Leído

MERCADO DE PASES

Contraataque de los Moyano: presentaron en la FIFA una demanda contra Silva

Jue, 30/07/2020 - 9:51pm
Enviado en:
Por Urgente24

Independiente presentó este jueves (30/07) ante la FIFA una demanda contra el zaguero uruguayo Gastón Silva y requirió una indemnización de ocho millones de dólares y la inhabilitación deportiva del jugador para partidos oficiales por un plazo de seis meses. Tal como lo había anunciado la dirigencia del club de Avellaneda, “fue presentado un reclamo en el que se pide, también, que el club que lo contrate sea conjuntamente solidario para abonar esa cifra”, señaló a la prensa. Durante la semana, Silva publicó una carta en su cuenta oficial de Twitter para brindar su postura luego de varios meses de conflicto. “Independiente me demanda por ocho millones de dólares: de la negación de la realidad a la extorsión”, sostiene el descargo público del jugador. El viernes pasado, el lateral izquierdo del “Rojo” Juan Manuel Sánchez Miño, que está separado del plantel por indisciplina, podría pasar al Vasco da Gama, de Brasil, envió un pedido formal para conocer las condiciones para adquirirlo. Por Sánchez Miño “llegó al club una nota de Vasco da Gama pidiendo condiciones por su pase, Independiente pediría un millón de dólares libre de todo gasto, aunque todavía no hay nada concreto”, refirió una alta fuente de los “rojos” en declaraciones periodísticas. Mientras, el ex marcador de Boca y de Estudiantes de La Plata se entrena desde la semana pasada con la Reserva, bajo la supervisión vía Zoom del entrenador Fernando Berón. El DT de la Primera, Lucas Pusineri, lo separó del plantel por actos de indisciplina: en más de una oportunidad “faltó” a los encuentros virtuales para el control de los trabajos individuales. Por otro lado, Independiente entabló este último jueves 23/07 una negociación con Emelec, de Ecuador, por la cesión a préstamo del mediocampista Fernando Gaibor, quien así volvería al club de sus inicios y del cual partió hacia la Argentina cuando fue adquirido en cuatro millones de dólares por los de Avellaneda en 2018. El volante ecuatoriano, que regresó al “Rojo” tras su paso a préstamo por Al Wasl de Emiratos Árabes Unidos, tiene vínculo vigente hasta diciembre de 2021 y es uno de los contratos más elevados, e incluso reclamó por la deuda de haberes caídos y por diferencia en el valor del dólar. Ante esta situación, el manager de Independiente, Jorge Burruchaga, informó el jueves 16/07 que el delantero paraguayo Cecilio Domínguez le comunicó su intención de “no seguir jugando” en el club, lo que representa un caso más del conflictivo panorama entre la dirigencia y el plantel por las deudas económicas. Burruchaga, quien asumió el cargo en marzo pasado, días antes de la suspensión del fútbol por la pandemia de coronavirus, admitió que el club tendrá “dificultades” para la conformación del futuro equipo, en el que no está actualmente el defensor Juan Sánchez Miño y probablemente tampoco otros dos referentes: el arquero uruguayo Martín Campaña y el goleador Silvio Romero. El delantero paraguayo se consideró jugador libre, por falta de pago de salarios atrasados, y no seguirá en Independiente, tal como ocurrió con Silva.

Independiente presentó este jueves (30/07) ante la FIFA una demanda contra el zaguero uruguayo Gastón Silva y requirió una indemnización de ocho millones de dólares y la inhabilitación deportiva del jugador para partidos oficiales por un plazo de seis meses.
gastonsilvayhugomoyano.jpg
Independiente presentó este jueves (30/07) ante la FIFA una demanda contra el zaguero uruguayo Gastón Silva y requirió una indemnización de ocho millones de dólares y la inhabilitación deportiva del jugador para partidos oficiales por un plazo de seis meses.
Contenido

Con la actividad futbolística paralizada desde el mes de marzo por la pandemia del coronavirus y mientras se espera una reunión “clave” que mantendrán funcionarios del gobierno nacional y la dirigencia de la AFA para acordar la vuelta de los entrenamientos con la implementación de estrictos protocolos sanitarios, Independiente sigue sin paz debido a que este jueves (30/07) presentó ante la FIFA una demanda contra el zaguero uruguayo Gastón Silva y requirió una indemnización de ocho millones de dólares y la inhabilitación deportiva del jugador para partidos oficiales por un plazo de seis meses.

Tal como lo había anunciado la dirigencia del club de Avellaneda, “fue presentado un reclamo en el que se pide, también, que el club que lo contrate sea conjuntamente solidario para abonar esa cifra”, señaló un vocero calificado que reprodujo la agencia estatal de noticias Télam.

Cabe recordar que Silva, hace aproximadamente un mes, hizo su presentación en FIFA para que se lo considere jugador libre por la deuda que el “Diablo” mantuvo con él durante varios meses.

Se estima que la entidad rectora del fútbol internacional fallará en la segunda quincena de agosto, mientras que la AFA reconoció, por boletín oficial del lunes 20 de julio, que “Silva es jugador libre sin impedimento legal para que lo contrate otra institución”.

A la vez, la AFA dejó constancia que “corresponde que el órgano respectivo de FIFA sea quien se expida respecto a la eventual procedencia de los reclamos que se realizan ambas partes entre sí”.

El conflicto millonario no será sencillo de resolver y tiene otra arista engorrosa para Independiente, debido a que aún le debe 1.600.000 dólares a Torino, de Italia, por el pase del defensor uruguayo.

En tanto, un par de dirigentes mantuvo este mismo jueves (30/07) una reunión con el goleador y capitán del equipo, Silvio Romero, “en la que se avanzó para acordar su continuidad, teniendo en cuenta que existe el saldo de una deuda, además de una reducción salarial que aceptaría el jugador, porque no vería mal la posibilidad de quedarse”, señaló el informante que reprodujo la agencia oficial de noticias Télam.

De todos modos, ambas partes aceptarían una salida del cordobés si surgiera una oferta muy conveniente para los dos lados.

Con respecto al interés del Dinamo Zagreb, de Croacia, por el zaguero Alan Franco, surgieron pormenores que podrían hacer viable la operación, pese a que el club de Avellaneda en un principio estimó como “muy baja” la oferta recibida.

La entidad croata ofreció 2.800.000 millones de euros por el 60% del pase, con objetivos a cumplir por el jugador que sumarían 1,5 millones más para quedarse con el 90 por ciento de la ficha.

“Independiente quiere algo más de euros y en un tramo más corto de tiempo, teniendo en cuenta que tiene un acuerdo privado con San Telmo -de cuyas divisiones menores surgió Franco- de cederle el 20 por ciento de una futura venta”, completó el portavoz que reprodujo la agencia Télam.

El viernes pasado, el lateral izquierdo Juan Manuel Sánchez Miño, que está separado del plantel por indisciplina, podría pasar al Vasco da Gama, de Brasil, que envió un pedido formal para conocer las condiciones para adquirirlo.

Por Sánchez Miño “llegó al club una nota de Vasco da Gama pidiendo condiciones por su pase, Independiente pediría un millón de dólares libre de todo gasto, aunque todavía no hay nada concreto”, refirió una alta fuente de los “rojos” en declaraciones que reprodujo Télam.

Mientras, el ex marcador de Boca y de Estudiantes de La Plata se entrena desde la semana pasada con la Reserva, bajo la supervisión vía Zoom del entrenador Fernando Berón.

El DT de la Primera, Lucas Pusineri, lo separó del plantel por actos de indisciplina: en más de una oportunidad “faltó” a los encuentros virtuales para el control de los trabajos individuales.

Junto a Sánchez Miño se entrenan Cristian Chávez, Ezequiel Denis, Elías Contreras, Roberto Giacomini y Juan Román Zarza, entre otros, y se agregarán la semana próxima Mauricio Del Castillo y Matías La Mastra. La mayoría de los juveniles siguen en proceso de evaluación de Pusineri.

En otro orden, la institución de Avellaneda le abonó la segunda y última cuota de la deuda salarial al delantero paraguayo Cecilio Domínguez, con el que estaba en conflicto; y también depositó “el pagó al volante ecuatoriano Fernando Gaibor por cuya deuda había intimado a través de la FIFA”, confirmó el mismo vocero que reprodujo la agencia estatal de noticias Télam.

En tanto, el club Marte, de la liga de El Salvador, dio a conocer en la tarde del último viernes 24/07 un acuerdo al que arribó con Independiente gracias a la mediación de su actual técnico, el argentino Cristian Domizi, que fuera jugador del “Diablo”.

“Intercambio de jugadores entre ambos clubes, seleccionar talentos juveniles de Marte para formarlos en las fuerzas básicas de Independiente y realizar juegos amistosos, entre otras acciones” detalló en un comunicado la entidad salvadoreña sobre lo acordado con su par de Argentina.

Por otro lado, Independiente entabló este último jueves 23/07 una negociación con Emelec, de Ecuador, por la cesión a préstamo de Gaibor, quien así volvería al club de sus inicios y del cual partió hacia la Argentina cuando fue adquirido en cuatro millones de dólares por los de Avellaneda en 2018.

El volante ecuatoriano, que regresó al “Rojo” tras su paso a préstamo por Al Wasl de Emiratos Árabes Unidos, tiene vínculo vigente hasta diciembre de 2021 y es uno de los contratos más elevados, e incluso reclamó por la deuda de haberes caídos y por diferencia en el valor del dólar.

Por eso, Independiente pretende negociarlo “con un cargo por el préstamo por un año y con una opción de compra para Emelec, máxime que para el técnico (Lucas Pusineri) no sería un jugador imprescindible”, respondió un dirigente del “Diablo” en declaraciones que reprodujo la agencia nacional de noticias Télam.

En medio de los problemas económicos que sufre la entidad de Avellaneda, el arquero uruguayo, Martín Campaña, les mando el jueves 02/07 una carta documento a los Moyano exigiendo el pago de los sueldos de abril y mayo. El club tenía 48 horas para abonar o el uruguayo podía considerarse despedido y exigir la libertad de acción, tal como sucedió con su compatriota Gastón Silva el 26 de mayo.

El momento que eligió Campaña para tomar la medida no parece haber sido casual. El martes 30/06, después de varios días de conversaciones, Pumas de la UNAM desistió de su contratación. Los mexicanos habían ofrecido llevárselo a préstamo por un año con un cargo de 300.000 dólares y una opción de compra de 2.000.000, pero en Avellaneda exigieron que la opción fuese obligación de compra y eso frenó las tratativas. Todo lo acontecido generó malestar en el entorno del arquero.

No es el primer cortocircuito entre Campaña y la dirigencia. El pasado 15 de mayo se había filtrado una carta documento en la que el arquero exigía el pago de un monto muy importante en dólares. Allí aparecían datos personales como su número de documento y la dirección de su casa. Desde el entorno del uruguayo siempre sospecharon que la misiva fue dada a conocer por algún integrante de la CD, aunque los directivos argumentaron que la misma nunca llegó a la sede del club ya que las instalaciones se encontraban cerradas por la pandemia, según una nota publicada el jueves 02/07 en el diario deportivo Olé.

El arquero, quien en enero perdió la capitanía a manos de Silvio Romero, luego llegó a un acuerdo para refinanciar el pago de la deuda que el club mantenía con él hasta el 1° de abril. A Campaña incluso le pagaron antes que a sus compañeros. Esta nueva intimación llegaba en medio de rumores que lo vinculan a Atlético Mineiro. En Brasil aseguraban que Jorge Sampaoli se lo quería llevar al equipo de Belo Horizonte.

Hay que mencionar que el arquero Martín Campaña no había aceptado el último acuerdo que firmaron 11 de sus compañeros para percibir el pago de deudas contraídas por la dirigencia el último 10 de mayo, sino que había exigido que el lunes 1 de junio se le abonara lo reclamado, porque de lo contrario se iba a considerar jugador libre, logrando así que le saldaran lo que le debían en esa fecha.

