Leído

CHOQUE DE IDEAS

El riesgo-país sube y la grieta ahora pasa por la deuda pública

Sab, 22/02/2020 - 1:07pm
Enviado en:
Por Urgente24

"Hay una previsible debilidad de los bonos tras la dura declaración del FMI que anticiparía mayores quitas para los bonistas. Si bien era esperable una reacción negativa, es cierto que podría haber sido peor", dijo el economista Gustavo Ber al diario Ámbito Financiero: el riesgo-país argentino escalaba a 2.117 unidades, en camino a regresar a los 2.600 puntos registrados en septiembre 2019. "Lo del FMI era esperado. La cuestión central es si a la Argentina le conviene un ´haircut´(quita) tan agresivo. Corre el riesgo de que los fondos grandes no entren al canje, y el país se quede sin mercado de capitales por varios años". Y enfatizó: "No hay crecimiento posible hasta que no se arregle el tema de la deuda. Los fondos lo saben, tienen la ley de su lado y la mayoría tiene espaldas para aguantar posiciones que en porcentaje de sus portafolios son pequeñas", fue el punto de vista del director de Proficio Investment, Rafael Di Giorno. "Estamos en una negociación, el Gobierno va a hacer una oferta, y esa oferta puede ser aceptada o rechazada. Pero el Gobierno no va aceptar ningún tipo de propuesta que no sea sustentable en el corto y en el largo plazo", indicó el titular de la entidad monetaria, Miguel Pesce. El ministro Martín Guzmán va rumbo a Arabia Saudita para participar de la reunión del G20, donde tiene previsto encontrarse con la jefa del FMI, Kristalina Georgieva, y con el secretario del Tesoro de USA, Steven Mnuchin.

Hasta setiembre, los desembolsos del FMI habían acumulado US$44.867 millones, mientras que entre la salida de dólares del sistema formal y de los capitales especulativos en ese lapso representaron US$36.640 millones.
La deuda pública externa, un problema recurrentemente argentino.
Contenido

El debate es muy fuerte acerca de lo que está sucediendo con la negociación de la deuda pública externa. Hasta ahora, todo es previsible: que los bonos no reaccionarían a la suba luego del comunicado del FMI pero tampoco se desplomarían, que abundaría el debate político mientras no aparece la propuesta económica argentina, y que la Argentina se juega un partido grande en Arabia Saudita en la reunión del G20. 

Mucha chicana y alguna especulación incomprabable tal como la de Roberto Navarro adjudicando al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, gran parte del logro de convencer al FMI de que la deuda pública argentina es "impagable", una forma de devaluar al papa Francisco, que había llevado a la directora-gerente Kristalina Georgieva al Vaticano junto al ministro Martín Guzmán.

La grieta Frente de Todos vs. Juntos por el Cambio apareció con la deuda en una jornada escasa de noticias: