Leído

CORONAVIRUS

Los deportes olímpicos de USA perderían US$ 800 M y las demás ligas US$ 5,000 M

Jue, 26/03/2020 - 9:23pm
Enviado en:
Por Urgente24

El Comité Olímpico y Paraolímpico de los Estados Unidos declaró este jueves (26/03) que las organizaciones deportivas amateurs de ese país podrían perder hasta 800 millones de dólares por cancelaciones impulsadas por coronavirus, incluido el aplazamiento de los Juegos de Tokio 2020 hasta el próximo año. A causa de la ya declarada pandemia mundial por el avance del virus Covid-19, se esperan millonarias pérdidas en el deporte de Estados Unidos luego que todas las ligas profesionales (NBA, MLB, MLS y NHL) suspendieron actividades de manera indefinida.

Contenido

La población mundial cumple una nueva jornada de cuarentena a causa de la ya declarada pandemia del coronavirus que continúa causando serios estragos en todo el planeta. Hay que mencionar que Italia, España y Estados Unidos son los países más afectados por la propagación del virus Covid-19 que causó más pérdidas humanos y contagios de persona a persona. 

Por esta situación, el Comité Olímpico y Paraolímpico de los Estados Unidos declaró este jueves (26/03) que las organizaciones deportivas amateurs de ese país podrían perder hasta 800 millones de dólares por cancelaciones impulsadas por coronavirus, incluido el aplazamiento de los Juegos de Tokio 2020 hasta el próximo año.

La estimación fue realizada por los líderes de USOPC en un correo electrónico enviado a los legisladores a fines de la semana pasada en busca de ayuda federal como parte de un amplio paquete de gastos de estímulo del Congreso. No incluye ninguna pérdida que la USOPC pueda sufrir debido a la demora, según una nota publicada este jueves por el periódico estadounidense The Wall Street Journal.

A última hora del miércoles, el Congreso no parecía haber aceptado, ya que los fondos para los grupos deportivos no estaban incluidos en el paquete de rescate gigante que se está preparando en Washington, según lo publicado por el The Wall Street Journal.

El daño financiero estimado de la USOPC sacudirá aún más un movimiento olímpico estadounidense ya inestable. El correo electrónico de la USOPC presentó una imagen financiera sombría para los 50 organismos nacionales de gobierno que supervisan los deportes de aficionados en todos los niveles en los Estados Unidos, desde clubes infantiles hasta equipos enviados a grandes competiciones internacionales, reveló el The Wall Street Journal. 

La solicitud no buscó directamente fondos para el Comité Olímpico y Paralímpico de EE. UU., Que supervisa los órganos rectores nacionales. El USOPC ha sido un tema de atención del Congreso en los cuatro años transcurridos desde los últimos Juegos de Verano sobre su manejo de casos de abuso sexual de atletas, incluido el escándalo de USA Gymnastics que involucra al médico del equipo nacional Larry Nassar.

“Durante esta crisis, el USOPC planea continuar proporcionando recursos a los atletas y los NGB”, declaró el correo electrónico. “Si bien es una fuente importante de ingresos, los recursos de USOPC no son suficientes para mantener el sistema a flote”.

El comité está encabezado por Sarah Hirshland, quien se convirtió en su primer CEO permanente desde la renuncia de Scott Blackmun, y expuso la devastación financiera que el coronavirus y el retraso de los Juegos Olímpicos que forzó traerán a los grupos deportivos aficionados, reprodujo el The Wall Street Journal.

La USOPC declaró que la cancelación de más de 800 eventos hasta junio le costaría a los órganos rectores un total combinado de $ 150 millones. Los atletas individuales sufrieron pérdidas de hasta $ 25 millones, en gran parte por oportunidades de patrocinio y premios en efectivo de los eventos hasta junio, y $ 52 millones, incluido el aplazamiento de los Juegos.

“El deporte olímpico y paralímpico de EE. UU. Podría retrasarse durante años como resultado de este daño financiero. Los atletas podrían verse obligados a retirarse prematuramente. Los NGB podrían verse obligados a cerrar, dejando a los deportes afectados sin una organización que brinde apoyo financiero, liderazgo y dirección”, escribió la USOPC, antes de pedirle al Congreso que brinde $ 200 millones en ayuda “para ayudar a proteger el futuro del deporte olímpico y paralímpico en los Estados Unidos”.

En total, declaró el correo electrónico, los daños financieros por posponer los Juegos “podrían crecer hasta $ 600- $ 800 millones en agosto”, porque “los deportes olímpicos y paralímpicos de EE. UU. Logran la mayor generación de ingresos en años cuando los Juegos Olímpicos de verano e invierno son retenida”.

Por otro lado, se esperan millonarias pérdidas en el deporte de Estados Unidos luego que todas las ligas profesionales (NBA, MLB, MLS y NHL) suspendieron actividades de manera indefinida.