En cuanto al zaguero Silva, en la última semana de mayo, sin entrar tampoco en lo acordado por sus compañeros, avisó a las autoridades de Independiente que se consideraba en libertad de acción por falta de pago y que reclamaría la deuda por vía legal.

Hace un mes atrás, el secretario general del club, Héctor “Yoyo” Maldonado, advirtió el jueves 11/06 que en la entidad “Roja” “se viene un sinceramiento económico” para “poder equilibrar los números” de los contratos de los jugadores, después de abonar lo acordado con 11 profesionales del plantel por un monto total cercano a los 100 millones de pesos.

“Se pudo girar la plata por la deuda con los jugadores. Esto ya es pasado y vamos a pensar en el futuro. Viene una etapa de sinceramiento económico”, declaró Maldonado en contacto con el programa radial partidario Emoción Roja. 

“Tenemos que dar los pasos necesarios para poder equilibrar los números. Serán negociaciones difíciles, pero cuando tenemos voluntad y fortaleza para hacerlo, creemos que lo vamos a lograr”, prosiguió sobre las futuras conversaciones con los jugadores y sus representantes para acordar modificaciones en sus contratos.

El dirigente, entre otros temas, abordó el conflicto con el defensor uruguayo Gastón Silva, con quién comenzaron a dialogar para llegar a un acuerdo sobre su deuda y para modificar su postura de considerarse en libertad de acción, y sobre la continuidad de Marcelo Gómez al frente de la reserva “Roja”.

“Silva realmente escapó del ámbito nacional, jurídico y de convenio de trabajo. Tomó una decisión equivocada. Le pido que reflexione a Gastón, que es un gran muchacho y buena persona a quien siempre valoramos”, estimó “Yoyo” en procura de aquietar las aguas para que el jugador arregle su situación y la entidad de Avellaneda lo pueda negociar en el próximo mercado de pases para no perder parte de su patrimonio.

“Los directivos estuvimos hablando con (el técnico) Lucas Pusineri, (el manager) Jorge Burruchaga y (el coordinador del fútbol juvenil) Fernando Berón porque ya teníamos un compromiso con Marcelo Gómez, pero hay algunas explicaciones que el manager le quiere dar para ver si entra en la sintonía que él quiere”, aclaró el secretario en cuanto a la definición por la renovación del vínculo con el ex volante del Vélez y River.

Por otra parte, para negociar la renovación del contrato del delantero Leandro Fernández, que venció el martes 30/06, Burruchaga estaba gestionando con su representante Christián Bragarnik una mejora en su salario y extender el vínculo hasta junio de 2021.

Eso dista una enormidad de lo que le podía ofrecer el club, por ello era muy viable que el ex delantero de Defensa y Justicia, Godoy Cruz y Tijuana, de México, entre otros, quedara libre y pudiera continuar su carrera en un equipo mexicano.

Hace dos meses, la dirigencia del “Rojo” pagó el viernes 08/05 una parte de los sueldos adeudados al plantel profesional, y el resto se saldaría con la llegada de 1.600.000 dólares del Inter de Miami por la transferencia del zaguero Nicolás Figal.

Con respecto de la deuda que el club mantenía con parte del plantel, fuentes confiables allegadas al fútbol “Rojo” indicaron, en declaraciones que reprodujo la agencia Télam, que “la mayoría de los jugadores ya está al día, percibiendo lo que les correspondía hasta el 31 de marzo”.

Lo que le restaba saldar a Independiente es lo que le deben a los ocho profesionales de contratos más elevados porque “cobran con dólar libre”.

En mayo pasado, también, los empleados de planta permanente del club cobraron los salarios del mes de abril y a los que les resta cobrar dos meses son los empleados que facturan.

Otra buena para el “Diablo” fue que el 90% de los asociados abonan la cuota por débito automático y están al día. Una porción minoritaria dejó de pagar la cuota mensual y otro porcentaje menor decidió borrarse como socio.

Aunque Independiente calmó la tormenta, no puede dejar de tener el paraguas a mano: el jueves 07/05 se había conocido la intimación de River reclamando el pago de la cuota de marzo del pase del defensor Alexander Barboza por 750 mil dólares.

