Leído

LA GRIETA VS. LOS BOLSILLOS

De los tarifazos 2015/2019 al debate por impuestos 2020

Mie, 01/01/2020 - 5:06pm
Enviado en:

A la Ley de Emergencia Nacional se le van sumando las planillas recaudadoras de las provincias y los municipios, como se acaba de ver con el intento de aprobación del presupuesto bonaerense. Bienes personales, ganancias, retenciones, multiplican sus efectos sobre igual base imponible incrementada y los mismos contribuyentes, quienes además de lidiar con recesión, inflación y devaluaciones, ya traían de antes el peso de tarifazos de los servicios públicos superiores al 2.000%, aunque en off desde la campaña electoral. En el caso de jubilados que no están con la mínima ni en regímenes de privilegio y habían salido perdiendo con los ajustes de la ley de movilidad aplicada, sobre los diezmados ingresos igual les superponen los gravámenes sobre los ladrillos y ahorros, sin que siquiera estén las condiciones de mercado para que puedan desprenderse airosamente de esos activos cada vez más caros de mantener. Distinto sería con la penalización fiscal a operar con divisas, ya que un turista puede elegir viajar adonde le cobren en pesos o quienes manejan excedentes financieros disponen de opciones que no involucren moneda extranjera para colocarlos.      

Roberto Costa y Jorge Macri, 2 rostros de la denuncia de supuesto 'impuestazo' 2020 en Provincia de Bs.As.
Contenido

Para cerrar un aumento de los recursos fiscales en 2,05 puntos del PIB, el gobierno de Alberto Fernández repartió:

** 0,5 punto a turistas internacionales, importadores hormiga y compradores de divisas para atesorar o remitir;
** 0,5 punto a los productores del campo por suba de retenciones a la exportación;
** 0,35 punto a la masa neta de jubilados;
** 0,2 punto a los que tienen patrimonios (propiedades, autos, ahorros) por haber subido la tasa de bienes personales;
** 0,2 punto a contribuyentes de Ganancias (incluidos asalariados) al ser suspendida la baja de alícuota de la anterior reforma;
** 0,15 punto a empresas por la rebaja a las contribuciones patronales y del plan para pymes; y
** 0,1 punto a consumidores e importadores por subir los impuestos internos y la tasa de estadísticas.

La distribución de cargas en la sociedad que plantea la ley de emergencia a nivel nacional tiene su correlato en las restantes jurisdicciones territoriales, que también van por lo suyo y agregan las propias necesidades de recaudación sobre las mismas personas, mediante el trazado de una línea entre aquellos ciudadanos que los políticos consideran que pueden pagar, en función de la valuación de los bienes registrados que posee, y los que no por clasificarlos como pobres o mínimos.

Se da el caso de jubilados que, por haber tenido un buen pasar cuando estaban activos, hicieron los aportes previsionales en tiempo y forma y juntaron algún ahorro en ladrillos, bonos u otras inversiones para afrontar la vejez, y ahora se le presentan las agencias impositivas a cobrarles cada vez más caro bienes personales, inmobiliario provincial y ABL municipal sobre lo mismo, si quisieran desprenderse no pueden porque el mercado está paralizado y tienen que recurrir a los ingresos para seguirles el tren a los recaudadores.

Jubilados en el horno

Pero como tampoco cuentan con la movilidad para el ajuste de los haberes, ni con los bonos compensatorios, por haber sido congelados, e inclusive como muchos colocaron dinero en títulos emitidos por el Estado Nacional o provinciales, tampoco pueden contar con esa liquidez por la caída de las cotizaciones debida a la incertidumbre financiera para atajar los penales tributarios.

El paquete que el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, intenta pasar por el Parlamento es más de lo mismo respecto de la artillería fiscal que acaba de distribuir la Nación sobre idénticos contribuyentes de bienes personales y ganancias: con el inmobiliario, 3,8 millones de propietarios, de un total de 4,5 millones, afrontarán aumentos menores a $3.500 para todo el año; 620 mil abonarán sumas superiores a ese nivel, y unos 270 mil tendrán más de $7500 de aumento respecto de este año.

¿Se trata de un impuestazo? El jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, lo explicó así: "Hubo un 2000% de aumento en los servicios públicos en los últimos 4 años, y lo llamaron sinceramiento; nosotros ajustamos por debajo de la inflación, y lo llaman impuestazo".

Se le diga como se le diga, al que le subieron 2.000% las tarifas y al que le incrementan hasta 75% los impuestos no sólo es el mismo, sino que aparece también el Estado Nacional y los municipales con su propia cuenta, y a falta de un mercado para realizar activos, únicamente hay una fuente para exprimir, el ingreso de cada uno, diezmado por las devaluaciones, la inflación, y si en no pocos casos, así y todo, quedó algo ante tanta exacción. 

Es cierto que se prorrogó a nivel nacional por otros 6 meses el congelamiento de las tarifas, pero “los argentinos destinan un 14,5% de sus gastos para mantener el hogar. En el caso de los inquilinos, ese valor se duplica: 28,2%. No todo tiene que ver con los servicios públicos, pero sí más de la mitad: hoy se destina, en promedio, el 5,9% del presupuesto a luz y gas, el 2,5% al agua y el 32% al transporte público”, puso en números el experto en consumo, Guillermo Oliveto.

En definitiva, la sobrecarga fiscal recae sobre los mismos bolsillos que ya aplican el 11,6% de sus gastos actuales “a consumos que durante muchos años estuvieron subsidiados y fueron casi gratis”, como advierte el titular de W.