Según datos publicados por la revista Forbes, las pérdidas serían al menos de 5 mil millones de dólares por detener su actividad.

Pero si continúan los casos de contagio de COVID-19 y las temporadas de básquetbol y hockey son canceladas, las pérdidas llegarían a 10 mil millones de dólares porque, entre otras consecuencias, el béisbol perdería media campaña. 

En el pasado, el sector del deporte dio sobradas muestras de ser en cierto modo resistente a la recesión. La mayoría de las principales organizaciones deportivas capearon la debacle económica de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y la crisis financiera de 2008. 

Ahora el problema es que, como se trata de eventos masivos que aumentan el riesgo de propagar el coronavirus, los deportes no pueden realizarse y todo quedó absolutamente paralizado. “El impacto es significativo, tanto por el golpe económico como por la pérdida de oportunidades” señaló Michael Lynch, exdirector de marketing deportivo de Visa y consultor experimentado de la industria deportiva, publicó el diario norteamericano The New York Times

Algunos equipos y ligas tal vez tengan disposiciones contractuales o contratos de seguro que pueden cubrir parte de los ingresos perdidos, pero los efectos de una eventual parálisis duradera tendrán un impacto que durará mucho tiempo más luego de la reanudación de los certámenes.

“El deporte siempre fue el aliciente cuando terminaron los grandes traumas”, sostuvo Andy Dolich, que administra las operaciones de negocios de los Memphis Gizzlies, Golden State Warriors, Oakland A's y San Francisco 49ers. “Pero ahora el deporte lo sufre de lleno”. Aquí presentamos un panorama de cómo afectará el coronavirus a algunas de las principales organizaciones deportivas. 

NBA: El mayor peligro económico para la liga son los ingresos perdidos por sus contratos televisivos. La liga obtiene casi la mitad de sus 9.000 millones de dólares de ingresos de sus licencias mediáticas, cruciales para casi todas las ligas superiores. “No es igual para todos, pero si no se entrega el contenido integrar hay reducciones de derechos”, manifestó Chris Bevilacqua, que negoció numerosos e importantes acuerdos de derechos mediáticos en los deportes. 

También están las potenciales pérdidas de la venta de entradas. Los equipos no anunciaron si van a reembolsar las entradas o a ofrecer créditos en compras futuras. Sin embargo, una cláusula clave de los contratos laborales de la NBA permite que los equipos retengan poco más del 1% de los salarios de los jugadores por cada partido que se pierda el equipo, y los equipos no tendrán que gastar dinero viajes ni en organización de partidos. 

La mañana posterior a la suspensión de los partidos, Marc Lasry, copropietario de los Milwaukee Bucks, expresó que esperaban que la temporada se suspendiera entre tres y cuatro semanas. “Creo que es cuestión de esperar a ver qué pasa”, enfatizó Lasry el jueves pasado en una entrevista. Más tarde, el comisionado Adam Silver confirmó que ese plazo sería de al menos 30 días.

Algunos equipos, como los Cleveland Cavaliers, decidieron compensar a los trabajadores de los estadios. Los jugadores, incluidos Kevin Love y Giannis Antetokounmpo, prometieron 100.000 dólares de ayuda a los trabajadores. 

Liga Nacional de Hockey de Estados Unidos (NHL): Tal vez más que cualquier otra liga, la NHL está muy acostumbrada a manejar partidos suspendidos. Los paros se cobraron toda la temporada de 2004-05 y redujeron la temporada de 2012-13 a 48 partidos. Hay dos diferencias mayores entre esos años y este. Durante los paros, la NHL no tenía que pagarles a sus jugadores, y su acuerdo laboral no incluye la cláusula de la NBA para reducir los salarios. También durante los paros algunos equipos pudieron mitigar los ingresos perdidos organizando en sus estadios conciertos, otros eventos deportivos y shows para las familias. Pero esta vez no podrán hacerlo.

Otro problema: como el hockey sobre hielo no tiene muchos telespectadores en Estados Unidos, depende más de las ventas de entradas que otras ligas deportivas mayores.

Grandes Ligas de Béisbol (MLB): La MLB ha concebido múltiples modelos para su calendario, que fue postergado como mínimos hasta mediados de abril. El impacto variará de equipo a equipo. Los Mariners de Seattle, una de las ciudades donde más se propagó el virus, tal vez tengan más dificultades para convocar nuevamente a los fans a sus canchas de béisbol que los equipos que juegan en áreas con menos cantidad de casos. Y por razones competitivas, será difícil reanudar la temporada si algunas de las ciudades de la MLB todavía tienen restricciones en el tamaño de las reuniones, como es el caso en San Francisco.

Los equipos propietarios de su propio canal regional de deportes tal vez enfrenten un doble impacto: ningún ingreso por venta de entradas y poco contenido para sus canales de televisión, aunque los pagos de las empresas de cable tal vez representen un pequeño colchón para absorber el golpe. Otros equipos que ya pierden dinero podrían sufrir mayores pérdidas.