En mayo, el delantero y capitán de Independiente, Silvio Romero, había confirmado el lunes 04/05 que doce futbolistas intimarían al club por deudas de salarios previos al inicio de la epidemia del virus Covid-19.

El futbolista cordobés había manifestado que el plantel había tomado la decisión de optar por la “vía legal” para reclamar las deudas y ese mismo lunes 04/05 habían llegado al club doce cartas documento con la intimación de pago.

En declaraciones a radio La Red, el goleador del “Rojo” había admitido que “no es el momento indicado” para reclamar pero había remarcado que, en algunos casos, “las deudas eran de diciembre”.

“La situación es delicada y excepcional. Todo el grupo se bancó estos meses prácticamente sin cobrar”, había expresado el “Chino” Romero, quien había elegido no polemizar con el secretario general, Héctor “Yoyo” Maldonado, pero había resaltado que la deuda era superior a los 120 millones de pesos.

El ex Instituto había aclarado que no pretendían la libertad de acción por falta de pago y que el reclamo era para cobrar lo adeudado.

Romero había contado que del reclamo no participaban los futbolistas más jóvenes y que dentro de un grupo de “18 o 19 jugadores” habían sido doce los que habían decidido a realizar la intimación legal a través de Futbolistas Argentinos Agremiados.

“Estoy en contacto casi diario con el ‘Puma’ (Jorge) Damiani y en los últimos días con 'Yoyo' Maldonado. No tuve diálogo en esta oportunidad con los Moyano”, había señalado Romero en referencia a Hugo y Pablo, los máximos dirigentes del club.

Por eso, la AFA y Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) habían acordado el jueves 14/05 en forma excepcional la renovación de contratos por seis meses para contrarrestar la pérdida de las fuentes de trabajo de aquellos jugadores con vínculo vigente hasta el martes 30/06 en una temporada que fue suspendida por la pandemia de coronavirus.

El convenio no implica obligatoriedad de extender la relación laboral pero sí habilita a los clubes la posibilidad de prolongar el vínculo hasta el 31 de diciembre, como mínimo, en una medida extraordinaria por la emergencia sanitaria mundial.

En el escrito, que lleva la firma del presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, y el secretario general del gremio, Sergio Marchi, los jugadores se comprometieron a utilizar el receso del verano próximo en caso de ser necesario para completar competencias oficiales que sean necesarias para estructurar la nueva temporada 2021, que se disputará en año calendario y de agosto a junio como sucede en Europa.

“Se habilita en forma excepcional la posibilidad de que los clubes de fútbol asociados a la AFA y los/las futbolistas celebren contratos de trabajo por un plazo mínimo de seis meses. Dichos contratos deberán suscribirse en el mes de julio de 2020 y tener como fecha de finalización el 31 de diciembre de 2020, como mínimo”, señala el escrito.

“La situación motivada por la pandemia de Covid-19, sumando al cambio de calendario de los torneos para las próximas temporadas, justifican la adopción de esta modalidad contractual excepcional, que redunda en beneficio de ambas partes de la relación laboral. Ello posibilita el mantenimiento de las fuentes de trabajo de un gran número de futbolistas, cuyos contratos tienen como fecha de finalización el 30 de junio de 2020”, argumenta el acuerdo marco.

Más de 2.000 futbolistas de todas las categorías del fútbol argentino (201 de Primera División) tenían contrato con vencimiento hasta el martes 30/06, por lo que esta decisión les permitirá negociar con los clubes una extensión por la mitad del plazo que estaba contemplado en los reglamentos y en el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT).

La medida, además, tiene un importante efecto deportivo para los clubes, ya que aquellos que deban afrontar compromisos en lo que resta del año no se verán, si así lo desean, afectados por un éxodo masivo de jugadores a mediados de este año.

Debido a la pandemia y a la imposibilidad de ponerle una fecha concreta a la vuelta del fútbol, la AFA resolvió el pasado 28 de abril la suspensión de la temporada 2019-20 en todas las categorías, pero reservó el derecho a definir los ascensos de todas las divisiones en el campo de juego.

