Leído

TODOS PIDEN "PLAN"

Ni dólar, ni acuerdo con acreedores, la agenda postpandemia da prioridad al "plan" (que Guzmán no muestra)

Vie, 29/05/2020 - 4:01pm
Enviado en:
Por Urgente24

"Piensan en el dólar y en la ciudad de Buenos Aires. Pero el país quiere un ministro de Economía". La frase pertenece al gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez, pero resume el pensamiento de un sector importante del Gobierno, y sobre todo, de los mandatarios provinciales, quienes manejan un imbatible poder en nombre del federalismo, y la historia lo avala. El reclamo es para Martín Guzmán, "el ministro de la deuda". Según consideran en el Gobierno, en 2 semanas más habría acuerdo. ¿Y después qué? ¿Y el plan económico?

Martín Guzmán, ministro de Economía. Foto: NA
martin_guzman.jpg
Contenido


Todas las expectativas están concentradas en el acuerdo que se viene con los bonistas. Sin embargo, pensar que el acuerdo nos abre un camino al crecimiento de la economía tras la pandemia es, sin dudas, un error.

Lo advierten en algunos sectores del Gobierno, pero también, los gobernadores de las provincias, en la mayoría de las cuáles ya comenzó la era postpandemia, en cuya agenda urge un plan, uno que el ministro de Economía (o ministro de la Deuda, como lo llaman) Martín Guzmán no tiene.

¿Volverá el país a ser sujeto de crédito en los mercados? ¿Habrá fondos dispuestos a volver a comprar papeles argentinos? Nadie sabe a cuánto ascenderá el rojo fiscal este año ni los próximos. El Presupuesto 2020 es cuestión del pasado, y el 2021 quedó a la buena de Dios.

La emisión del Cental, sin dudas, será la principal fuente de financiamiento, y la inflación, un dolor de cabeza cada vez más difícil de eliminar. 

Y el mayor problema que tiene el país: el de la falta de credibilidad que lleva a un verdadero problema financiero. ¿Podrá recuperarla este gobierno?

¿Es posible lograrlo con un cambio de ministros? 

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, en diálogo con 'Ámbito Financiero' explicó por qué no firmó el respaldo a la renegociación de la deuda, a la que calificó de "odiosa", y en esa conversación pidió un ministro de Economía, que no sea "un Ministro del Dólar". 

El puntano afirmó que en su provincia, el "100% del campo está trabajando. De las industrias, yo diría el 80, tirando al 100. En San Luis es importante el tema industrial. Arcor está en San Luis y exporta alimentos y golosinas. Y está normalizado el comercio, los servicios profesionales, algo del deporte. Y en la cultura hemos dado un paso bonito. En la Villa de Merlo había quedado anclado un circo. Entonces se hizo un protocolo. Lo autorizamos con el intendente de Merlo, que es opositor nuestro y sin embargo trabajamos juntos, y el circo dio una función para unos 40 autos".

En cuanto a la renegociación de la deuda, afirmó que "si tomamos la teoría de la deuda que tomo yo, ya no necesitamos tantos dólares. Los ministros de Economía suelen ser, digo yo, los ministros del dólar. Piensan en el dólar y en la ciudad de Buenos Aires. Pero el país quiere un ministro de Economía. Que piensen en el agro, en la agroindustria, en la industria, en la revolución de la inteligencia, en la robótica. Necesita un Ministro de Economía. Estamos acostumbrados al ministro del dólar: y cuánto va a estar el dólar y qué pasa con el dólar y qué va a pasar con la deuda. Bueno, entonces ahí estamos. Abismales diferencias. Llamémosle una mirada estructuralista o economía planificada y una mirada monetarista. O la mirada neoliberal. Son miradas distintas sobre la deuda externa".

"La deuda es odiosa cuando no da beneficio al pueblo. O es contraída por una dictadura. Y varios condicionantes más. Como dice nuestra Constitución, la deuda externa debe ser arreglada por el Congreso. Nunca se arregló por el Congreso. Y siguen los “o”: O cuando no hay ninguna obra que la acredite, o cuando la plata entró y salió en un segundo y no se sabe dónde está. Cualquiera de esos puntos la califica como odiosa. En la Argentina, no hay una alcantarilla por la deuda externa. ¿Qué se hizo con la plata? No hay una vereda. No hay un hospital, no hay una escuela. No hay una universidad, un estadio de fútbol. Nada se ha hecho con la deuda externa, no existe. Entró y salió esa deuda odiosa", sentenció.

Y agregó que "no es deuda cuando es para cubrir el déficit del Estado". "El ámbito en que se genera la deuda externa, cuando se arman esas reuniones, es la máxima corrupción. Inimaginable", dijo y en el mismo sentido afirmó que "si un presidente logró duplicar la deuda en un período de gobierno y no se sabe dónde está la plata … eso es un ámbito de corrupción enorme".

En cuanto al actual Gobierno nacional, afirmó que su relación es "excelente" y que no firmó la renegociación "porque pienso así. Tampoco se puede enojar el Gobierno, porque esa es mi posición sobre la deuda externa".

También fue el único gobernador que no firmó el Pacto Fiscal durante el gobierno de Macri, si bien después se sumó Carlos Verna, quien no lo ratificó en su legislatura.

Pese ello, lo que han hecho las provincias, remarcó "con sus propios medios y con sus propias decisiones es impresionante. La provincia de Córdoba ahora está trabajando sobre el plasma y produciendo los respiradores. La ciudad de Buenos Aires, donde se concentra el mayor poder económico, no produce nada. Yo no vi plantación de soja, ni plantaciones de maíz ni fábricas de nada. Lo que sí hay son talleres clandestinos de explotación. Si usted decide que sea la ciudad de la inteligencia… pero deje que los demás sean la ciudad de la producción y la industria."

Ayer, Alberto Fernández estuvo en Formosa (una de las 2 provincias argentinas en las que no se declararon casos positivos de Covid-19), donde el gobernador Gildo Insfran también emitió su reclamo, aunque no de manera directa. 

Allí un periodista le preguntó por la coparticipación y por los fondos que invirtió la provincia por la suspensión de los mismos durante el Gobierno de Mauricio Macri, a lo que Alberto respondió a modo de chiste dirigiéndose al mandatario: "todo esto es un trampa", le dijo.

En este marco, de reclamos directos y no tan directos a Nación y al ministro de Economía fue que ayer se decidió correr un poco a Guzmán del tema deuda y mostrarse preocupado por la economía real.

Junto a Santiago Cafiero visitó la fábrica de calzado Viamo, en el barrio porteño de Lugano, beneficiada por el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) con el pago de sueldos del Estado a sus 260 empleados, saliendo así por primera vez juntos de la oficina a recorrer las fábricas para ver el impacto de las políticas del Estado en medio de la pandemia.

"Nos invitaron a recorrer la fábrica y a conocer en persona el impacto del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) en las PyMEs nacionales", dijo Cafiero

Por su parte, Guzmán resaltó "la solidaridad y el compromiso de la empresa que va a donar parte de su producción a los barrios más vulnerables", y aseguró que "hoy es fundamental pensar en el otro y hacer los máximos esfuerzos para construir un mejor futuro para el país".

Esfuerzos que se le reclaman también al ministro...