VATICANO & ABORTO

Al Senado: "No es progresista resolver los problemas eliminando una vida"

El debate sobre la práctica abortiva sigue generando polémica y sobre todo, mostrando la marcada grieta entre los que están a favor y en contra. El Papa argentino se había mantenido al margen ante el proyecto de ley de legalizar el aborto en su país de nacimiento, pero ahora decidió hablar en un discurso que brindó en el Vaticano. Francisco comparó la práctica del aborto para evitar defectos de nacimientos con la idea de los nazis de tratar de crear una raza pura, un tema probablemente conocido en el Vaticano desde los días de Eugenio Pacelli, quien antes de ser Pío XII fue el secretario de Estado del Vaticano que firmó el concordato con la Alemania nazi en julio de 1933.

Durante un discurso que brindó en el Vaticano el líder de la Iglesia católica y además, argentino, finalmente decidió hablar sobre el aborto, a solo días de que el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo haya obtenido media sanción en la Cámara de Diputados. El Papa Francisco comparó algunos casos de aborto con “lo que hacían los nazis para cuidar la raza pero con guantes blancos".
 
Ante una delegación de la Asociación de la Familia de Italia, el sábado en Roma, el papa reiteró la creencia católica de que la familia verdadera está conformada por un hombre y una mujer. Los comentarios fueron confirmados por El Vaticano tras la reunión.
 

"(...) Francisco dejó clara su postura por escrito desde el principio, en la exhortación “Evangelii gaudium”, el documento programático de su Pontificado, que en el párrafo 214, a propósito del aborto, se lee: «Precisamente porque es una cuestión que hace a la coherencia interna de nuestro mensaje sobre el valor de la persona humana, no debe esperarse que la Iglesia cambie su postura sobre esta cuestión. Quiero ser completamente honesto al respecto. Éste no es un asunto sujeto a supuestas reformas o “modernizaciones”. No es progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana. Pero también es verdad que hemos hecho poco para acompañar adecuadamente a las mujeres que se encuentran en situaciones muy duras, donde el aborto se les presenta como una rápida solución a sus profundas angustias, particularmente cuando la vida que crece en ellas ha surgido como producto de una violación o en un contexto de extrema pobreza. ¿Quién puede dejar de comprender esas situaciones de tanto dolor?». (...)".

El Papa
 
"He escuchado que está de moda, o que por lo menos es habitual, que durante los primeros meses del embarazo hacen estudios para saber si el niño está saludable o tiene algo, la primera oferta es: mandémoslo lejos", dijo el papa, según el reporte.
 
"Lo digo con dolor. El siglo pasado, el mundo entero estaba escandalizado acerca de lo que hicieron los Nazis para purificar la raza. Hoy hacemos lo mismo, pero ahora con guantes blancos".
 
La búsqueda de los Nazis por una raza pura al solo permitir el nacimiento de niños sanos fue conocida como eugenesia Nazi. Incluía el aborto y la esterilización de personas con enfermedades físicas y mentales.
 
Además de sus comentarios sobre el aborto y las pruebas con fetos, el papa Francisco dejó en claro la que él piensa que debe ser la definición de familia humana.
 
"Hoy, es difícil decir esto, hablamos de familias 'diversas': distintos tipos de familia. Es cierto que la palabra 'familia' es una palabra analógica, porque hablamos de la 'familia' de estrellas, 'familia' de árboles, 'familia' de animales... es una palabra analógica. Pero la familia humana a la imagen de Dios, hombre y mujer, es la única. Un hombre y una mujer pueden ser no creyentes: pero si se aman y se unen en matrimonio, ellos son la imagen de Dios incluso si no creen", dijo el papa.
 
El Pontífice pronunció esas palabras apenas dos días después de que la Cámara baja aprobara el jueves a la mañana -con 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención- un proyecto para despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana catorce de gestación.
 
El enfoque

Interesante la cronología que citó Andrea Tornielli en Vatican Insider:

"(...) El 21 de noviembre de 2017, en la homilía de la misa en la Capilla de la Casa Santa Marta, se refirió a «una raíz perversa» que da lugar al «camino de las colonizaciones culturales que acaban por perseguir incluso a los creyentes». «Antes, sí, era pecado, no se podía matar niños; pero hoy se puede, no hay tantos problemas, es una novedad perversa». Se refería al aborto en general, no solo al aborto selectivo. Ayer, en cambio, añadió, con una referencia implícita a la teoría de género, que «las diferencias eran claras, como hizo Dios, la Creación era respetadas; pero hoy somos un poco modernos… tú haces… tú entiendes… las cosas no son tan diferentes… y se hace una mescolanza de cosas».

El 17 de marzo de 2018, durante la homilía en el Santuario dedicado al Padre Pío, desde Pietrelcina, en San Giovanni Rotondo, Francisco se refirió al aborto selectivo: «Quien cuida a los pequeños está de la parte de Dios –explicó–, y gana la cultura del descarte que, por el contrario, prefiere a los potentes y considera inútiles a los pobres. Quien prefiere a los pequeños proclama una profecía de vida en contra de los profetas de muerte de todos los tiempos». También esos que «hoy –denunció el Papa– descartan a la gente, a los niños, a los ancianos, porque no sirven». El Pontífice recordó que en la escuela «nos enseñaban la historia de los espartanos. A mí siempre me ha sorprendido lo que nos decía la maestra, que cuando nacía un niño o una niña con malformaciones, lo llevaban a la cima del monte y lo arrojaban». «Y nosotros, los niños, decíamos: “¡Pero cuánta crueldad!”. Hermanos y hermanas –añadió Francisco, nosotros hacemos lo mismo. Con más crueldad, con más ciencia. Lo que no nos sirve, lo que no produce, es descartado: esta es la cultura del descarte. Hoy no se quiere a los pequeños. Y por esto Jesús es dejado a un lado».

El 30 de mayo de 2018, hablando con los médicos católicos, los invitó a comprometerse en las «discusiones que tienen que ver con las legislaciones sobre temas éticos sensibles, como, por ejemplo, la interrupción del embarazo, el fin de la vida y la medicina genética». Les pidió que defendieran «la libertad de conciencia, de los médicos y de todos los agentes sanitarios. No es aceptable que el papel que ustedes tienen sea reducido al de simple ejecutor de la voluntad del enfermo o de las exigencias del sistema sanitario en el que trabajan».

Son solamente algunos ejemplos que se pueden encontrar con facilidad. Palabras, expresiones, comparaciones y ejemplos que, por su dureza, no tienen antecedentes en los últimos Pontificados. De esta manera, el sábado 16 de junio, hablando con el Foro de las Asociaciones Familiares, después de haber reflexionado sobre la belleza de la vida familiar, del amor entre los cónyuges, de las dificultades de la vida en pareja, de la necesidad de prepararse bien al matrimonio, el Papa se refirió al aborto selectivo y a la familia «a imagen de Dios».

(...) Y continuó: «Cuando era un chico, la maestra de historia nos hablaba de los peñascos, para arrojarlos, para salvaguardar la pureza de los niños. Una atrocidad, pero nosotros hacemos lo mismo». Y sin ir demasiado lejos en el tiempo: «En el siglo pasado todo el mundo se escandalizó por lo que hacían los nazis. Hoy hacemos lo mismo, pero con guante blanco», denunció el Pontífice. «¿Por qué –preguntó alzando la voz– no se ven enanos por las calles? Porque el protocolo de muchos médicos dice: “Viene mal, deshagámonos de él”». (...)".

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario