Leído

PARO DE COLECTIVOS

Subsidios 1 a 10, a favor de AMBA: En el interior, esperan cambios para el transporte

Mie, 27/05/2020 - 12:45pm
Enviado en:
Por Urgente24

Hoy habrá otra reunión en la que se espera que Nación amplíe o redefina el esquema de subsidios. Y si no hay solución, las firmas adelantan que aplicarán un plan de ajuste. En efecto, ya anticipan que no habría acuerdo.

Contenido


La protesta gremial abarca todo el interior del país y es por falta de pago de los salarios de los choferes. Por tal motivo, habrá hoy un nuevo encuentro (virtual) entre empresarios, dirigentes sindicales y autoridades del Ministerio de Transporte de la Nación.

El encuentro genera cautelosas expectativas, teniendo en cuenta que no asoman hasta ahora salidas al conflicto que ha dejado sin el vital servicio a todo el país, a excepción de Capital Federal y Gran Buenos Aires, donde el transporte funciona con normalidad, pese a desalentarse su uso y ser ambas jurisdicciones el principal foco de contagios de la epidemia por el Covid-19.

El paro de los choferes de colectivos había comenzado el martes 12 de mayo, en reclamo por la falta de pago de los haberes correspondientes al mes de abril, en las empresas del interior del país, tras no alcanzarse un acuerdo entre las empresas agrupadas en la Federación Argentina del Transporte Automotor de Pasajeros (Fatap), la Unión Tranviarios Automotor (UTA), y la negativa del gobierno nacional de ampliar los subsidios para solventar con nuevos fondos, la caída de recaudación por menores cortes de boletos, y poder afrontar la masa salarial.

Empresas y sindicato coinciden en el planteo de mayores aportes del Gobierno, para hacer frente a la emergencia. 

En línea con este planteo por subsidios, la semana pasada los intendentes de Paraná Adán Bahl; de Santa Fe, Emilio Jatón; de Rosario, Pablo Javkin; y de Córdoba, Martín Llaryora; resolvieron solicitar "acciones urgentes" al gobierno nacional, para dar solución a los problemas del transporte público.

En este contexto, desde Fatap alertaron que de no prosperar alguna salida al conflicto en los próximos días, podría darse un efecto dominó de presentaciones de empresas para acogerse a un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC), que permita aplicar mayores ajustes de los diagramas de servicios, suspensiones y despidos de personal. Ayer se conoció el caso de una empresa transportista en Santa Fe.

Según el diario 'UNO', Paraná está aún a la espera de la respuesta formal del gobierno provincial un planteo similar por parte de la concesionaria Buses Paraná. Pero, eventualmente, podría darse una nueva presentación en las próximas horas.

En medio de esta incertidumbre por despidos o suspensiones, en un servicio que funciona solo al 30% de su capacidad operativa, una de las propuestas que los transportistas habían solicitado a Nación, es que se permita a las empresas adherir al Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción, mediante el cual el Gobierno abona el 50% de los salarios de trabajadores del sector privado.

Según detalla hoy el diario cordobés 'La Voz', tomando datos del propio Ministerio de Transporte de la Nación, de cada $10 de subsidios que se repartió en 2019, $9 se quedaron en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba) y apenas uno va para el interior.

"(...) el año pasado se destinaron 69.391 millones de pesos en subsidios nacionales al transporte urbano e interurbano. De ese total, 63.244 millones de pesos se quedaron en el Gran Buenos Aires, y apenas 6.147 millones se repartieron entre las jurisdicciones del interior del país", publica el medio.

Con estas cifras, el 91% de los aportes de Nación se quedaron en la Capital Federal y el conurbano bonaerense. Ello fue por los cambios que aplicó Mauricio Macri a fines de 2018 cuando incrementó la coparticipación a las provincias pero recortó fuertemente los subsidios. A cambio, las propias jurisdicciones debieron implementar un esquema que suplantó parte de esos envíos. 

En efecto, en 2018, la Nación había destinado 51.331 millones de pesos al transporte público y el 69% fue para Amba y el resto para el interior.

El año anterior fueron 48.200 millones de pesos, de los que Amba recibió el 70% y el interior, el 30%.

"El “nueve a uno” actual implica que un ómnibus que presta servicio en Buenos Aires recibe por año 3,46 millones de pesos. Mientras que uno que lo hace en Córdoba, por ejemplo, percibe apenas 420 mil pesos", compara el diario, que menciona que además, hay otro aporte que hace Nación, que son los atributos sociales de la tarjeta Sube, por el cual se subsidia directamente a los usuarios y que Córdoba no recibe.

"Nuevamente, Amba recibió el 79% de esos fondos. El resto, se repartió entre las ciudades que sí cuentan con ese sistema prepago, como Santa Fe y Mendoza".

Así las cosas, la tarifa promedio en el Gran Buenos Aires es de apenas 12,75 pesos, mientras que en el resto de las jurisdicciones de $28, y en el caso de Córdoba, $31,90.

El medio explica qué la Municipalidad capitalina nunca se sumó a la Sube bajo el argumento de que tiene un contrato con Red Bus desde 2011 para su propio sistema prepago, y siempre se adujo que era "incompatible" con el sistema nacional. Un dato que sugiere, debería replantearse Llaryora.

En efecto, el pedido tanto de Llaryora como de los otros intendentes ya tiene su correlato en la Cámara de Diputados. Allí, el tucumano José Cano ya presentó un proyecto de ley, que cuenta con el apoyo de otro miembros de la bancada de la UCR, como los cordobeses Diego Mestre, Hugo Romero y Soledad Carrizo.

El proyecto crea el Fondo Federal de Transporte (Fofetra), que se conforma con lo recaudado por el impuesto al gasoil y por Aportes del Tesoro Nacional (ATN). Esto es, restituye el Sistema Integrado de Transporte Automotor (Sistau), que funcionó entre 2002 y 2018. Y plantea la promoción de la federalización de la tarjeta Sube.

Por último, cabe destacar que pese a la audiencia de hoy con Nación, entre la UTA, empresarios y el Ministerio de Transporte, nada indica que vaya a levantarse el paro que ya supera los 15 días.

Si bien la concentración de recursos nacionales en el Gran Buenos Aires es histórica, se profundizó durante la pandemia. En efecto, la asistencia del Gobierno de Alberto Fernández a la Gobernación de Axel Kicillof es directa, como también el envío de recursos a los intendentes del Gran Buenos Aires.

Pero la tensión, en transporte, se acrecienta por el hecho de que casi todo el interior del país está de paro y en pleno colapso, mientras que el del Amba funciona por los subsidios nacionales que lo sostienen.