Asimismo, proyectó la disputa de un torneo de Primera División en reemplazo de la Copa de la Superliga, que llevaba jugada sólo la primera fecha al momento de las suspensión del fútbol, para decidir la plaza de clasificación a la Copa Libertadores 2021 que entregaba esa competición.

Ese campeonato sustituto tendrá un formato adaptado al tiempo disponible de disputa y deberá combinarse con la realización de la Copa Argentina, que entrega otro cupo para la Libertadores y se encuentra en instancia de dieciseisavos de final.

El regreso del fútbol argentino no tiene fecha prevista, ni siquiera la vuelta de los entrenamientos, pero tanto las autoridades sanitarias como la propia dirigencia de AFA descartan que pueda producirse antes de septiembre como escenario de mayor optimismo.

Por esa razón, el convenio con Agremiados dispuso una segunda y última cláusula que habilita a jugar partidos oficiales en el receso veraniego de 2021.

“En caso de ser necesario para terminar con las competencias futbolísticas que puedan desarrollarse en la segunda mitad de 2020, se habilitará el receso veraniego a fin de que se disputen las eventuales fechas pendientes”, dispone la cláusula final del acuerdo.

Hubo un intento de no llegar a la situación de acorralar a los jugadores: desde AFA se le planteó a Agremiados sólo realizar una quita del 30% de los sueldos desde 500.000 pesos para arriba (en la A, esa cifra se da en 200 contratos). La medida iba a regir desde el 1° de abril hasta que los planteles volvieran a entrenarse. Si el gremio aceptaba, lo “ahorrado” iba a ayudar a saldar el resto de los salarios y a la posibilidad de extender los contratos que se vencían, según dio a conocer el diario deportivo Olé.

Incluso, la alerta llegó a los futbolistas: el lunes 27/04, en otra reunión, los capitanes le plantearon a Sergio Marchi que no estaban enterados de su negativa al planteo dirigencial y temían una ola de desempleados, según reveló el diario Olé.

Por un lado, es cierto que los equipos no pueden desarmarse al 100%: en Primera, seguirán los promedios y los clubes comprometidos no podían relajarse. Sin embargo, en el Ascenso, los promedios fueron suprimidos y es muy fácil hacer la plancha: si en 2021 una institución juega con juveniles y saca 0 (¡CERO!) puntos, igual mantiene la categoría y no contrae deudas. Ayuda a que los clubes no quiebren pero atentaba contra el futbolista, según planteó el diario Olé.

Y lo que seguía ahora era un aprovechamiento del sistema: un club puede atrasarse dos meses en pagar el sueldo antes de que el jugador pueda intimar el pago, que era la recomendación que el gremio les iba a hacer. Pasa que para activar una carta documento era necesario contar con la anuencia del jugador. Se tenía que analizar cuántos decidían ir por la doble indemnización y quedar libres con un mercado de pases cerrado y en un contexto de crisis mundial, o bien mantenerse en su posición y cobrar a los premios. Por consiguiente, los dirigentes sabían que les podrían judicializar el reclamo e inhibirlos, pero que esa plata, cuando el futbolista la cobrara, le iba a llegar licuada por la inflación. A su vez, tampoco es lo misma una medida corporativa como la que había tomado todo el plantel de Huracán, a que los clubes decidieran con quiénes quedarse y a quiénes descartar, según ese medio.

Los jugadores le reclamaron a Marchi el hecho de que FAA se opuso de inmediato a la reducción de sueldos, pero además no le consultó a los capitanes, por lo que los dirigentes determinaron la finalización de la temporada sin que el tema de los contratos figurara en la agenda.

Ante la reacción de los futbolistas y el descontento por la manera de manejarse de Agremiados, el gremio le había dicho a los jugadores que intimaran de manera masiva a los clubes que tenían deudas, para así provocar alguna decisión hacia futuro, como la anulación de los descensos en el 2021.

Como los dirigentes anularon los descensos, lo que estimaron los jugadores es que los clubes utilizarían futbolistas de la cantera para afrontar la próxima temporada, por lo que muchos profesionales se hubiesen quedado sin trabajo.