EL PROBLEMA PREVISIONAL

Muy grave: Los jubilados están rodeados

La cuestión previsional está en la agenda de Mauricio Macri posterior a los comicios de renovación legislativa. La novedad es que ha trascendido en forma previa lo que antes se desmentía: la edad jubilatoria es un tema central, y siempre el argumento consiste en que los recursos financieros no son suficientes. Sin embargo, a la vez, la Administración Macri ejecuta desórdenes similares a los de la Administración K, utilizando recursos de los jubilados y pensionados para hacer politiquería gubernamental de carácter proselitista: desde financiar préstamos hipotecarios a subsidiar el consumo de electrodomésticos. Deberá recordarse que esto comenzó inclusive antes, con el uso del dinero del PAMI/INSSJP para rentas generales. El problema sigue siendo la frazada corta del Fisco y la negativa a un Presupuesto Base 0, que ayudaría a reescribir las obligaciones presupuestaria, y los recursos disponibles. Pero la Administración Macri ni quiso abordar ese debate. El especialista en sistema previsional Enrique Feuillassier escribió en Urgente24 varios artículos de gran repercusión sobre el problema de fondo, y aquí profundiza su análisis:

Los derechos de los jubilados y pensionados están hoy bajo una enorme presión debido a dos fuerzas concurrentes:

> la ANSeS del gobierno de Cambiemos, y

> la actual Corte Suprema de Justicia de la Nación,

que parecería que están coordinadas para afectar a los fondos y montos de las jubilaciones.

El Director Ejecutivo de la ANSeS, Emilio Basavilbaso, dijo, públicamente, que su misión es pagar las mejores jubilaciones.

Sin embargo, acaba de declarar la necesidad de cambiar el sistema para que la gente siga trabajando más y se jubile más tarde, porque los fondos no alcanzan, al proponer extender la edad jubilatoria, y que esa carga corra por cuenta de las empresas; eso si, será optativo.

A su vez, la ANSeS de Cambiemos decidió utilizar un índíce de movilidad jubilatoria –denominado RIPTE- para aplicar al cálculo de los ajustes de las jubilaciones que se deben, entre ellos para los jubilados que aceptaron entrar en el programa de Reparacion Historica.

El problema es que el RIPTE considera el incremento promedio de los salarios sujetos a aporte. Esto significa que para el caso de los salarios que superan el tope, el aumento es cero. Esto plancha el índice RIPTE.

Es decir, las jubilaciones, que se actualizan por el RIPTE pierden frente a la inflación y al aumento de salarios, mientras que los aportes que debemos hacer al SIPA (Sistema Integrado Previsional Argentino) sí van al ritmo de la economía. Aportamos hoy mucho para recibir poco cuando nos retiremos y, adicionalmente, los ya jubilados se ven afectados por la creciente desactualización de sus beneficios.

De esta manera, el ajuste de las jubilaciones está sujeto a un índice que nada tiene que ver con la sustitutividad del salario, es decir, la relación razonable de debiera existir entre la jubilación y el salario percibido, consagrado por la Constitución Nacional.

Como si esto no fuera suficiente, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en su actual integración, ha favorecido, por acción u omisión, la confiscación y la desactuaslización de las jubilaciones de quienes, durante su vida activa, cumplieron con la ley y realizaron sus aportes.

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (ex fondos de las AFJP), que pertenece exclusivamente a los jubilados y futuros jubilados, ha llegado a un nivel de US$ 65.000 millones. Según el decreto 897/2007, que le dio vida, el Fondo debe ”Atender eventuales insuficiencias en el financiamiento del régimen previsional publico a efectos de preservar la cuantia de las prestaciones previsionales” (art. 1, inc d).

Nos preguntamos entonces qué pasa con el Fondo de Garantia de Sustentabilidad, cuándo será el momento de usarlo en beneficio de sus propietarios, es decir, los jubilados.

Lo que está sucediendo es que el actual gobierno, copiando al kirchnerismo, no está destinando esos fondos a los jubilados, sino a financiar su creciente gasto público, y los toma pagando una tasa real de cero o menor a cero (por debajo de la inflación real), con el total consentimiento de la ANSeS, que es un organizmo descentralizado y autónomo que debería proteger los intereses de sus representados.

La ANSeS utiliza el Fondo también para financiar a los que tienen planes sociales PROCREAR, que no son jubilados ni propietarios ni beneficiarios de esos fondos.

Finalmente, una porción menor de estos recursos (el 10% aproximadamente) se lo destina a inversiones privadas, a una tasa muy conveniente para las empresas que los toman, pero que afecta la rentabilidad del Fondo en comparación con los beneficios de potenciales inversiones que el ANSeS no considera.

Esto va en contra de lo que ordena el decreto 2103/08, que le agrega al 897/07 en su articulo 1°, inciso e): “Procurar contribuir, con la aplicación de sus recursos, de acuerdo a criterios de seguridad y rentabilidad adecuados, al desarrollo sustentable de la economía nacional, a los efectos de garantizar el circulo virtuoso entre el crecimiento económico sostenible, el incremento de los recursos destinados al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y la preservación de los activos de dicho Fondo.”

En síntesis, el actual ANSeS utiliza los fondos de los jubilados para otros fines y, con ello, también afecta su rentabilidad. Consecuentemente, no actualiza las jubilaciones como debería y no salda los aproximadamente 450 mil juicios que están a la espera de una solución, al apelar –y no cumplir- las sentencias judiciales que favorecen a los jubilados.

Se calcula que, con apenas un tercio de los recuros del Fondo que, como dijimos, se formó con los aportes de los jubilados y futuros jubilados (sus propietarios exclusivos), podrían saldarse todos los juicios pendientes.

Así lo prevé la normativa, que no se cumple. En efecto, el mencionado decreto 2103/08, que en su articulo 11 modifica el 11 del decreto 897/07, dice: “ El Fondo de Garantia de Sustentabilidad del Sistema Integrado Previsional Argentino (FGS) podrá financiar al ANSeS para el pago de los beneficios del SIPA (Sistema Integrado Previsional Argentino), siempre que durante la ejecución de presupuesto se presentaren situaciones de contingencia que asi lo requieran. La ANSeS determinará las situaciones en las que se aplicará este mecanismo”.

 

 

Es decir: cuando lo decidan las autoridades habrá recursos para los jubilados, pero las autoridades decidieron otra cosa: no dárselos a sus verdaderos propietarios sino a otros.

Pocos saben que la Comisión que maneja el Fondo de Garantía de Sustentabilidad está integrada por

> el Director Ejecutivo de la ANSeS,

> el secretario de Finanzas,

> el secretario de Hacienda, y

> el secretario de Política Ecónomica.

Ahora se entiende porqué estos señores prefieren destinar los recursos del Fondo a financiar el déficit fiscal que no logran reducir o controlar, o a empresarios privados que se aprovechan de estos fondos para los cuales pagan muy poco, antes que usarlos a favor de los jubilados.

Tal como podemos ver, el actual gobierno ha tomado y actualizado las poderosas herramientas confiscatorias utilizadas por el kirchnerismo, de tal manera de no cumplir con su promesa de pagar las deudas a los jubilados con fondos que les pertenecen, y que existen, y destinar estos recursos a otros fines y beneficiarios que la ley no consiente.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario