Leído

NEGOCIACIÓN CON BONISTAS

“Una propuesta de 'tomalo o dejalo' subestima las consecuencias de un default”

Mie, 26/02/2020 - 10:30am
Enviado en:
Por Urgente24

El economista Luis Secco criticó el comunicado del FMI que calificó de “no sostenible” la deuda externa argentina y recomendó quitas a los bonistas. El especialista considera que ese pronunciamiento del Fondo sólo “aumentó la incertidumbre en el mercado". Por otro lado, Secco también alertó sobre los riesgos de que el gobierno argentino tenga una posición extrema en la negociación con los acreedores privados y pueda encaminarse a un nuevo default.

Contenido

El ministro de Economía, Martín Guzmán, mantuvo este miércoles (26/2) en Nueva York una jornada de "reuniones estratégicas" que incluyeron encuentros con ejecutivos de bancos y fondos de inversión que poseen bonos argentinos bajo ley extranjera, en el marco de la renegociación de la deuda.

Sobre esas reuniones aún no hay información oficial al respecto. Se sabe que Guzmán regresará mañana a Buenos Aires y quizás a partir de entonces aya alguna novedad.

En ese marco, el economista Luis Secco criticó el comunicado del FMI sobre la deuda argentina porque “aumentó la incertidumbre en el mercado".

"El Fondo no le dio ninguna información a los bonistas, no creo que haya sido tan beneficioso el último comunicado del Fondo sobre la deuda Argentina como ve el Gobierno. Lejos de disiparla incertidumbre sobre cómo el mercado juzga si la Argentina está en condiciones o no de pagar, aumentó las dudas al patearle la pelota al mercado. Eso puede ser modificado, sería muy prudente que el Gobierno y el Fondo le digan al sector privado cómo piensan arreglar", dijo Secco, en declaraciones a Radio Rivadavia.

El economista también cuestionó la decisión del Gobierno de no mostrar el plan económico a los acreedores para lubricar la renegociación.

"Es otro elemento de fuerte incertidumbre. Si hay que juzgar si un país o cualquier deudor está en condiciones o no de pagar lo que promete, un programa económico es una parte sustancial de ese proceso. Guzmán dijo en el Congreso que no iba a haber superávit fiscal hasta 2023 y fue muy vago en el resto, faltan precisiones", comentó.

Y añadió: "Si es una estrategia de negociar la deuda, todo apunta a una propuesta de 'tomalo o dejalo'. Ese es un riesgo que subestima las consecuencias de un eventual default. El plan es precario, en tema de inflación lo único que dijo el Gobierno es que el plan antiinflacionario es congelar tarifas, precios cuidados y planchar el dólar. Pero eso puede ser sólo temporal. No hay un programa consistente y por eso el mercado miraba un poco al Fondo".

Secco también advirtió que un eventual default, si la reestructuración no llega a buen puerto, podría hacer que las posturas más radicalizadas del kirchnerismo ganen espacio en la coalición de gobierno y "avance con el cierre a la economía mundial".

"En un mundo con tan poco apetito al riesgo un default podría ocasionar que las posturas más extremas ganen más terreno en el gobierno argentino y avanzar en un cierre al mundo. ¿En ese caso cómo financiaría el Gobierno el déficit fiscal, si ya anunciaron que no habrá superávit hasta 2023?", se preguntó.

"Hay una subestimación de cuáles fueron los costos del default del 2001. Quedaron ocultos en el marco de una recuperación que fue bastante rápida en los años siguientes. Hubo capacidad para gastar de manera increíble, en el arranque del gobierno de Néstor Kirchner el gasto público creció al 40% anual y con baja inflación, algo que nunca se vio en la historia económica mundial, y quedó la sensación de que se podía hacer cualquier cosa y que el default no había sido tan malo”, concluyó.