes del G7 y del G20 hayan acordado sobre el redireccionamiento de estos subsidios, no hay resultado alguno.

En propiedad, en esto estriba la diferencia entre Chung y Dynkin.

Dynkin constata que si no es el ocaso, como mínimo asistimos a una pausa en el desarrollo de la energía alternativa. Chung en cambio considera que la alternativa puede ser salvada ahora mismo.

Por supuesto no vamos a negar el idealismo de los autores de las notas en el Financial Times y en China Daily. Pero es de imaginar que esto es premonitorio de una nueva batalla por las inyecciones estatales. Especialmente considerando el entorno de relaciones públicas, para nada malo.

Es que precisamente, a todos los enternecieron los delfines que volvieron a los canales de Venecia (¡aunque los hayan grabado en realidad en Cerdeña!). No menos impresionan los cuadros del “antes y después” de la Italia del Norte hasta los suburbios de Wuhan, en los que se ve cómo desaparecieron los oscurecimientos de las emisiones fabriles. Incluso en Moscú se fijaron índices récord de cuán límpido se ha hecho el aire, en cuanto se implantaron los pases y se redujo el tránsito automotriz.

Es sobre este fundamento que ahora ya no se trata de algún idealista sino de inversores calculadores que van a levantar un nuevo palacio mágico, en cuya fachada se inscribirá la orgullosa divisa “Haremos el mundo más limpio”. Por cierto, tal como ocurre con frecuencia, en letra chica se explicará que habrá que redistribuir el dinero de los contribuyentes.

Por una parte, es difícil que a alguien se le ocurra oponerse a esto. ¡¿Cómo se puede convocar a la ulterior polución del ambiente?!

Por otra parte, mirando al futuro, comprendemos que no será mañana ni pasado mañana, pero los precios del petróleo se restablecerán. Al menos, la gente de mi generación ya ha visto esto. Lo que significa que de nuevo será posible hablar sobre el balance de la energía tradicional y no tradicional.

(...) La primera encuesta realizada por nuestros asociados del Instituto Behring-Bellinghausen en Montevideo, entre los expertos latinoamericanos en energía, señaló que a ellos, tal como en Europa, les interesa el tema de la conservación de la electricidad (con la salvedad de que, concretamente, en la Argentina, antes que nada, piensan sobre el futuro del esquisto). (...)

Si en Occidente hay tal diversidad de voces, significa que tanto más hay que sentarse a calcular. Pero antes que nada, sentarse a hablar. (...)

Y lo último. Los simpáticos delfines que, hay que suponer, todavía durante un cierto tiempo van a emerger a la superficie de los canales venecianos y apareciendo aquí y allá van a alegrar a los enamorados.

Son, pese a todo, consecuencia de la parálisis de la producción. (...)."