Leído

4 MILLONES DE TRABAJADORES REPRESENTADOS, 16 MILLONES AUSENTES

Más caciques que indios para poner el hombro a una tregua social

Dom, 17/11/2019 - 7:53am
Enviado en:

Las centrales obreras que asuman compromisos ante el Consejo Económico y Social en ciernes a lo sumo constituyen la quinta parte de los trabajadores totales del país, incluidos los registrados sindicalizados e independientes, los cuentapropistas formales y informales y los que están en negro. Entre ellos, tampoco estarán representados plomeros, gasistas, electricistas, carpinteros, albañiles, ni choferes, artesanos, changueros, vendedores ambulantes, sean o no monotributistas, que junto a los profesionales suman el 12% de la masa laboral. En este contexto, cuando se traten las bases de la refundación del contrato social habrá 4 millones de manos genuinas de trabajadores sindicalizados levantadas, por interpósitos intermediarios, para ponerle el hombro al gobierno en los 180 días siguientes a su asunción, aunque brillarán por la ausencia unos 11 millones registrados que no tienen afiliación más otros 8 millones, entre cuentapropistas de oficios, profesionales, por derecha y clandestinos. Durante la tregua propuesta, la dirigencia prestará atención a temas atinentes a las cajas de jubilaciones, subsidios y negocios con tercerizados, antes que al terreno salarial perdido.

Nada más que en la era K se otorgaron 2.000 personerías gremiales, 600 de gerentes, pero solamente 100 están operativas. Cada vez más caciques que indios.
Contenido

El zapato no ajustó por igual a la clase trabajadora durante los 4 años de gestión macrista. 

Para los 12 millones registrados por el sistema previsional y que cobran por derecha, el salario real cayó 18%.

Peor les fue de enero a setiembre de este año a 8 de cada 10 cuentapropistas que se dedican a oficios (plomero, gasista, carpintero, etc). 

Los ingresos en general de este rubro independiente quedaron a un cuarto de camino de la inflación: los electricistas resignaron 18 puntos en sus precios durante esos 9 meses, los plomeros 25 puntos y, en el otro extremo, los pintores perdieron 30 puntos, según la plataforma de búsqueda de profesionales para arreglos del hogar HomeSolution.net.

El desmoronamiento de la pirámide se explica en que hay 105.000 puestos menos que hace un año en blanco, 115.000 más precarizados y 176.000 clandestinizados más. 

De modo que fuera del alcance de los incrementos pactados en paritarias, aun cuando hayan salido perdiendo versus la inflación, permanecen casi 8 millones de asalariados y cuentapropistas informales o no registrados.

Y si la plata no alcanza y el trabajo escasea en el núcleo laboral, el ajuste se traslada en cascada a las escalas no convencionales. 

En la mayor parte de los oficios, la malaria se sintió no sólo en el parate de la construcción, sino en la postergación de refacciones y arreglos que no obedecieran a emergencias o requiriesen de matriculados.

También pesó que los clientes que se dan maña se abstuvieran de llamarlos y se las rebusquen para encarar por su cuenta reparaciones que podrían parecer simples aunque signifiquen un riesgo para su seguridad.

Hablando en plata, el sitio señala que un pintor está pidiendo actualmente alrededor de $300 /m2 para dejar pipí cucú un departamento, un 5% más que en enero pasado, pero con el clásico receso por estacionalidad en el medio. 

Los plomeros, en cambio, llevaron a $1.200 la instalación de un lavarropas o un secarropas, o sea, 15% más que hace 9 meses, mientras los electricistas subieron 20% la tarifa de principios de año.

La pobre demanda de mano de obra en desarrollos particulares o labores estatales provocó una desocupación masiva de albañiles, lo cual llevó a muchos a tomar changas por valores inferiores a los que cobran normalmente.

En sitios como Iguanafix ponen a disposición de electricistas, instaladores aire, etc, 125 mil clientes  

Asimismo se abrió un abismo entre los que acompañan de cerca el 30% que se consiguió en paritarias y los que quedaron a la buena de Dios.

Los que más poder adquisitivo de la remuneración al trabajo resignaron estuvieron en la “Industria manufacturera”, “Administración pública y defensa”, “Comercio” y “Transporte, almacenamiento y comunicaciones”. Únicamente crecieron en “Explotación de minas y canteras” y “Pesca”, según el Indec.

Formales e informales, un solo corazón

En los oficios manuales se nota claramente la superposición de puestos de trabajo entre actividades en blanco y en negro y que se repitan los asalariados que tienen más de una ocupación en ambas caras de la luna.

El segmento de profesionales que cursaron y completaron una carrera universitaria (suman cerca de 900.000 en nuestro país, que equivale al 2,2% de la población total) tampoco la ha estado pasando bien con la crisis, si bien la mayoría se encuentra en relación de dependencia y, por lo tanto, dentro de la carrera oficial entre precios y salarios.

Son más de 200.000 médicos, 150.000 abogados, 106.000 graduados en ciencias económicas, 100.000 ingenieros, 64.000 psicólogos, 53.000 odontólogos, 50.000 arquitectos. 

Los restantes son diseñadores, sociólogos, veterinarios, físicos, biólogos, comunicadores, músicos y artistas, entre otros.

La zona con mayor concentración de profesionales es la Ciudad de Buenos  Aires,  donde 11,76%  de sus habitantes tienen un título. La siguen las provincias de Córdoba, con 2,11 %  de profesionales sobre el total de la población, y Río Negro, con 2,06 %.

Pero 1 de cada 3 es independiente, funcionando como empresas unipersonales,  agrupándose en consultorios o estudios para compartir recursos (oficina, comunicaciones, secretaría, sistemas, marketing, etc.), o bien estando al frente de sus propios negocios.

Es decir, que hay más de 300.000 profesionales trabajando por su cuenta y riesgo. En general, no se trata de decisiones propias sino a la fuerza mayor de tener que adaptarse a situaciones de crisis del contexto o transiciones personales y familiares –hijos pequeños, enfermedades, familiares a cargo, entre otros—, ya que está cada vez más difícil conseguir un empleo formal. 

Según la UCA, 49,3% de la población trabaja en el sector informal y el 51,3% de los trabajadores informales no tiene ninguna cobertura médica, el 23% presenta malestar psicológico y el 16,6% se siente infeliz.

Los mayores puestos asalariados no registrados se concentran entre el personal doméstico (1.225.000), el comercio (684.000), construcción (484.000), agricultura y ganadería (492.000), servicios sociales y salud privados (295.000), transporte y comunicaciones (278.000), y hoteles y restaurantes (238.000). 

Y en actividades como la construcción 52,5% se halla en negro, al igual que el 70,7% del personal doméstico y el 58% en agricultura y ganadería, O sea donde existen más puestos laborales de asalariados “en negro” que “en blanco”:

Arrancar una actividad independiente de bajo riesgo e inversión se convirtió en una alternativa laboral para generar ingresos y mantenerse en actividad. 

La estructura laboral en Argentina que deja la Administración Macri en los 4 años de mandato a punto de completar, según la Encuesta Permanente de Hogares del Indec, es la siguiente:

** de los 20.681.000 puestos de trabajo registrados, poco menos de la mitad (10.711.000) corresponde a asalariados formales (privados y públicos); 
** al ser la tasa de sindicalización del 40%, la representatividad real de la dirigencia de las 5 CGT´s invitadas a la mesa de un Consejo Económico y Social abarcaría sólo 4,3 millones de trabajadores 
** casi 10 millones de trabajadores, entre los 4.787.000 asalariados no registrados y 5.184.000 cuentapropistas y autónomos, cuya mitad está en negro, no estarán presentes para avalar el compromiso salarial que se firme para los 180 días de tregua en los que se piensa apoyar la refundación de contrato social. 

La base institucional obrera, la CGT desgajada en 5 partes, desde que se fundó en 1930, quedó compuesta por 3.047 sindicatos en total, registrados en la Dirección de Agrupaciones Sindicales del Ministerio de Trabajo. 

Nada más que en la era K se otorgaron 2.000 personerías gremiales, 600 de gerentes, pero solamente 100 están operativas. Cada vez más caciques que indios.