Leído

¿PONER A UN INTENDENTE?

Insaurralde recomienda a Kicillof un cambio de Gabinete: "La provincia no puede esperar más"

Dom, 28/06/2020 - 10:40pm
Enviado en:
Por Urgente24

Pensar en la salida de cuarentena es pensar no sólo en un plan económico de reactivación sino también en relanzar la gestión con un cambio de Gabinete, se comenta en el oficialismo.

Axel Kicillof, gobernador bonaerense, y Martín Insaurralde, intendente de Lomas de Zamora.
Contenido

Todavía falta para la salida total de la cuarentena en el país pero tanto infectólogos como dirigentes entienden que septiembre sería el mes en el que la mayoría de las actividades económicas se pondrán en marcha, siempre bajo estrictos protocolos.

Pensarlo requiere de un plan económico integral pero también, sostienen desde el oficialismo, pensar en un relanzamiento de la gestión, tanto de Nación como Provincia. Por supuesto, con la renegociación de la deuda ya superada.

En este marco, el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, le recomendó al gobernador bonaerense Axel Kicillof tener esto en cuenta: “Con Axel tengo una excelente relación. Con Máximo tengo más vínculo, porque lo conozco de hace más tiempo y también por la actividad. El gobernador debe atender a 137 intendentes. Me siento un privilegiado porque puedo hablar a diario, porque intercambiamos distintos temas, más allá de los de mi municipio, que es el segundo más grande por tamaño de la provincia de Buenos Aires. Con Máximo tengo mucho más trato, he construido una relación política, un vínculo más afectuoso, de más horas de trabajo, de discusión política, de pensar en la Argentina que queremos. Con el gobernador pasa que hay que discutir más el día a día. Con Máximo tenemos además la visión de pensar y discutir sobre la Argentina que queremos para los próximos diez años. Axel necesita nutrirse de dirigentes que conocen la Provincia, que pueden hacer su aporte, porque la provincia de Buenos Aires no puede esperar más: debe salir de esta desigualdad, de este federalismo injusto; tenemos 17 millones de habitantes, 12 en esta AMBA, todavía con necesidades insatisfechas.

En una entrevista para el diario Perfil, Insaurralde, quien acaba de ser dado de alta por coronavirus gracias al tratamiento con plasma, dijo: “Hablo con Axel de todos los temas de la provincia de Buenos Aires. No tenía un trato muy fluido con él, pero a partir de la campaña comencé a tener una relación cordial que luego fue más de trabajo y de consulta permanente. Me consultó sobre el juego como sobre muchísimas otras cosas. Soy un dirigente de la provincia de Buenos Aires, hace 12 años que soy intendente, conozco la provincia de Buenos Aires, sus dirigentes, su historia, y tengo mi punto de vista. Lo hice en distintas materias. Pero después es él quien toma las decisiones y las resoluciones".

Uno de los puntos que se debaten en el gobierno nacional y provincial tiene que ver con la idea de descomprimir el conurbano. Insaurralde reflexionó: Es una oportunidad. Hay que ponerse a trabajar y no ponerse colorados al discutirlo sobre una mesa. Es una oportunidad que la gente quiera vivir en este territorio. Uno tiene que ser de brazos abiertos, como fue durante la época migratoria. Pero hay que ser inteligente, tener un Estado inteligente, un Estado audaz y solidario. ¿Qué Estado queremos después de la pandemia? En las distintas épocas de la historia se discutió el rol del Estado: si era un parásito, si solo cobraba impuestos. Pero cada vez que aparece un problema, la Argentina y la sociedad demandan más Estado. También cuando hay desigualdades o cuando hay aumentos desmedidos. El tema es cómo utilizar el Estado. Ahí hay una discusión y diferencias entre los dirigentes políticos. Para qué queremos más Estado".

Sobre las elecciones del 2021 y la fuerte crisis económica que está atravesando el país, consideró: “No va a ser fácil. Falta un montón y al mismo tiempo falta muy poco. Debemos atender rápidamente la angustia que te decía de estos argentinos que empiezan a creer que sus sueños comienzan a terminarse a corta edad. Gente de 45, 50 años que pueda perder su empleo, que pueda perder todo su stock de mercadería, que tiene su stock para vivir, que empiece a sentir esa falta de dignidad, que tiene que cambiar a sus chicos de escuela, que pudo acceder a nueva educación, por ahí de más calidad y que mañana no se la puede dar. El Estado tiene que estar atento a ese gran sector, que es el motor de la economía argentina. El ánimo de los argentinos no está para pensar en las elecciones. Tiene que haber un Estado dinámico, rápido, ágil, que esté, que sea sensible y que intente llegar y, al mismo tiempo, sea ambicioso".