Mientras los jugadores se dispersan de los entrenamientos de primavera, al menos durante algunas semanas, es posible que no les paguen. Bajo los términos del contrato uniforme de jugadores de béisbol, el comisionado puede suspender contratos durante una emergencia nacional en la que no se disputan partidos. El presidente estadounidense Donald Trump declaró la emergencia nacional el viernes 13/03.

La Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL): Por ahora, la NFL es la que tiene los problemas menos apremiantes, porque la temporada terminó en febrero. La liga canceló su reunión anual para fines de marzo. La fecha más importante que asoma en el calendario era el Draft para fines de abril en Las Vegas. El evento debería ser una fiesta para los Raiders, que en septiembre empezarán a jugar en Las Vegas en lugar de Oakland. Por ahora, la liga no cambió sus planes del Draft, que convocará a miles de fans al Strip. Mark Davis, propietario de los Raiders, le comentó a The Dallas Morning News que la liga “no podrá a nadie en peligro por el evento”.

Tenis y golf: Es demasiado pronto para predecir el impacto definitivo sobre la ATP, la WTA, la PGA y la LPGA. Mucho dependerá de la posibilidad de que se reprogramen los eventos.

Todos los jugadores son trabajadores independientes, y perderán millones en su conjunto si no pueden competir por el dinero de los premios. Pero los patrocinadores del PGA Tour podrían ser quienes más pierdan. La mayoría de los torneos de golf pertenecen a organizaciones sin fines de lucro que vuelcan sus ingresos a entidades benéficas locales. El año pasado, los torneos recaudaron 204 millones de dólares para las organizaciones de beneficencia. Cada torneo perdido podría costarles a las organizaciones benéficas locales una de sus donaciones más significativas.

Deportes de combate: El último jueves 12/03 a la noche, Todd duBoef, presidente del Top Rank de Boxeo, finalmente sucumbió ante lo inevitable. Canceló la pelea nocturna programada para el sábado en el Madison Square Garden, encabezada por la defensa de Shakur Stevenson de su cinturón de peso pluma.

DuBoef reveló que no contaba con dinero para solventar los traslados aéreos y el hospedaje de casi 100 personas, además de algunos costos como las ceremonias de pesaje. Pero los que verdaderamente perdieron son los boxeadores, que cobran cuando compiten. “Algunos de ellos tienen que pagar el alquiler el próximo mes, y necesitan el dinero”, sintetizó DuBoef. “Estamos contactándolos uno por uno, para que los boxeadores y sus equipos puedan encontrar su sustento”.

MLS y Liga Nacional de Fútbol Femenino (NWSL) de Estados Unidos: Solo gracias al calendario, las ligas de fútbol estadounidense están mejor que sus homólogas de básquet, hockey y otros deportes si las prohibiciones a las reuniones masivas duran bastante más tiempo. La temporada de la MLS acaba de empezar, y la Liga Nacional de Fútbol Femenino todavía tiene que arrancar, así que los equipos tienen tiempo para recuperar los partidos perdidos.

Con los estadios cerrados, decenas de miles de trabajadores a tiempos parciales que cobran por hora sin otros beneficios se quedaron sin ingresos. Venden cerveza o panchos, sirven comida en palcos de lujo, escanean entradas en los molinetes, trabajan en playas de estacionamiento o como guardias de seguridad, manejan los tableros de puntos y los equipos eléctricos, o limpian los vestuarios.

En un estadio de 20.000 butacas, aproximadamente 300 trabajadores estarían detrás de los mostradores y vendiendo bebidas en las gradas. Los vendedores de comida también sufrirán el efecto. La gran pregunta es cuánto tiempo tardarán los fans en sentirse seguros para volver a asistir nuevamente a los estadios. 

Estados Unidos se ha convertido este jueves, con más de 82.000 infectados de coronavirus, en el país con más contagiados del mundo, según el recuento actualizado de la Johns Hopkins University. En las últimas horas ha superado a China, que cuenta con 81.782 positivos y hasta entonces era el país con más casos registrado de esta enfermedad. España, en este balance, está en cuarta posición, detrás de Italia. De hecho, España suma ya 4.366 muertos y supera los 57.600 contagiados, 8.578 más que el día anterior, según Sanidad y las comunidades. Aunque los incrementos se acercan al 20%, el número de fallecidos al día desciende por primera vez en la última semana. Se han curado un 12,5% de los casos, 7.015 personas, y casi 3.700 personas permanecen en la UCI. 

Italia, por su parte, ha registrado en las últimas 24 horas 662 muertos con coronavirus, 21 menos que ayer, y la cifra total de fallecidos se eleva a 8.165. Los positivos han pasado de 74.386 a 80.539 este jueves, y los recuperados son ya 10.361. Además, China ha anunciado que cierra sus fronteras: el país no permitirá la entrada a extranjeros desde el sábado 28.