ARCHIVO >

Recordando a Beethoven, el creador que reclamó el reconocimiento del artista

Ludwig von Beethoven nació en Bonn, Alemania, el 16/12/1770 y murió en Viena, Austria, el 26/03/1827. Una oportunidad para recordarlo, además de escuchar la 9na. Sinfonía, dirigida por Herbert von Karajan:

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Ludwig von Beethoven es considerado el último gran representante del clasicismo vienés (después de Christoph Willibald Gluck, Joseph Haydn y Wolfgang Amadeus Mozart), y que además trascendió  a la música del romanticismo. Aunque las sinfonías fueron la fuente principal de su popularidad, su impacto resultó ser mayormente significativo en sus obras para piano y música de cámara. Su producción incluyó los géneros pianísticos (32 sonatas para piano), de cámara (16 cuartetos de cuerda, 7 tríos, 10 sonatas para violín y piano), vocal (lieder y una ópera: Fidelio), concertante (5 conciertos para piano y orquesta, uno para violín y orquesta) y orquestal (9 sinfonías, oberturas, etc.), así como el ciclo de las 9 Sinfonías, entre ellas la 3ra. Sinfonía, también llamada Heroica, la 5ta. Sinfonía y la 9na. Sinfonía (cuya música del 4to. movimiento, está basada en la Oda a la Alegría, de Friedrich von Schiller ). El 24/03/1827, Beethoven recibió la extremaunción y la comunión según el rito católico, aunque las creencias personales de Beethoven fueron muy poco ortodoxas. Esa misma tarde entró en coma para no volver a despertar hasta 2 días más tarde, antes de morir. Su hermano Nikolaus Johann, su cuñada y su admirador incondicional Anselm Hüttenbrenner le acompañaron al final ya que sus pocos amigos habían salido a buscar una tumba donde enterrar su cuerpo. Sus últimas palabras fueron dirigidas al vino del Rin que llegó después de mucho esperar el encargo, que se esperaba surtiera buenos efectos sobre la salud del músico: "Demasiado tarde, demasiado tarde...". Del período final de su vida destaca la 9na. sinfonía, en la que utilizó la Oda a la Alegría (An die Freude, en alemán), obra escrita por el poeta Friedrich von Schiller en 1785 como Oda a la Libertad, pero que la censura le obligó a cambiar su nombre. En 1793, a la edad de 23 años, Ludwig van Beethoven conoció la obra del escritor alemán, y desde ese momento manifestó su deseo de ponerle música. Esa pieza musical es hoy día el Himno Europeo. Pero, ¿de qué murió Beethoven? A lo largo de su vida Beethoven visitó a gran cantidad de médicos para curar sus diversas dolencias físicas, como mala digestión, dolor abdominal crónico, irritabilidad y depresión. En una carta a un amigo expresó su deseo de que, después de su muerte, sus restos fueran usados para determinar la causa de su enfermedad y evitar que otros padecieran su mismo sufrimiento. Desde su muerte, a los 57 años, existieron muchas especulaciones sobre las causas de su dolencia y muerte. En 2005, estudios realizados en el Centro de Tratamiento Pfeiffer en Warrenville (Illinois, USA) han revelado algunos datos sobre las causas de su muerte. Los análisis de un mechón de su cabello y de un fragmento de su cráneo dieron como resultado la existencia de altas concentraciones de plomo, lo que indica que el compositor podría haber padecido saturnismo. Aparentemente, Beethoven ingería agua contaminada con plomo, que se obtenía de un arroyo campestre creyendo que tenía propiedades curativas. Últimas investigaciones señalan que fue por el plomo de los vasos que él usaba para beber. A raíz de dichos estudios se pudo saber que el compositor padecía problemas estomacales desde los 20 años y que, en ocasiones, sufría crisis depresivas. Los problemas estomacales y el cambio de personalidad que sufrió a los 20 años concuerdan con el diagnóstico de envenenamiento por plomo. Luego, la vida personal de Beethoven fue problemática debido a su creciente sordera que le llevó a plantearse el suicidio, según afirmó en los documentos encontrados en el Testamento de Heiligenstadt. A menudo Beethoven era irascible y puede que sufriera trastorno bipolar. Sin embargo, tuvo un círculo íntimo de amigos fieles durante toda su vida, quizás atraídos por la fortaleza de su reputada personalidad. Hacia el final de su vida, los amigos de Beethoven compitieron en sus esfuerzos para ayudar al compositor a paliar sus incapacidades físicas. A la hora de recordar a Beethoven debe remarcarse que fue él quien inició una reivindicación del rol sociocultural del creador de arte, y reclamó su ascenso en la consideración colectiva. Hay 4 anécdotas que son fundamentales > Hay numerosas evidencias del desdén que sentía Beethoven hacia la autoridad y el sistema de clases sociales; > él detenía su interpretación al piano si su audiencia comenzaba a hablar entre sí, o si dejaban de prestarle total atención. > En los eventos sociales, se negaba a interpretar si le invitaban a hacerlo sin previo aviso. > No acataba las normas de etiqueta de la Corte. Después de muchas confrontaciones, el archiduque Rudolf decretó que las normas básicas de etiqueta en la Corte no afectaban a Beethoven. Algo muy interesante: según afirmó su amigo Karl Holz, Beethoven, al morir, se encontraba trabajando en una 10ma. Sinfonía. Y llegó a interpretar en el piano, ante él, algunos compases de una introducción en mi bemol, seguida por un contundente allegro en do menor. ------------ Videos http://www.youtube.com/watch?v=O2AEaQJuKDY http://www.youtube.com/watch?v=cSEqQsAXbJw

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario